Por qué tenía razón Marx

Presentación

Karl Marx nació hace dos­cien­tos años. Pocos pen­sa­do­res han influi­do tan­to en la his­to­ria como él. Su crí­ti­ca agu­da y radi­cal del capi­ta­lis­mo sigue sien­do actual hoy en día: cri­sis eco­nó­mi­cas, explo­ta­ción, las carac­te­rís­ti­cas del Esta­do, la lucha de cla­ses, el papel de la cla­se obre­ra, el pen­sa­mien­to eco­lo­gis­ta, etc. Nos con­cen­tra­mos en pri­mer lugar en los tex­tos de Marx. Los com­ple­ta­mos con citas de Frie­drich Engels, su ami­go y com­pa­ñe­ro de armas. Com­par­ten las mis­mas ideas y escri­ben jun­tos gran can­ti­dad de tex­tos. Frie­drich Engels tam­bién redac­tó y edi­tó muchas obras impor­tan­tes de Marx. La mayo­ría de las citas son tra­duc­cio­nes [al neer­lan­dés y des­pués al fran­cés], se han toma­do las bue­nas tra­duc­cio­nes que exis­ten al fran­cés. [Para las citas en cas­te­llano toma­re­mos siem­pre que sea posi­ble las tra­duc­cio­nes publi­ca­das en inter­net, n. de la t.]..

Crisis económica

La cri­sis finan­cie­ra de 2008 tuvo unos efec­tos devas­ta­do­res. Soca­vó las finan­zas públi­cas y cos­tó un 20% del PIB a los paí­ses de la zona euro El PIB –Pro­duc­to Inte­rior Bru­to- es la pro­duc­ción anual de bie­nes y ser­vi­cios de un país. En 2016 el PIB de la zona euro era un 20% más bajo que las ten­den­cias ante­rio­res a la cri­sis, Finan­cial Times, 11 de noviem­bre de 2015, p. 9; http://​www​.ft​.com/​i​n​t​l​/​c​m​s​/​s​/​0​/​3​7​3​7​9​3​a​2​-​8​6​c​f​-​1​1​e​5​-​9​f​8​c​-​a​8​d​6​1​9​f​a​7​0​7​c​.​h​tml.. Para sal­var a los ban­cos las auto­ri­da­des nacio­na­les del mun­do ente­ro libe­ra­ron casi 9 billo­nes de dóla­res, esto es, el equi­va­len­te a 65 años de ayu­da al desa­rro­llo Finan­cial Times, 16 de sep­tiem­bre de 2009, p. 13; http://​www​.ft​.com/​i​n​t​l​/​c​m​s​/​s​/​0​/​b​2​4​4​7​7​d​e​-​a​2​2​6​-​1​1​d​e​-​9​c​a​a​-​0​0​1​4​4​f​e​a​b​d​c​0​.​h​t​m​l​#​a​x​z​z​2​n​i​u​B​e​AH0..

Esta gran rece­sión pro­vo­có el des­mo­ro­na­mien­to de todo el sis­te­ma finan­cie­ro. El col­mo es que los eco­no­mis­tas bur­gue­ses ni siquie­ra lo vie­ron venir. Pero no es sor­pren­den­te ya que la eco­no­mía bur­gue­sa sim­ple­men­te no tie­ne una teo­ría de la cri­sis. Para expli­car una cri­sis eco­nó­mi­ca se recu­rre a expli­ca­cio­nes super­fi­cia­les y psi­co­ló­gi­cas como «com­por­ta­mien­tos irres­pon­sa­bles» o «mala eva­lua­ción» de los acto­res eco­nó­mi­cos, «com­por­ta­mien­to irra­cio­nal» de los inver­so­res o «mala comu­ni­ca­ción» por par­te de los polí­ti­cos. En el mejor de los casos se habla de «reglas del jue­go imper­fec­tas». No hay un aná­li­sis pro­fun­do, estruc­tu­ral.

Para Marx, por el con­tra­rio, el estu­dio de las cri­sis es un ele­men­to esen­cial de su teo­ría. Para él la cri­sis no es un fenó­meno debi­do al azar o a la codi­cia. Al con­tra­rio, la cri­sis for­ma par­te del ADN del capi­ta­lis­mo. Es par­te inte­gran­te de su pro­pia lógi­ca. «El ver­da­de­ro lími­te de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta es el pro­pio capi­tal» Marx, K.: Le Capi­tal, libro III, «Le pro­cès d’ensemble de la pro­duc­tion capi­ta­lis­te», 1894, http://​inven​tin​.lau​tre​.net/​l​i​v​r​e​s​/​M​A​R​X​-​L​e​-​C​a​p​i​t​a​l​-​L​i​v​r​e​-​3​.​pdf, p. 121. [En cas­te­llano https://​webs​.ucm​.es/​i​n​f​o​/​b​a​s​/​e​s​/​m​a​r​x​-​e​n​g​/​c​a​p​i​t​a​l​3​/​M​R​X​C​3​6​1​5​.​htm.]. Marx cons­ta­tó que el motor del capi­ta­lis­mo se ave­ria­ba regu­lar­men­te y enton­ces se des­tru­ye una par­te del apa­ra­to de pro­duc­ción. Duran­te las cri­sis «una bue­na par­te de los pro­duc­tos fabri­ca­dos e inclu­so de las fuer­zas pro­duc­ti­vas ya crea­das se des­tru­ye regu­lar­men­te» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, 1844, https://​www​.ucc​.ie/​a​r​c​h​i​v​e​/​h​d​s​p​/​L​i​t​e​r​a​t​u​r​e​_​c​o​l​l​e​c​t​i​o​n​/​M​a​n​i​f​e​s​t​_​F​r​e​n​c​h​.​pdf, p. 11. [Esta cita en cas­te­llano y, a no se que se indi­que otra cosa, las siguien­tes de este libro están toma­das de https://​www​.pla​ne​ta​de​li​bros​.com/​l​i​b​r​o​s​_​c​o​n​t​e​n​i​d​o​_​e​x​t​r​a​/​3​5​/​3​4​4​0​4​_​E​l​_​m​a​n​i​f​i​s​t​o​_​c​o​m​u​n​i​s​t​a​.​pdf.].

Marx fue el pri­mer eco­no­mis­ta que expli­có por qué el capi­ta­lis­mo se enfren­ta­ba a cri­sis regu­lar­men­te. Su expli­ca­ción es la siguien­te en pocas pala­bras: las per­so­nas asa­la­ria­das pro­du­cen más de lo que pue­den com­prar con su sala­rio o, dicho de otro modo, ganan menos que el valor que ellos pro­du­cen con su tra­ba­jo (véa­se el segun­do pun­to). Como la pro­duc­ción es mayor que lo que se pue­de con­su­mir una par­te de la pro­duc­ción no se pue­de ven­der. «La razón últi­ma de todas las cri­sis reales es siem­pre la pobre­za y la limi­ta­ción del con­su­mo de las masas fren­te a la ten­den­cia de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta a desa­rro­llar las fuer­zas pro­duc­ti­vas como si solo tuvie­ran como lími­te la capa­ci­dad abso­lu­ta de con­su­mo de la socie­dad» Marx, K.: Le Capi­tal, libro III, p. 222. [En cas­te­llano https://books.google.es/books?id=qSO0DQAAQBAJ&pg=PT268&lpg=PT268&dq=La+raz%C3%B3n+%C3%Baltima+de+todas+las+crisis+reales+es+siempre+la+pobreza+y+la+limitaci%C3%B3n+del+consumo+de+las+masas&source=bl&ots=Un85jhfjE6&sig=X8BdEv9aU2snzEJFmSBfcTp3uoA&hl=en&sa=X&ved=2ahUKEwjClqz7mvzcAhVBKewKHWEwC6oQ6AEwAnoECAcQAQ#v=onepage&q=La%20raz%C3%B3n%20%C3%Baltima%20de%20todas%20las%20crisis%20reales%20es%20siempre%20la%20pobreza%20y%20la%20limitaci%C3%B3n%20del%20consumo%20de%20las%20masas&f=false.].

De este modo se crea regu­lar­men­te un cor­to­cir­cui­to entre la pro­duc­ción y el con­su­mo. Duran­te la cri­sis se supri­me este cor­to­cir­cui­to. Es una cura perió­di­ca de sanea­mien­to, una pur­ga que nece­si­ta el capi­tal para sobre­vi­vir. La cri­sis es «una des­truc­ción vio­len­ta del capi­tal, no debi­do a rela­cio­nes exter­nas sino como con­di­ción de super­vi­ven­cia» Marx, K.: Grun­dris­se der Kri­tik der poli­tis­chen Öko­no­mie (Rohent­wurf), 1858, http://​dhcm​.inkrit​.org/​w​p​-​c​o​n​t​e​n​t​/​d​a​t​a​/​m​e​w​4​2​.​pdf, p. 661.. La pur­ga es bru­tal. En cada oca­sión quien paga la cri­sis es la pobla­ción de per­so­nas tra­ba­ja­do­ras. «El capi­tal no tie­ne en cuen­ta la salud y la dura­ción de la vida del obre­ro, sal­vo cuan­do la socie­dad lo obli­ga a tomar­las en con­si­de­ra­ción» Marx, K.: Le Capi­tal Cri­ti­que de l’économie poli­ti­que, libro I; 1867, http://​inven​tin​.lau​tre​.net/​l​i​v​r​e​s​/​M​A​R​X​-​L​e​-​C​a​p​i​t​a​l​-​L​i​v​r​e​-​1​.​pdf, p. 351. [En cas­te­llano https://​webs​.ucm​.es/​i​n​f​o​/​b​a​s​/​e​s​/​m​a​r​x​-​e​n​g​/​c​a​p​i​t​a​l​1​/​8​.​htm.]. La cri­sis de 2008 pre­ci­pi­tó a la pobre­za extre­ma a 64 millo­nes de per­so­nas en todo el mun­do. Según Oxfam, se nece­si­ta­rán entre 10 y 25 años para que la pobre­za vuel­va al nivel ante­rior a la cri­sis http://​site​re​sour​ces​.world​bank​.org/​E​X​T​P​R​E​M​N​E​T​/​R​e​s​o​u​r​c​e​s​/​T​D​A​T​_​B​o​o​k​.​pdf, p. 261; http://​www​.oxfam​sol​.be/​n​l​/​I​M​G​/​p​d​f​/​b​p​1​7​4​-​c​a​u​t​i​o​n​a​r​y​-​t​a​l​e​-​a​u​s​t​e​r​i​t​y​-​i​n​e​q​u​a​l​i​t​y​-​e​u​r​o​p​e​-​1​2​0​9​1​3​-​e​n​.​pdf, p. 22..

Duran­te una cri­sis se habla de super­pro­duc­ción, pero se hace des­de el pun­to de vis­ta del capi­tal. En reali­dad se tra­ta de un sub­con­su­mo por­que para una gran par­te de la pobla­ción no se satis­fa­cen muchas de las nece­si­da­des vita­les a pesar de todo lo que se pro­du­ce. «No se pro­du­cen dema­sia­dos medios de sub­sis­ten­cia en pro­por­ción a la pobla­ción exis­ten­te; por el con­tra­rio, se pro­du­cen dema­sia­do pocos como para satis­fa­cer decen­te y huma­na­men­te al grue­so de la pobla­ción» Marx, K.: Le Capi­tal, libro III, p. 124. [En cas­te­llano https://​webs​.ucm​.es/​i​n​f​o​/​b​a​s​/​e​s​/​m​a​r​x​-​e​n​g​/​c​a​p​i​t​a​l​3​/​M​R​X​C​3​6​1​5​.​htm.]. Pen­se­mos en las lar­gas lis­tas de espe­ra para obte­ner una vivien­da social, una pla­za en la guar­de­ría, cui­da­dos para per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das y mayo­res. Y ni siquie­ra habla­mos toda­vía de los enor­mes retos que plan­tea la pro­duc­ción de ener­gía ver­de.

¿Qué rece­tas hay para hacer fren­te a una cri­sis eco­nó­mi­ca? ¿Cómo supera la eli­te eco­nó­mi­ca las rece­sio­nes perió­di­cas? «Por una par­te, median­te la des­truc­ción for­zo­sa de una par­te con­si­de­ra­ble de las fuer­zas pro­duc­ti­vas; por otra, median­te la con­quis­ta de nue­vos mer­ca­dos y una explo­ta­ción más inten­si­va de los anti­guos» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 11.. De nue­vo, la últi­ma cri­sis lo ilus­tra per­fec­ta­men­te. Des­pués de 2008 las mul­ti­na­cio­na­les de todo el mun­do per­die­ron 2 billo­nes de dóla­res de capa­ci­dad de pro­duc­ción y se des­tru­yó un total de al menos 20 millo­nes de empleos Finan­cial Times, 3 de enero de 2013; http://​www​.ft​.com/​i​n​t​l​/​c​m​s​/​s​/​2​/​d​a​f​a​4​a​2​c​-​4​8​6​e​-​1​1​e​2​-​a​1​c​0​-​0​0​1​4​4​f​e​a​b​4​9​a​.​h​t​m​l​#​a​x​z​z​2​K​I​k​H​3​LkW; Desh­pan­de A. & Nur­se K. (eds.), The Glo­bal Eco­no­mic Cri­sis and the Deve­lo­ping World: Impli­ca­tions and Pros­pects for Reco­very and Growth, Nue­va York, 2012, p. 1.. Des­pués de 2008 y en todos los paí­ses capi­ta­lis­tas los sala­rios se redu­je­ron seria­men­te. «Las cri­sis tam­bién ofre­cen unas posi­bi­li­da­des intere­san­tes. Pode­mos obte­ner cosas que serían impo­si­bles sin ellas», afir­ma­ba Wolf­gang Schäu­be, minis­tro de Finan­zas ale­mán en el apo­geo de la cri­sis en Euro­pa Finan­cial Times, 1–2 de noviem­bre de 2011, http://www.ft.com/intl/cms/s/0/473f53da-0310–11e1-899a-00144feabdc0.html#axzz2UDYGNQV0..

Otro inten­to de salir de las cri­sis recu­rren­tes es el «dopa­je finan­cie­ro» del sis­te­ma. Cuan­do las expec­ta­ti­vas de bene­fi­cio en la esfe­ra de la pro­duc­ción son bajas el capi­ta­lis­ta recu­rre al sec­tor finan­cie­ro. «La espe­cu­la­ción se pro­du­ce regu­lar­men­te en perío­dos en los que la super­pro­duc­ción ya está en pleno apo­geo. Pro­por­cio­na a la super­pro­duc­ción sali­das tem­po­ra­les al mer­ca­do» Marx, K. y Engels, F.: Neue Rhei­nis­che Zei­tung. Poli­tisch-öko­no­mis­che Revue, 1850, http://​www​.mlwer​ke​.de/​m​e​/​m​e​0​7​/​m​e​0​7​_​4​2​1​.​htm. [Cita­do en cas­te­llano en http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​4​5​198.]. Tras la cri­sis de 1973 somos tes­ti­gos de una ver­da­de­ra explo­sión finan­cie­ra. En 1980 los acti­vos finan­cie­ros repre­sen­tan el 120% del PIB en el mun­do ente­ro. En 2014 es el 370%, es decir, tres veces más https://​hbr​.org/​2​0​0​8​/​0​9​/​n​e​w​-​t​h​i​n​k​i​n​g​-​f​o​r​-​a​-​n​e​w​-​f​i​n​a​n​c​i​a​l​-​o​r​der ; http://uk.businessinsider.com/global-financial-assets-2015–2?international=true&r=UK&IR=T; https://​data​.world​bank​.org/​i​n​d​i​c​a​t​o​r​/​N​Y​.​G​D​P​.​M​K​T​P​.CD.. El mer­ca­do de deri­va­dos repre­sen­ta hoy más de 630 billo­nes de dóla­res http://​www​.bis​.org/​s​t​a​t​i​s​t​i​c​s​/​d​t​1​9​2​0​a​.​pdf. Un deri­va­do o pro­duc­to deri­va­do es la deno­mi­na­ción gene­ral de aque­llos pro­duc­tos bur­sá­ti­les cuya tasa se basa en otra inver­sión sub­ya­cen­te. Los deri­va­dos finan­cie­ros se uti­li­zan para redu­cir el ries­go pero, sobre todo, con fines espe­cu­la­ti­vos. Las prin­ci­pa­les for­mas de deri­va­dos son las options [opcio­nes], futu­res [futu­ros], swapsfor­wards. Véa­se Van­de­pit­te, M. en Calle­waert C.: «Attac tegen de dic­ta­tuur van het kapi­taal», Attac-Vlaan­de­ren, 2000, p. 39–40; http://nl.wikipedia.org/wiki/Financiële_derivaten., que equi­va­len a casi 90.000 dóla­res por cada per­so­na en el mun­do. Poco antes de la cri­sis de 2008 más del 40% de los bene­fi­cios de las gran­des empre­sas pro­ve­nía de la espe­cu­la­ción http://​blogs​.ft​.com/​m​a​r​t​i​n​-​w​o​l​f​-​e​x​c​h​a​n​g​e​/​2​0​1​1​/​1​0​/​2​4​/​t​h​e​-​t​h​r​e​a​t​-​o​f​-​t​h​e​-​v​o​l​a​t​i​l​i​t​y​-​j​u​n​k​ie/; http://​www​.iii​.co​.uk/​i​n​v​e​s​t​m​e​n​t​/​d​e​t​a​i​l​?​c​o​d​e​=​c​o​t​n​:​L​L​O​Y​.​L​&​d​i​s​p​l​a​y​=​d​i​s​c​u​s​s​i​o​n​&​i​d​=​8​9​5​3​9​3​4​&​a​c​t​i​o​n​=​d​e​t​ail..

En el seno de la eli­te eco­nó­mi­ca se escon­de una capa supe­rior finan­cie­ra que para­si­ta al res­to de la eco­no­mía. «Pro­du­ce una nue­va aris­to­cra­cia finan­cie­ra, una nue­va cla­se de pará­si­tos en for­ma de pro­yec­tis­tas, fun­da­do­res de socie­da­des y direc­to­res pura­men­te nomi­na­les: todo un sis­te­ma de espe­cu­la­ción y de frau­de con res­pec­to a las fun­da­cio­nes de socie­da­des y a la emi­sión y al trá­fi­co de accio­nes» Marx, K.: Le Capi­tal, libro III, p. 204. [En cas­te­llano http://​www​.javier​co​lo​mo​.com/​i​n​d​e​x​_​a​r​c​h​i​v​o​s​/​L​i​t​e​r​a​t​u​r​a​/​M​a​r​x​/​M​a​r​x​.​pdf.].

Los inten­tos de salir de la cri­sis per­mi­ten un ali­vio tem­po­ral pero no resuel­ven fun­da­men­tal­men­te el pro­ble­ma, al con­tra­rio, las con­tra­dic­cio­nes den­tro del capi­ta­lis­mo «se supe­ran per­ma­nen­te­men­te pero tam­bién se resu­ci­tan cons­tan­te­men­te» Marx, K.: Grun­dris­se, p. 335.. «La pro­duc­ción capi­ta­lis­ta tien­de cons­tan­te­men­te a supe­rar estos lími­tes que le son inma­nen­tes, pero solo lo con­si­gue en vir­tud de medios que vuel­ven a alzar ante ella esos mis­mos lími­tes, en esca­la aún más for­mi­da­ble» Marx, K.: Le Capi­tal, volu­men III, p. 121. [En cas­te­llano https://​webs​.ucm​.es/​i​n​f​o​/​b​a​s​/​e​s​/​m​a​r​x​-​e​n​g​/​c​a​p​i​t​a​l​3​/​M​R​X​C​3​6​1​5​.​htm.] . Las cri­sis se apro­ve­chan para bajar los sala­rios con el fin de que los bene­fi­cios pue­dan aumen­tar más. Pero esto es pre­ci­sa­men­te una rece­ta para un futu­ro cor­to­cir­cui­to entre pro­duc­ción y con­su­mo.

El dopa­je finan­cie­ro no hace más que empeo­rar las cosas. «Pro­por­cio­na a la super­pro­duc­ción sali­das tem­po­ra­les al mer­ca­do, mien­tras que por esta mis­ma razón pre­ci­pi­ta el esta­lli­do de la cri­sis y aumen­ta su fuer­za» Marx, K. y Engels, F.: Neue Rhei­nis­che Zei­tung. [Cita­do en cas­te­llano en https://​www​.boltxe​.eus/​u​n​a​-​c​r​i​t​i​c​a​-​m​a​r​x​i​s​t​a​-​d​e​l​-​a​n​a​l​i​s​i​s​-​k​e​y​n​e​s​i​a​n​o​-​s​o​b​r​e​-​l​a​-​c​r​i​s​i​s​-​e​c​o​n​o​m​i​ca/.]. El tama­ño y poder de los gru­pos finan­cie­ros, y el impac­to que tie­nen sobre la esfe­ra de pro­duc­ción han lle­ga­do a ser capa­ces actual­men­te de des­es­ta­bi­li­zar la eco­no­mía mun­dial. Eso es lo que ocu­rrió en 1929 con el crash de Wall Street y en 2008 con la cri­sis finan­cie­ra. Des­de la finan­cia­ri­za­ción de la eco­no­mía en 1973 se ha per­di­do el víncu­lo con la eco­no­mía real. Ha apa­re­ci­do una gigan­tes­ca bur­bu­ja finan­cie­ra que pue­de esta­llar tar­de o tem­prano y que, ade­más, esta­lla regu­lar­men­te. Des­de la déca­da de 1980 cada dos o tres años hay una cri­sis bur­sá­til, una cri­sis ban­que­ra, un crash finan­cie­ro o una cri­sis de endeu­da­mien­to. Estas cri­sis finan­cie­ras no exis­ten por sí mis­mas, son con­se­cuen­cia de la super­pro­duc­ción. «La cri­sis se desata en el ámbi­to de la espe­cu­la­ción y sólo más tar­de lo hace en la pro­duc­ción. Lo que al obser­va­dor super­fi­cial le pare­ce ser la cau­sa de la cri­sis no es la super­pro­duc­ción, si no el exce­so de espe­cu­la­ción, pero esto en sí es sólo un sín­to­ma de la super­pro­duc­ción» Marx, K. y Engels, F.: Neue Rhei­nis­che Zei­tung. [Cita­do en cas­te­llano en https://​www​.boltxe​.eus/​u​n​a​-​c​r​i​t​i​c​a​-​m​a​r​x​i​s​t​a​-​d​e​l​-​a​n​a​l​i​s​i​s​-​k​e​y​n​e​s​i​a​n​o​-​s​o​b​r​e​-​l​a​-​c​r​i​s​i​s​-​e​c​o​n​o​m​i​ca/.].

¿A qué lle­va todo esto? A la pre­pa­ra­ción de «cri­sis cada vez más mul­ti­la­te­ra­les y vio­len­tas» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 11.. En efec­to, las cri­sis de estas últi­mas déca­das se han vuel­to cada vez más pro­fun­das y no van segui­das nece­sa­ria­men­te de una recu­pe­ra­ción o de perio­dos de bue­na coyun­tu­ra eco­nó­mi­ca. Si aun así hay un perio­do de bue­na coyun­tu­ra, a menu­do es cor­to y, sobre todo, está cau­sa­do por el «dopa­je finan­cie­ro»: deu­das o espe­cu­la­ción. Aho­ra las cri­sis ya no son acon­te­ci­mien­tos ais­la­dos que se repi­ten con algu­nos años de inter­va­lo, tie­nen un carác­ter casi per­ma­nen­te.

La explotación del trabajo

For­tu­nas fabu­lo­sas por una par­te, mise­ria sor­da por otra. ¿De dón­de vie­nen estos fenó­me­nos? ¿Tie­nen rela­ción? Duran­te gran par­te de su vida Marx bus­có la res­pues­ta a ambas pre­gun­tas. Bus­ca­ba el «fun­da­men­to ocul­to de la cons­truc­ción socio­eco­nó­mi­ca» Marx, K.: Le Capi­tal, libro I, p. 357. [En cas­te­llano https://​webs​.ucm​.es/​i​n​f​o​/​b​a​s​/​e​s​/​m​a​r​x​-​e​n​g​/​c​a​p​i​t​a​l1/.] res­pon­sa­ble tan­to de gigan­tes­cas rique­zas como del abis­mo entre per­so­nas ricas y pobres. «Solo con el cono­ci­mien­to de las leyes eco­nó­mi­cas se pue­de enten­der la estre­cha rela­ción entre el ham­bre de la par­te más acti­va de la fuer­za de tra­ba­jo y el con­su­mo gro­se­ro o sofis­ti­ca­do y exce­si­vo de los ricos basa­do en la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta» Marx, K.: Le Capi­tal, libro I, p. 788..

Tras lar­gos estu­dios desa­rro­lló la teo­ría de la plus­va­lía y de la explo­ta­ción: «La moti­va­ción y el obje­ti­vo domi­nan­te del pro­ce­so de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta es, sobre todo, la mayor auto­ex­pan­sión posi­ble del capi­tal, lo que sig­ni­fi­ca la mayor pro­duc­ción posi­ble de valor aña­di­do, es decir, la mayor explo­ta­ción posi­ble de la fuer­za de tra­ba­jo por par­te del capi­ta­lis­ta» Marx, K.: Le Capi­tal, libro I, p. 422..

La cla­ve es que cada per­so­na tra­ba­ja­do­ra pro­du­ce más valor que el sala­rio que reci­be a cam­bio. Tam­bién es la con­di­ción para que el capi­ta­lis­ta esté dis­pues­to a con­tra­tar. Supon­ga­mos, por ejem­plo, que un tra­ba­ja­dor pro­du­ce un valor de 25 euros (de bie­nes o de ser­vi­cios). Su sala­rio será de 15 euros Para sim­pli­fi­car hace­mos abs­trac­ción de impues­tos y de sala­rio dife­ri­do (par­te del sala­rio dedi­ca­do a las pen­sio­nes, segu­ri­dad social, etc.).. La dife­ren­cia, 10 euros, es lo que Marx lla­ma plus­va­lía. Este dine­ro va a los bol­si­llos del pro­pie­ta­rio de la empre­sa (el patrón o los accio­nis­tas). Marx deno­mi­na «explo­ta­ción» al hecho de que el capi­ta­lis­ta se atri­bu­ya esta plus­va­lía.

Nues­tro ejem­plo es fic­ti­cio, pero cer­cano a la reali­dad. En las qui­nien­tas empre­sas más gran­des del mun­do la plus­va­lía media por tra­ba­ja­dor es de apro­xi­ma­da­men­te 11 euros la hora Las qui­nien­tas empre­sas más gran­des del mun­do emplean a 65 millo­nes de per­so­nas y en 2014 gene­ra­ron un bene­fi­cio de 1.700.000 millo­nes de dóla­res, http://​for​tu​ne​.com/​g​l​o​b​a​l​5​00/..

La crea­ción de plus­va­lía expli­ca por qué hay una rique­za gigan­tes­ca en el seno del capi­ta­lis­mo. Supon­ga­mos que en la empre­sa de nues­tro ejem­plo tra­ba­jan cien per­so­nas. El patrón se embol­sa enton­ces mil euros por hora o seten­ta veces más que su tra­ba­ja­dor. Por con­si­guien­te, la pro­pie­dad de los medios de pro­duc­ción lle­va a una con­cen­tra­ción des­me­su­ra­da de rique­za en manos de unas pocas per­so­nas. En nues­tro ejem­plo un tra­ba­ja­dor con un sala­rio de 2.500 euros ten­dría que tra­ba­jar 160.000 años para tener la for­tu­na de Albert Frè­re La for­tu­na de Albert Frè­re se cal­cu­la en 4.900 millo­nes de euros. https://www.hln.be/geld/nieuwe-nummer-een-op-miljardairslijst-van-forbes-trump-zakt-verder-weg-en-belg-komt-top-300-binnen~afc6d6da/. [Albert Frè­re es un hom­bre de nego­cios bel­ga y la per­so­na más rica de Bél­gi­ca, n. de la t.].. Actual­men­te en el mun­do ocho per­so­nas poseen tan­to como 3.600 millo­nes de de per­so­nas. En pocas pala­bras, «los que […] tra­ba­jan [en la socie­dad bur­gue­sa] no ganan y los que en ella ganan no tra­ba­jan» Engels, F. y Marx K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 20..

No en vano la obra prin­ci­pal de Marx, El Capi­tal, empie­za con la siguien­te fra­se: «La rique­za de las socie­da­des en las que domi­na el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta se pre­sen­ta como un enor­me cúmu­lo de mer­can­cías» Marx, K.: Le Capi­tal Cri­ti­que de l’économie poli­ti­que, libro I, p. 89. [En cas­te­llano https://​webs​.ucm​.es/​i​n​f​o​/​b​a​s​/​e​s​/​m​a​r​x​-​e​n​g​/​c​a​p​i​t​a​l​1​/​1​.​htm.]. Hoy en día no es dife­ren­te. Nues­tro país [Bél­gi­ca] nun­ca ha pro­du­ci­do tan­ta rique­za como hoy. El ingre­so medio dis­po­ni­ble de un hogar bel­ga con dos hijos es de 8.650 euros netos al mes En Bél­gi­ca el ingre­so dis­po­ni­ble neto se ele­va a 28.700 dóla­res por per­so­na al año. Con­ver­ti­do en euros equi­va­le a 8.650 euros al mes para un hogar con dos niños y dos adul­tos. Fuen­te: http://​www​.oecd​bet​ter​li​fein​dex​.org/​c​o​u​n​t​r​i​e​s​/​b​e​l​g​i​um/..

Con seme­jan­te rique­za es evi­den­te que todos podría­mos vivir sin preo­cu­pa­cio­nes, en la opu­len­cia. Y aun así exis­te mucha mise­ria. Un 20% de nues­tros hoga­res corre peli­gro de caer en la pobre­za, una cuar­ta par­te de las fami­lias tie­ne pro­ble­mas para pagar todos sus gas­tos médi­cos, un 40% no pue­de aho­rrar nada y un 70% de las per­so­nas en paro tie­ne pro­ble­mas para lle­gar a fin de mes http://​dere​dac​tie​.be/​c​m​/​v​r​t​n​i​e​u​w​s​/​b​i​n​n​e​n​l​a​n​d​/​1​.​2​2​8​1​491; Wetens­chap­pe­lijk Ins­ti­tuut Volks­ge­zond­heid, Gezond­heid­sen­quê­te 2013; Rap­port 3: Gebruik van gezond­heids- en wel­zijns­diens­ten, Bru­se­las, 2015, https://his.wiv-isp.be/nl/Gedeelde%20%20documenten/Summ_HC_NL_2013.pdf, p. 36; https://www.hln.be/geld/economie/4-op-10-vlamingen-kunnen-niet-sparen~a1176e4f/..

«No hay dine­ro, lo úni­co que pode­mos hacer es aho­rrar», vocea a coro la dere­cha. ¿Cómo que no hay dine­ro? Solo en los tres últi­mos años las empre­sas bel­gas han des­via­do 300.000 millo­nes de euros a los paraí­sos fis­ca­les http://​www​.stan​daard​.be/​c​n​t​/​d​m​f​2​0​1​6​0​7​1​4​_​0​2​3​8​5​565 ; http://​www​.stan​daard​.be/​c​n​t​/​d​m​f​2​0​1​7​0​8​1​4​_​0​3​0​1​7​672.. Es una acu­mu­la­ción colo­sal de dine­ro con la que las empre­sas sim­ple­men­te no saben qué hacer. Con mil millo­nes de euros es posi­ble dar empleo a 30.000 per­so­nas duran­te un año Un empleo cues­ta apro­xi­ma­da­men­te 50.000 euros al año, lo que supo­ne 20.000 empleos por mil millo­nes de euros. Con los impues­tos y las con­tri­bu­cio­nes a la segu­ri­dad social por una par­te y la dis­mi­nu­ción de las pres­ta­cio­nes socia­les por otra, pue­de lle­gar fácil­men­te a 30.000 empleos y más. Ade­más, estos nue­vos empleos con­tri­bu­yen a relan­zar la eco­no­mía.. Para Marx el pro­ble­ma no es que haya dema­sia­da rique­za sino que está escan­da­lo­sa­men­te mal repar­ti­da y que ello es par­te inte­gran­te del capi­ta­lis­mo. «El capi­tal es la poten­cia eco­nó­mi­ca, que lo domi­na todo, de la socie­dad bur­gue­sa. Debe cons­ti­tuir el pun­to de par­ti­da y de lle­ga­da» Marx, K,: Grun­dris­se, p. 58. [En cas­te­llano https://books.google.es/books?id=H19EtT5WmskC&pg=PA28&lpg=PA28&dq=El+capital+es+la+potencia+econ%C3%B3mica,+que+lo+domina+todo,+de+la+sociedad+burguesa.+Debe+constituir+el+punto+de+partida+y+el+punto+de+llegada&source=bl&ots=h-9D7K7Ngi&sig=T8XOFp0IQ8lfOnOf2iRzYuvLBmE&hl=en&sa=X&ved=2ahUKEwiZ2_Td5P7cAhUDxhoKHRDGBS4Q6AEwA3oECAcQAQ#v=onepage&q=El%20capital%20es%20la%20potencia%20econ%C3%B3mica%2C%20que%20lo%20domina%20todo%2C%20de%20la%20sociedad%20burguesa.%20Debe%20constituir%20el%20punto%20de%20partida%20y%20el%20punto%20de%20llegada&f=false.].

Des­de el ori­gen del capi­ta­lis­mo la lucha por la plus­va­lía cons­ti­tu­ye el cen­tro de la lucha social. Dado que la plus­va­lía es la úni­ca fuen­te de bene­fi­cios tam­bién es, por con­si­guien­te, el obje­ti­vo últi­mo de todo capi­ta­lis­ta. Sin embar­go, cuan­to más altos son los sala­rios más bajos son los bene­fi­cios y vice­ver­sa. El capi­ta­lis­ta hace lo impo­si­ble para lograr que las per­so­nas asa­la­ria­das tra­ba­jen más tiem­po, más dura­men­te y más bara­to. Las per­so­nas asa­la­ria­das, por su par­te, se esfuer­zan por obte­ner una jor­na­da labo­ral más cor­ta, un sala­rio más alto y más jus­to, y un rit­mo de tra­ba­jo más humano. Los intere­ses son incom­pa­ti­bles: lo que para una per­so­na es ganan­cia para otra es pér­di­da: Marx des­cri­be el capi­tal de la siguien­te mane­ra: «El capi­tal es tra­ba­jo muer­to que solo se reani­ma, a la mane­ra de un vam­pi­ro, al chu­par tra­ba­jo vivo, y que vive tan­to más cuan­to más tra­ba­jo vivo chu­pa» Marx, K.: Le Capi­tal, libro I, p. 309. [En cas­te­llano https://​webs​.ucm​.es/​i​n​f​o​/​b​a​s​/​e​s​/​m​a​r​x​-​e​n​g​/​c​a​p​i​t​a​l​1​/​8​.​htm.].

Para sobre­vi­vir una per­so­na tra­ba­ja­do­ra debe ofre­cer nece­sa­ria­men­te su fuer­za de tra­ba­jo en el mer­ca­do de empleo, ahí don­de impe­ra la ley de la ofer­ta y la deman­da. «Estos obre­ros, que se ven obli­ga­dos a ven­der­se por pie­zas, cons­ti­tu­yen una mer­can­cía como otro artícu­lo de comer­cio y, en con­se­cuen­cia, se ven expues­tos de igual modo a todas las vici­si­tu­des de la com­pe­ten­cia suje­ta, por tan­to, a todos los cam­bios y moda­li­da­des de la con­cu­rren­cia, a todas las osci­la­cio­nes del mer­ca­do» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 10–11..

Cuan­tas más per­so­nas tra­ba­ja­do­ras se pre­sen­ten para un mis­mo tra­ba­jo más com­pe­ten­cia hay entre ellas y más incli­na­das esta­rán a acep­tar el tra­ba­jo por un sala­rio menor y en peo­res con­di­cio­nes. Por ello la eli­te eco­nó­mi­ca siem­pre hace para que haya dema­sia­das per­so­nas tra­ba­ja­do­ras o, en tér­mi­nos de Marx, un ejér­ci­to indus­trial de reser­va: «A la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta no le bas­ta, de nin­gu­na mane­ra, la can­ti­dad de fuer­za de tra­ba­jo dis­po­ni­ble que le sumi­nis­tra el incre­men­to natu­ral de la pobla­ción. Para poder desen­vol­ver­se libre­men­te requie­re un ejér­ci­to indus­trial de reser­va que no depen­da de esa barre­ra natu­ral» Marx, K.: Le Capi­tal, libro I, p. 762. [En cas­te­llano https://​webs​.ucm​.es/​i​n​f​o​/​b​a​s​/​e​s​/​m​a​r​x​-​e​n​g​/​c​a​p​i​t​a​l​1​/​2​3​.​htm.].

Para man­te­ner este ejér­ci­to de reser­va tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial se atra­jo a Euro­pa a tra­ba­ja­do­res emi­gran­tes y se inci­tó a las muje­res a tra­ba­jar. Hoy este ejér­ci­to de reser­va en los paí­ses ricos cons­ti­tu­ye el 26% de la pobla­ción acti­va (véa­se grá­fi­co 1). En el mun­do es inclu­so un 58% Jamil Jon­na R. y Bellamy Fos­ter J.: «Marx’s Theory of Wor­king-Class Pre­ca­rious­ness. Its Rele­van­ce Today», Monthly Review, 1 de abril de 2016, https://​monthly​re​view​.org/​2​0​1​6​/​0​4​/​0​1​/​m​a​r​x​s​-​t​h​e​o​r​y​-​o​f​-​w​o​r​k​i​n​g​-​c​l​a​s​s​-​p​r​e​c​a​r​i​o​u​s​n​e​s​s​/​#​l​i​g​h​t​b​o​x​/0/.. Des­de hace déca­das se pre­ser­va el nivel de este ejér­ci­to de reser­va hacien­do tra­ba­jar a la gen­te más tiem­po (se ele­va la edad de jubi­la­ción y se supri­men las pre­ju­bi­la­cio­nes), obli­gan­do a las per­so­nas para­das a acep­tar un tra­ba­jo, aco­san­do a la enfer­mas de lar­ga dura­ción para que vuel­van al tra­ba­jo lo antes posi­ble y ponien­do a tra­ba­jar a más estu­dian­tes. «Lo que en un polo es acu­mu­la­ción de rique­za es, en el polo con­tra­rio […] es acu­mu­la­ción de mise­ria, de tor­men­tos de tra­ba­jo» Marx, K.: Le Capi­tal, libro I, p. 774–5. [Cita­do en cas­te­llano en http://​www​.niep​marx​.blog​.br/​M​M​2​0​1​7​/​a​n​a​i​s​2​0​1​7​/​M​C​8​3​/​m​c​8​3​3​.​pdf].

Grá­fi­co 1

Cuan­do se tra­ta de bene­fi­cios el capi­tal no tie­ne en cuen­ta en abso­lu­to la salud o bien­es­tar de la per­so­na tra­ba­ja­do­ra. Marx lo for­mu­la así: en su «ham­bre insa­cia­ble de plus­va­lía» el capi­tal come­te «unas extra­va­gan­cias des­me­su­ra­das» Marx, K.: Le Capi­tal, libro I, p. 321..

La rela­ción entre sala­rios y bene­fi­cios, o el gra­do de explo­ta­ción, se defi­ne por medio de las rela­cio­nes de fuer­za entre el tra­ba­jo y el capi­tal. Cuan­to más se orga­ni­za y defien­de la pobla­ción de per­so­nas tra­ba­ja­do­ras mejo­res son las con­di­cio­nes sala­ria­les y las con­di­cio­nes de tra­ba­jo (véa­se pun­to 5). La huel­ga es una herra­mien­ta impor­tan­te en esta rela­ción de fuer­zas. En el momen­to de la huel­ga se seca la fuen­te de la plus­va­lía y, por lo tan­to, el enri­que­ci­mien­to del capi­ta­lis­ta, con lo que el capi­ta­lis­mo que­da toca­do en el cora­zón. De ahí, según Marx, «la ira furio­sa» de la eli­te eco­nó­mi­ca «con­tra la huel­ga» Marx, K.: The Bel­gian Mas­sa­cres, https://​www​.mar​xists​.org/​a​r​c​h​i​v​e​/​m​a​r​x​/​i​w​m​a​/​d​o​c​u​m​e​n​t​s​/​1​8​6​9​/​b​e​l​g​i​a​n​-​m​a​s​s​a​c​r​e​.​htm..

Lucha de clases

Miche­li­ne es una obre­ra de una gran empre­sa tex­til. Su jefe es el señor Richard El ape­lli­do Richard se for­ma iró­ni­ca­men­te sobre el adje­ti­vo «riche», «rico» en fran­cés, se podría tra­du­cir por «Señor Rica­chón» (n. de la t.)*. Hay 600 per­so­nas asa­la­ria­das a su ser­vi­cio. A pri­me­ra vis­ta Miche­li­ne y el señor Richard son ciu­da­da­nos igua­les que tie­nen los mis­mos dere­chos. Ambos tie­ne dere­cho de ir a don­de quie­ran, de hacer lo que deseen. Cuan­do entran en una mis­ma tien­da pagan el mis­mo pre­cio. En la elec­cio­nes cada uno tie­ne un voto y en prin­ci­pio son igua­les ante la ley.

Pero en cuan­to se tras­pa­sa la puer­ta de la empre­sa todo cam­bia como por encan­to. Miche­li­ne ya no tie­ne nada que decir y ya no se tra­ta de los mis­mos dere­chos. Para poder dis­po­ner de unos ingre­sos se ve obli­ga­da a ven­der su fuer­za de tra­ba­jo. El hecho de tener dere­cho a tra­ba­jar, cuán­tas horas a la sema­na, la orga­ni­za­ción de su tra­ba­jo, todo está total­men­te deter­mi­na­do por su jefe. El señor Richard, por su par­te, deci­de él mis­mo tan­to acer­ca de sus pro­pias inver­sio­nes y sus bene­fi­cios, como acer­ca de todo lo que con­cier­ne a Miche­li­ne. Si le da la gana inver­ti­rá el dine­ro en otra empre­sa que echa­rá a Miche­li­ne a la calle.

«¿Qué es la rique­za sino […] el abso­lu­to des­plie­gue de las poten­cia­li­da­des crea­ti­vas [del ser humano]», escri­be Marx Marx, K.: Grun­dris­se, p. 411. [Cita­do en cas­te­llano en https://​mar​xis​mo​cri​ti​co​.files​.word​press​.com/​2​0​1​1​/​1​0​/​e​a​g​l​e​t​o​n​_​t​e​r​r​y​_​-​_​m​a​r​x​_​y​_​l​a​_​l​i​b​e​r​t​a​d​.​pdf.]. Miche­li­ne es una mujer socia­ble, crea­ti­va y empren­de­do­ra. Pero den­tro de la empre­sa no pue­de des­ple­gar su talen­to, al con­tra­rio, tie­ne que repri­mir­lo para poder seguir tra­ba­jan­do ahí. Lo úni­co que se espe­ra de ella es que actúe para rea­li­zar las expec­ta­ti­vas de bene­fi­cios de su jefe. Es redu­ci­da a un fac­tor de pro­duc­ción, no se tie­nen en cuen­ta en abso­lu­to su dig­ni­dad huma­na o sus nece­si­da­des. «El tra­ba­jo como mero ser­vi­cio para la satis­fac­ción de nece­si­da­des inme­dia­tas no tie­ne nada que ver con el capi­tal, ya que no es asun­to del capi­tal» Marx, K.: Grun­dris­se, p. 211..

Miche­li­ne tra­ba­ja a un rit­mo desen­fre­na­do, se cro­no­me­tran sus pau­sas para ir al ser­vi­cio. Aun así gana vein­te veces menos que su jefe, que orga­ni­za total­men­te solo su rit­mo de tra­ba­jo y sus vaca­cio­nes. Ella vivi­rá con bue­na salud die­ciocho años menos que la seño­ra Richard http://​www​.knack​.be/​n​i​e​u​w​s​/​b​e​l​g​i​e​/​v​o​o​r​p​u​b​l​i​c​a​t​i​e​-​d​e​-​g​r​o​t​e​-​p​e​n​s​i​o​e​n​r​o​o​f​-​z​e​-​p​a​k​k​e​n​-​o​n​z​e​-​b​e​s​t​e​-​j​a​r​e​n​-​a​f​/​a​r​t​i​c​l​e​-​l​o​n​g​r​e​a​d​-​9​7​9​6​9​3​.​h​tml.. «La pro­duc­ción no pro­du­ce al hom­bre sim­ple­men­te como mer­can­cía […] lo pro­du­ce […] como un ser espi­ri­tual y físi­ca­men­te des­hu­ma­ni­za­do» Marx, K.: Manus­crits de 1844, 1844, http://​clas​si​ques​.uqac​.ca/​c​l​a​s​s​i​q​u​e​s​/​M​a​r​x​_​k​a​r​l​/​m​a​n​u​s​c​r​i​t​s​_​1​8​4​4​/​M​a​n​u​s​c​r​i​t​s​_​1​8​4​4​.​pdf, p. 56. [Cita­do en cas­te­llano en https://​medium​.com/​l​a​-​t​i​z​a​/​m​a​r​x​-​y​-​e​l​-​o​r​i​g​e​n​-​d​e​l​-​m​a​r​x​i​s​m​o​-​i​i​-​a​3​e​f​d​9​2​b​8​b78.].

Miche­li­ne y el señor Richard per­so­ni­fi­can la muy desigual situa­ción socio­eco­nó­mi­ca de la socie­dad capi­ta­lis­ta. Vea­mos la situa­ción en Bél­gi­ca. En la base de la pirá­mi­de hay una ter­ce­ra par­te de la pobla­ción que no pue­de aho­rrar y que tie­ne muy pocas pose­sio­nes. En la par­te alta hay un 5% de super­ri­cos. Poseen tan­to como el 75% de las per­so­nas más pobres. Unos cien­tos de fami­lias con­tro­lan la mayor par­te de la eco­no­mía bel­ga http://​www​.hln​.be/​h​l​n​/​n​l​/​3​8​7​6​2​/​G​e​l​d​-​m​a​a​k​t​-​g​e​l​u​k​k​i​g​/​a​r​t​i​c​l​e​/​d​e​t​a​i​l​/​3​0​1​9​9​0​6​/​2​0​1​6​/​1​2​/​0​3​/​4​-​o​p​-​1​0​-​V​l​a​m​i​n​g​e​n​-​k​u​n​n​e​n​-​n​i​e​t​-​s​p​a​r​e​n​.​d​htm; https://www.hln.be/geld/economie/twee-op-de-drie-belgische-woningen-bewoond-door-eigenaar~a0bd47d9/; http://​www​.knack​.be/​n​i​e​u​w​s​/​w​e​r​e​l​d​/​o​x​f​a​m​-​s​t​e​e​d​s​-​m​e​e​r​-​a​r​m​o​e​d​e​-​i​n​-​e​u​r​o​p​a​-​r​i​j​k​e​n​-​h​e​b​b​e​n​-​t​e​-​v​e​e​l​-​i​n​v​l​o​e​d​-​o​p​-​b​e​l​e​i​d​/​a​r​t​i​c​l​e​-​n​o​r​m​a​l​-​6​0​3​6​8​7​.​h​tml.. Marx tuvo el méri­to de ana­li­zar con pre­ci­sión esta con­tra­dic­ción fla­gran­te, pero tam­bién de situar­la en una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca y de ver cómo se podía supe­rar. En la mara­ña de con­tra­dic­cio­nes y con­flic­tos sin fin des­cu­brió un patrón fun­da­men­tal que apa­re­ce regu­lar­men­te con dife­ren­tes aspec­tos. Según él, la con­tra­dic­ción entre tra­ba­ja­do­res y patro­nos en el capi­ta­lis­mo no es un fenó­meno nue­vo, ya había sur­gi­do una con­tra­dic­ción simi­lar bajo dife­ren­tes for­mas varias veces a lo lar­go de la his­to­ria. «La his­to­ria de todas las socie­da­des que han exis­ti­do has­ta aho­ra es la his­to­ria de las luchas de cla­ses. Libres y escla­vos, patri­cios y ple­be­yos, seño­res y sier­vos, maes­tros y ofi­cia­les de gre­mio, en defi­ni­ti­va, opre­so­res y opri­mi­dos han esta­do per­ma­nen­te­men­te enfren­ta­dos, han libra­do una lucha ince­san­te entre sí, en oca­sio­nes vela­da y otras veces abier­ta; una lucha que ha con­clui­do sis­te­má­ti­ca­men­te con una trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria de toda la socie­dad o con el hun­di­mien­to gene­ra­li­za­do de las cla­ses com­ba­tien­tes. […] La socie­dad bur­gue­sa moder­na, sur­gi­da del hun­di­mien­to de la socie­dad feu­dal, no ha eli­mi­na­do estos enfren­ta­mien­tos entre cla­ses. Sen­ci­lla­men­te, ha esta­ble­ci­do nue­vas cla­ses, nue­vas con­di­cio­nes de opre­sión, nue­vas for­mas de lucha en lugar de las ante­rio­res. Sin embar­go, nues­tra épo­ca, la épo­ca de la bur­gue­sía, se dis­tin­gue por haber sim­pli­fi­ca­do los enfren­ta­mien­tos entre cla­ses. La socie­dad en su con­jun­to se encuen­tra cada vez más divi­di­da en dos gran­des fren­tes enemi­gos, en dos gran­des cla­ses direc­ta­men­te anta­gó­ni­cas: la bur­gue­sía y el pro­le­ta­ria­do» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, pp. 6–7..

Esta lucha de cla­ses es esen­cial­men­te una lucha en torno al exce­den­te eco­nó­mi­co. Duran­te cien­tos de miles de años la huma­ni­dad ha vivi­do en modo de super­vi­ven­cia. No había exce­den­tes y todo se com­par­tía equi­ta­ti­va­men­te. Era el perio­do de los caza­do­res reco­lec­to­res y de los ini­cios de la agri­cul­tu­ra. A par­tir de 3.000 años antes de Cris­to esta situa­ción cam­bia. Las téc­ni­cas de agri­cul­tu­ra mejo­ran y se pro­du­ce más de lo nece­sa­rio para sobre­vi­vir. La pro­duc­ción exce­den­te per­mi­te la crea­ción de cate­go­rías de pobla­ción que no pro­du­cen: diri­gen­tes, sacer­do­tes, clé­ri­gos, jue­ces, sol­da­dos… En estas filas se for­ma una capa que atrae el poder, que tie­ne en sus manos los medios de pro­duc­ción más impor­tan­tes y que se va a apro­piar de la pro­duc­ción exce­den­te.

Así nace la esci­sión de la socie­dad en una peque­ña cla­se supe­rior que se enri­que­ce en detri­men­to de las cla­ses infe­rio­res. Este esque­ma es recu­rren­te en la his­to­ria. En la Anti­güe­dad los amos se enri­que­cen gra­cias a los escla­vos. En la Edad Media la noble­za lo hace gra­cias a los sier­vos. En el capi­ta­lis­mo son los capi­ta­lis­tas quie­nes se enri­que­cen en detri­men­to de la cla­se obre­ra.

Evi­den­te­men­te, este enri­que­ci­mien­to o explo­ta­ción no se basa en el con­sen­ti­mien­to espon­tá­neo de las cla­ses infe­rio­res, debe ser for­za­do, supo­ne una lucha y de ahí la for­mu­la­ción de Marx que habla de «lucha» de cla­ses.

Debi­do a que esta lucha con­cier­ne esen­cial­men­te a la pro­duc­ción exce­den­te el tra­ba­jo se orga­ni­za de tal mane­ra que la cla­se domi­nan­te pue­da selec­cio­nar el exce­den­te eco­nó­mi­co. «La for­ma eco­nó­mi­ca espe­cí­fi­ca en la que se le extrae el tra­ba­jo adi­cio­nal no remu­ne­ra­do al pro­duc­tor direc­to deter­mi­na la rela­ción de domi­na­ción y ser­vi­dum­bre […] en esto se fun­da toda la con­fi­gu­ra­ción de la enti­dad comu­ni­ta­ria eco­nó­mi­ca […] y, al mis­mo tiem­po, su figu­ra polí­ti­ca espe­cí­fi­ca. En todos los casos es [en] la rela­ción direc­ta entre los pro­pie­ta­rios de las con­di­cio­nes de pro­duc­ción y los pro­duc­to­res direc­tos […] don­de encon­tra­re­mos el secre­to más ínti­mo, el fun­da­men­to ocul­to de toda la estruc­tu­ra social, y por con­si­guien­te tam­bién […] de la for­ma espe­cí­fi­ca del Esta­do» Marx, K.: Le Capi­tal, libro III, p. 357. [En cas­te­llano https://​webs​.ucm​.es/​i​n​f​o​/​b​a​s​/​e​s​/​m​a​r​x​-​e​n​g​/​c​a​p​i​t​a​l​3​/​M​R​X​C​3​8​4​7​.​htm.].

La pose­sión de los medios de pro­duc­ción es esen­cial en la apro­pia­ción de la pro­duc­ción exce­den­te y por eso Marx no lo desea. «Vemos cómo solo aho­ra pue­de per­fec­cio­nar la pro­pie­dad pri­va­da su domi­nio sobre el hom­bre y con­ver­tir­se, en su for­ma más gene­ral, en un poder his­tó­ri­co-uni­ver­sal» Marx, K.: Manus­crits de 1844, p. 78. [En cas­te­llano http://​webs​.ucm​.es/​i​n​f​o​/​b​a​s​/​e​s​/​m​a​r​x​-​e​n​g​/​4​4​m​p​/​3​.​htm.]. Para Marx las cla­ses tie­nen que ver con la esfe­ra de pro­duc­ción. Se tra­ta de gru­pos de per­so­nas una de las cua­les pue­de apro­piar­se del tra­ba­jo de otra debi­do al hecho de que posee unos medios de pro­duc­ción.

Para Marx y Engels la lucha de cla­ses no es un deta­lle de la his­to­ria es «la fuer­za direc­ta­men­te pro­pul­so­ra de la his­to­ria» Engels, F. y Marx, K.: Let­tre à Bebel, Liebk­necht, Brac­ke, 17–18 de sep­tem­bre de 1879, https://​www​.mar​xists​.org/​f​r​a​n​c​a​i​s​/​m​a​r​x​/​w​o​r​k​s​/​0​0​/​p​a​r​t​i​/​k​m​p​c​0​8​5​.​htm. [En cas­te­llano https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​m​-​e​/​1​8​7​0​s​/​1​8​7​9​c​i​r​c​u​.​htm.]. Es la diná­mi­ca fun­da­men­tal que hace avan­zar la his­to­ria. Para Marx es un desa­rro­llo «diá­lec­ti­co», es decir, una diná­mi­ca basa­da en con­tra­dic­cio­nes inter­nas. «Sien­do la base de la civi­li­za­ción la explo­ta­ción de una cla­se por otra, su desa­rro­llo se ope­ra en cons­tan­te con­tra­dic­ción. Cada pro­gre­so de la pro­duc­ción es al mis­mo tiem­po un retro­ce­so en la situa­ción de la cla­se opri­mi­da, es decir, de la inmen­sa mayo­ría» Engels, F.: L’origine de la fami­lle, de la pro­prié­té pri­vée et de l’état, 1884, https://​matri​cien​.files​.word​press​.com/​2​0​1​2​/​0​3​/​e​n​g​e​l​s​-​o​r​i​g​i​n​e​-​d​e​-​l​a​-​f​a​m​i​l​l​e​.​pdf, p. 78. [En cas­te­llano https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​m​-​e​/​1​8​8​0​s​/​o​r​i​g​e​n​/​e​l​_​o​r​i​g​e​n​_​d​e​_​l​a​_​f​a​m​i​l​i​a​.​pdf.]. Esta ley «tie­ne el mis­mo sig­ni­fi­ca­do para la his­to­ria que la ley de la con­ser­va­ción de la ener­gía para las cien­cias natu­ra­les» Marx, K.: Le 18 Bru­mai­re de Louis Bona­par­te, 1851, http://​clas​si​ques​.uqac​.ca/​c​l​a​s​s​i​q​u​e​s​/​M​a​r​x​_​k​a​r​l​/​1​8​_​b​r​u​m​a​i​n​e​_​l​o​u​i​s​_​b​o​n​a​p​a​r​t​e​/​1​8​_​b​r​u​m​a​i​n​e​_​l​o​u​i​s​_​b​o​n​a​p​a​r​t​e​.​pdf, p. 12. [En cas­te­llano http://​www​.mar​x2​mao​.com/​M​2​M​(​S​P​)​/​M​&​E​(​S​P​)​/​E​B​L​B​5​2​s​.​h​tml.].

En la visión de la socie­dad de Marx y Engels los intere­ses con­tra­dic­to­rios tie­nen un lugar fun­da­men­tal, lo cual mati­za su opi­nión sobre la polí­ti­ca. «El poder polí­ti­co es sim­ple­men­te el poder orga­ni­za­do de una cla­se para opri­mir a otra» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 24.. Para Marx el con­flic­to es fun­da­men­tal. La polí­ti­ca no se hace para bus­car solu­cio­nes a los pro­ble­mas, sino para ocu­par­se de situa­cio­nes de domi­na­ción y de opre­sión. Solo abor­dan­do las cau­sas se pue­de aca­bar con eso. Para Marx la polí­ti­ca es en pri­mer lugar una con­fron­ta­ción entre gru­pos de inte­rés que él deno­mi­na cla­ses. «La socie­dad no con­sis­te en indi­vi­duos, sino que expre­sa la suma de las rela­cio­nes, rela­cio­nes en las que estos indi­vi­duos se encuen­tran entre sí. Como si alguien tra­ta­ra de decir: des­de el pun­to de vis­ta de la socie­dad, los escla­vos y los hom­bres libres no exis­ten, son todos seres huma­nos» Marx, K.: Grun­dris­se, p. 204–5. En el tex­to Marx emple­ba el tér­mino «citi­zen» [ciu­da­dano] para iden­ti­fi­car a los ciu­da­da­nos «libres» en una socie­dad escla­vis­ta.. Miche­li­ne y el señor Richard serían ambos seres huma­nos, ni más ni menos…

Solo se pue­de pro­du­cir un ver­da­de­ro cam­bio de socie­dad si se abor­dan las con­tra­dic­cio­nes fun­da­men­ta­les y eso se sitúa en el nivel de la eco­no­mía. «Según esto, las cau­sas últi­mas de todas las modi­fi­ca­cio­nes socia­les y las sub­ver­sio­nes polí­ti­cas no deben bus­car­se en las cabe­zas de los hom­bres, en su cre­cien­te com­pren­sión de la ver­dad y la jus­ti­cia eter­nas, sino en las trans­for­ma­cio­nes de los modos de pro­duc­ción y de inter­cam­bio; no hay que bus­car­las en la filo­so­fía, sino en la eco­no­mía de las épo­cas de que se tra­te» Engels, F.: 1880, Socia­lis­me uto­pi­que et socia­lis­me scien­ti­fi­que, https://​www​.mar​xists​.org/​f​r​a​n​c​a​i​s​/​m​a​r​x​/​8​0​-​u​t​o​p​i​/​u​t​o​p​i​e​.​pdf, p. 41. [En cas­te­llano https://​webs​.ucm​.es/​i​n​f​o​/​b​a​s​/​e​s​/​m​a​r​x​-​e​n​g​/​7​8​a​d​/​7​8​A​D​3​0​2​.​htm.].

No es que a Marx y Engels no les inte­re­sa­ra la lucha de las ideas, le dedi­ca­ron casi toda su vida. Pero es ilu­so pen­sar que es posi­ble modi­fi­car los fun­da­men­tos de una socie­dad solo por medio de la per­sua­sión, hacien­do cam­biar a la gen­te de opi­nión. El poder de la argu­men­ta­ción por sí mis­mo no lo logra­rá ya que las ideas no exis­ten por sí mis­mas. «La pro­duc­ción de las ideas […] apa­re­ce al prin­ci­pio direc­ta­men­te entre­la­za­da con la acti­vi­dad mate­rial y el tra­to mate­rial de los hom­bres» Engels, F. y Marx, K.: L’idéologie alle­man­de, 1845, http://​clas​si​ques​.uqac​.ca/​c​l​a​s​s​i​q​u​e​s​/​E​n​g​e​l​s​_​M​a​r​x​/​i​d​e​o​l​o​g​i​e​_​a​l​l​e​m​a​n​d​e​/​I​d​e​o​l​o​g​i​e​_​a​l​l​e​m​a​n​d​e​.​pdf, p. 17. [En cas­te­llano https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​m​-​e​/​1​8​4​0​s​/​f​e​u​e​r​b​a​c​h​/​1​.​htm.]. Y esta acti­vi­dad mate­rial no es neu­tra sino que está carac­te­ri­za­da por las rela­cio­nes de fuer­za que deter­mi­nan a su vez las ideas. «Las ideas de la cla­se domi­nan­te son las ideas domi­nan­tes en cada épo­ca» Engels, F. y Marx, K.: L’idéologie alle­man­de, p. 31.. Si se quie­re ven­cer a las ideas domi­nan­tes hay que des­tro­nar a la cla­se domi­nan­te y para ello hay que modi­fi­car las rela­cio­nes de fuer­za, para lo cual la cla­se obre­ra es esen­cial.

El papel de la clase obrera

Marx era un pen­sa­dor estra­té­gi­co. No que­ría saber nada de ideas román­ti­cas, ale­ja­das de la reali­dad. En cam­bio, bus­ca­ba palan­cas y fuer­zas en la reali­dad que pudie­ran lle­var a un mun­do mejor. «[Los obre­ros] No tie­nen que rea­li­zar nin­gu­nos idea­les sino, sim­ple­men­te, libe­rar los ele­men­tos de la nue­va socie­dad que la vie­ja socie­dad bur­gue­sa ago­ni­zan­te lle­va en su seno» Marx, K.: La gue­rre civi­le en Fran­ce, 1871, http://​www​.karl​marx​.fr/​d​o​c​u​m​e​n​t​s​/​m​a​r​x​-​1​8​7​1​-​g​u​e​r​r​e​-​c​i​v​i​l​e​-​f​r​a​n​c​e​.​pdf, p. 15. [Cita­do en cas­te­llano en http://books.google.es/books?id=T8LRDgAAQBAJ&pg=PT53&lpg=PT53&dq=No+tienen+que+realizar+ningunos+ideales+sino,+simplemente,+liberar+los+elementos+de+la+nueva+sociedad+que+la+vieja+sociedad+burguesa+agonizante+lleva+en+su+seno&source=bl&ots=CFPh-TD3F-&sig=O1oCglWJDQ54iiAbAH8YUrvO4Dg&hl=en&sa=X&ved=2ahUKEwilveaWrIXdAhXQzoUKHUj2BhYQ6AEwAHoECAAQAQ#v=onepage&q=No%20tienen%20que%20realizar%20ningunos%20ideales%20sino%2C%20simplemente%2C%20liberar%20los%20elementos%20de%20la%20nueva%20sociedad%20que%20la%20vieja%20sociedad%20burguesa%20agonizante%20lleva%20en%20su%20seno&f=false.]. Más pre­ci­sa­men­te, hay que poder usar «unas frac­tu­ras inter­nas de la bur­gue­sía» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 14..

La fuer­za social en el inte­rior del capi­ta­lis­mo capaz de hacer­lo es la cla­se obre­ra. La esen­cia del capi­ta­lis­mo es, entre otras cosas, la acu­mu­la­ción de capi­tal basa­do en la plus­va­lía y el tra­ba­jo asa­la­ria­do. En últi­ma ins­tan­cia eso hace al capi­ta­lis­ta depen­dien­te del tra­ba­ja­do. «La con­di­ción fun­da­men­tal para la exis­ten­cia y la domi­na­ción de la cla­se bur­gue­sa es la acu­mu­la­ción de la rique­za en manos de ciu­da­da­nos par­ti­cu­la­res y la crea­ción y mul­ti­pli­ca­ción del capi­tal; y la con­di­ción para la exis­ten­cia del capi­tal es el tra­ba­jo asa­la­ria­do» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 16.. Las per­so­nas obre­ras pue­den para­li­zar la pro­duc­ción y herir al capi­ta­lis­mo en el cora­zón.

Debi­do a que cada vez se orga­ni­za más la pro­duc­ción en gran­des uni­da­des, el capi­ta­lis­mo une de hecho a la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra. «El capi­tal es lo que los une» Marx, K.: Grun­dris­se, p. 507.. «El avan­ce de la indus­tria, cuyo por­ta­dor, caren­te de volun­tad y de capa­ci­dad de resis­ten­cia, es la bur­gue­sía, pro­vo­ca que el ais­la­mien­to de los tra­ba­ja­do­res, gene­ra­do por la com­pe­ten­cia, sea sus­ti­tui­do por la revo­lu­cio­na­ria unión gene­ra­da por la aso­cia­ción [sin­di­ca­tos] […] Los tra­ba­ja­do­res empie­zan a crear coa­li­cio­nes [sin­di­ca­tos] con­tra los bur­gue­ses. Se unen para defen­der sus sala­rios. Fun­dan aso­cia­cio­nes esta­bles con el fin de estar pre­pa­ra­dos para cual­quier posi­ble rebe­lión» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 14..

El hecho de unir­se aumen­ta tam­bién la con­cien­cia polí­ti­ca de las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras. «Con el desa­rro­llo de la indus­tria el pro­le­ta­ria­do no solo cre­ce, sino que se reúne en masas más amplias y aumen­ta su poder, del que es cada vez más cons­cien­te» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 13..

Es la astu­cia de la his­to­ria. Sin saber­lo el capi­ta­lis­mo «está cavan­do su pro­pia tum­ba» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 16..

En la lucha por una socie­dad más jus­ta las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras ten­drán que con­tar sobre todo con ellas mis­mas y no con la bur­gue­sía o la peque­ña bur­gue­sía El tér­mino peque­ño bur­gués pro­vie­ne del ale­mán y se refie­re a la capa social entre la cla­se obre­ra y la «gran» bur­gue­sía. Se tra­ta de los capa­ta­ces, peque­ños cam­pe­si­nos, peque­ños empre­sa­rios, etc.. «La eman­ci­pa­ción de la cla­se obre­ra debe ser obra de los obre­ros mis­mos. No pode­mos, por con­si­guien­te, mar­char con unos hom­bres que decla­ran abier­ta­men­te que los obre­ros son dema­sia­do incul­tos para eman­ci­par­se ellos mis­mos, por lo que tie­nen que ser libe­ra­dos des­de arri­ba, por los filán­tro­pos de la gran bur­gue­sía y de la peque­ña bur­gue­sía» Engels, F. y Marx, K.: Let­tre à Bebel, Liebk­necht, Brac­ke.. Con­tra­ria­men­te a las demás cla­ses, las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras «no tie­nen nada que per­der más que sus cade­nas. Tie­nen, en cam­bio, un mun­do que ganar» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 35.. Serán las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras quie­nes «por su valor, reso­lu­ción y espí­ri­tu de sacri­fi­cio, for­ma­rán la fuer­za prin­ci­pal en la con­quis­ta de la vic­to­ria. Como has­ta aquí ha ocu­rri­do, en la lucha que vie­ne la peque­ña bur­gue­sía man­ten­drá una acti­tud de espe­ra, de irre­so­lu­ción e inac­ti­vi­dad tan­to tiem­po como le sea posi­ble, en orden a que, tan pron­to como la vic­to­ria esté ase­gu­ra­da, pue­da arro­gár­se­la como pro­pia y decir a los tra­ba­ja­do­res que per­ma­nez­can tran­qui­los, vuel­van al tra­ba­jo y evi­ten los lla­ma­dos exce­sos, apar­tan­do así a los obre­ros del fru­to de su vic­to­ria» Marx, K. y Engels, F.: Adres­se du Comi­té Cen­tral à la Ligue des com­mu­nis­tes, 1850, https://​www​.mar​xists​.org/​f​r​a​n​c​a​i​s​/​m​a​r​x​/​w​o​r​k​s​/​1​8​5​0​/​0​3​/​1​8​5​0​0​3​0​0​.​htm. [En cas­te­llano https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​m​-​e​/​1​8​5​0​s​/​5​0​_​c​i​r​c​.​htm.].

Así, las per­so­nas obre­ras repre­sen­tan a la gran mayo­ría de la pobla­ción. «Todos los movi­mien­tos pasa­dos han sido movi­mien­tos impul­sa­dos por mino­rías o en inte­rés de mino­rías. El movi­mien­to pro­le­ta­rio es el movi­mien­to autó­no­mo de la inmen­sa mayo­ría en inte­rés de la inmen­sa mayo­ría. El pro­le­ta­ria­do, la capa más baja de la socie­dad actual, no pue­de levan­tar­se, no pue­de alzar­se, sin hacer sal­tar por los aires toda la super­es­truc­tu­ra de capas que cons­ti­tu­yen la socie­dad ofi­cial» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 15..

Para Marx y Engels no hay duda posi­ble: «De todas las cla­ses que se enfren­tan hoy a la bur­gue­sía, el pro­le­ta­ria­do es la úni­ca ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­ria» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 14..

¿Siguen sien­do váli­das hoy en día las ideas de Marx y Engels?

Es indu­da­ble que la situa­ción de la cla­se obre­ra, en com­pa­ra­ción con la de la segun­da mitad del siglo XIX ha cam­bia­do pro­fun­da­men­te. Ha dis­mi­nui­do fuer­te­men­te la can­ti­dad de agri­cul­to­res y obre­ros indus­tria­les mien­tras que el sec­tor de ser­vi­cios ha expe­ri­men­ta­do un gran aumen­to. Pero en lo fun­da­men­tal la natu­ra­le­za del capi­ta­lis­mo no ha cam­bia­do, bien al con­tra­rio, estas modi­fi­ca­cio­nes no han hecho más que refor­zar y con­so­li­dar las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas.

El capi­tal sigue estan­do en manos de muy pocas per­so­nas. Más aún, en com­pa­ra­ción con el siglo XIX la con­cen­tra­ción de capi­tal ha aumen­ta­do terri­ble­men­te. Actual­men­te 147 super­em­pre­sas con­tro­lan el 40% de la eco­no­mía mun­dial. 737 de estos «sys­tems inte­gra­tors» inclu­so con­tro­lan el 80%. Las 110 empre­sas más gran­des tie­nen un volu­men de nego­cios mayor que el PIB de más de 120 Esta­dos nacio­na­les http://​arxiv​.org/​P​S​_​c​a​c​h​e​/​a​r​x​i​v​/​p​d​f​/​1​1​0​7​/​1​1​0​7​.​5​7​2​8​v​2​.​pdf; http://​www​.for​bes​.com/​s​i​t​e​s​/​b​r​u​c​e​u​p​b​i​n​/​2​0​1​1​/​1​0​/​2​2​/​t​h​e​-​1​4​7​-​c​o​m​p​a​n​i​e​s​-​t​h​a​t​-​c​o​n​t​r​o​l​-​e​v​e​r​y​t​h​i​ng/; http://​dste​venw​hi​te​.com/​2​0​1​2​/​0​8​/​1​1​/​t​h​e​-​t​o​p​-​1​7​5​-​g​l​o​b​a​l​-​e​c​o​n​o​m​i​c​-​e​n​t​i​t​i​e​s​-​2​0​11/.. Exac­ta­men­te como había pre­vis­to Marx, la can­ti­dad de per­so­nas asa­la­ria­das ha aumen­ta­do sis­te­má­ti­ca­men­te: nun­ca ha habi­do tan­tas como hoy en día. Des­de 1990 hay 1.200 millo­nes de per­so­nas tra­ba­ja­do­ras más en el mun­do World Bank, https://​data​.world​bank​.org/​i​n​d​i​c​a​t​o​r​/​S​L​.​T​L​F​.​T​O​T​L​.IN.. El úni­co obje­ti­vo de las dis­cu­sio­nes de moda sobre «el fin de la cla­se obre­ra», el post­ca­pi­ta­lis­mo o el post­mo­der­nis­mo es minar la com­ba­ti­vi­dad del movi­mien­to obre­ro. Aun así, eso no resis­te a la prue­ba de la reali­dad.

Lo úni­co que pue­de per­der esta mayor can­ti­dad de per­so­nas tra­ba­ja­do­ras en el mun­do es sus cade­nas. Más de 700 millo­nes de per­so­nas tra­ba­ja­do­ras tra­ba­jan por unos sala­rios ridícu­los, son los wor­king poor [per­so­nas tra­ba­ja­do­ras pobres]. Ade­más, 1.400 millo­nes de per­so­nas tra­ba­ja­do­ras tie­nen unas con­di­cio­nes labo­ra­les muy malas, sobre todo tra­ba­jo infor­mal. 190 millo­nes de per­so­nas están estruc­tu­ral­men­te en paro. En total se tra­ta de más del 70% del con­jun­to de la pobla­ción acti­va ILO, World Employ­ment Social Outlook. Trends 2018,
http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—dgreports/—dcomm/—publ/documents/publication/wcms_615594.pdf, p 8.
. Y la ten­den­cia actual no va por buen camino. Des­de la cri­sis ban­ca­ria de 2008 la can­ti­dad de ingre­sos medios ha dis­mi­nui­do en muchos paí­ses Vacas-Soriano, C. y Fer­nán­dez-Macías, E.: Europe’s Shrin­king Midd­le Class, https://​www​.socia​leu​ro​pe​.eu/​e​u​r​o​p​e​s​-​s​h​r​i​n​k​i​n​g​-​m​i​d​d​l​e​-​c​l​ass.. Los nue­vos empleos son cada vez más tem­po­ra­les o a tiem­po par­cial. Hoy en día una gran par­te de los ingre­sos medios está expues­ta a la incer­ti­dum­bre que carac­te­ri­za­ba el tra­ba­jo en el siglo XIX. Al aumen­tar el rit­mo de tra­ba­jo y la fle­xi­bi­li­dad las con­di­cio­nes labo­ra­les se vuel­ven cada vez peo­res para la mayor par­te de las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras.

La cla­se obre­ra debe seguir con­fian­do solo en sí mis­ma y no debe espe­rar dema­sia­do de las fuer­zas (pequeño)burguesas o de los par­ti­dos. Una coa­li­ción entre los Ver­des y los social­de­mó­cra­tas es la que hace vein­te años lan­zó en Ale­ma­nia un ata­que con­tra los sala­rios y los con­tra­tos de tra­ba­jo, y ha arras­tra­do así a toda Euro­pa a una espi­ral des­cen­dien­te de des­truc­ción social Mer­tens, P.: Com­ment osent-ils ? La cri­se, l’euro et le grand hold-up, Bru­se­las 2012, capí­tu­lo 2.. Son los popu­lis­tas de (extrema)derecha o los nacio­na­lis­tas al esti­lo Trump, Le Pen, Sal­vi­ni, Orban y com­pa­ñía quie­nes supues­ta­men­te repre­sen­tan a la per­so­na común, pero que de hecho son los reca­de­ros de los gran­des gru­pos del capi­tal.

La importancia de la organización y de la unidad

Para Marx la cla­se obre­ra es la ver­da­de­ra cla­se revo­lu­cio­na­ria, que cons­ti­tu­ye el víncu­lo entre la vie­ja socie­dad y la nue­va. No obs­tan­te, esta trans­for­ma­ción hacia una nue­va socie­dad no se pro­du­ci­rá espon­tá­nea­men­te. Tam­po­co se pro­du­ci­rá por medio de un gran cam­bio de men­ta­li­da­des o adop­tan­do otro esti­lo de vida per­so­nal. Las per­so­nas obre­ras se ven enfren­ta­das a un enemi­go fuer­te y ten­drán que hacer todo lo posi­ble para cons­truir rela­cio­nes de fuer­za. Por lo tan­to, ten­drá que orga­ni­zar­se. «Natu­ral­men­te, la cla­se obre­ra, para poder luchar, tie­ne que orga­ni­zar­se como cla­se» Marx, K.: Cri­ti­que du Pro­gram­me de Got­ha, 1875, http://​www​.com​mu​nis​me​-bol​che​vis​me​.net/​d​o​w​n​l​o​a​d​/​M​a​r​x​_​C​r​i​t​i​q​u​e​_​d​u​_​p​r​o​g​r​a​m​m​e​_​d​e​_​G​o​t​h​a​.​pdf, p. 11. (En cas­te­llano https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​m​-​e​/​1​8​7​0​s​/​g​o​t​h​a​/​g​o​t​h​a​.​htm.].

La his­to­ria ha demos­tra­do que la orga­ni­za­ción de la cla­se obre­ra era deci­si­va para los logros socia­les. En la mayo­ría de los casos estos logros han sido arre­ba­ta­dos a los par­la­men­tos. Sin huel­gas nacio­na­les no habría sufra­gio uni­ver­sal y el tra­ba­jo infan­til segui­ría sien­do una reali­dad. Las vaca­cio­nes paga­das, el sala­rio míni­mo, las pen­sio­nes, los sub­si­dios de paro, los sub­si­dios fami­lia­res, etc., todo ello se debe a la dura lucha social de las gene­ra­cio­nes ante­rio­res.

Has­ta la déca­da de 1950 estas huel­gas tenían un carác­ter ofen­si­vo y des­pués un carác­ter más defen­si­vo: luchar para pre­ser­var todo lo posi­ble el esta­do de bien­es­tar. El nivel de orga­ni­za­ción es deter­mi­nan­te en la lucha social. Cuan­to más fuer­tes son los sin­di­ca­tos, más garan­ti­zan la edi­fi­ca­ción y pre­ser­va­ción del esta­do de bien­es­tar social. Los paí­ses que tie­ne la tasa más alta de sin­di­ca­li­za­ción dis­po­nen de los mejo­res sis­te­mas de segu­ri­dad social y cono­cen una pobre­za menor. A la inver­sa, los paí­ses que tie­nen una tasa de sin­di­ca­li­za­ción baja se enfren­tan a más pobre­za y más pro­ble­mas de cri­mi­na­li­dad, salud, etc. http://​www​.pro​gres​si​vee​co​nomy​.eu/​s​i​t​e​s​/​d​e​f​a​u​l​t​/​f​i​l​e​s​/​P​r​o​g​r​e​s​s​i​v​e​_​E​c​o​n​o​m​y​-​J​O​U​R​N​A​L​_​i​s​s​u​e​2​.​pdf, p. 13.

Grá­fi­co 2

Para Marx orga­ni­zar a la cla­se obre­ra impli­ca­ba al menos tres cosas.

En pri­mer lugar, hay que tener una visión y una estra­te­gia a lar­go pla­zo. Sin duda las per­so­nas obre­ras deben luchar para tener mejo­res con­di­cio­nes labo­ra­les, pero siem­pre con el obje­ti­vo final muy pre­sen­te. «De cuan­do en cuan­do los obre­ros ganan, pero solo de for­ma tem­po­ral. El ver­da­de­ro resul­ta­do de sus com­ba­tes no es el éxi­to inme­dia­to, sino la unión de los tra­ba­ja­do­res, cada vez más amplia» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 13.. Las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras deben tomar con­cien­cia del hecho de que «la eman­ci­pa­ción eco­nó­mi­ca de la cla­se obre­ra es […] el gran fin al que todo movi­mien­to polí­ti­co debe ser subor­di­na­do como medio» Marx, K.: Sta­tuts de l’Association Inter­na­tio­na­le des Tra­vai­lleurs, 1864,
https://​www​.mar​xists​.org/​f​r​a​n​c​a​i​s​/​m​a​r​x​/​w​o​r​k​s​/​1​8​6​4​/​0​0​/​1​8​6​4​0​0​0​0​.​htm. [En cas­te­llano https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​m​-​e​/​1​8​6​0​s​/​1​8​6​4​-​e​s​t​.​htm.]
.

En segun­do lugar, la uni­dad es una con­di­ción deci­si­va del éxi­to. Tras enfren­tar­se a una serie de derro­tas, Marx cons­ta­ta­ba «que todos los esfuer­zos diri­gi­dos a este gran fin han fra­ca­sa­do has­ta aho­ra por fal­ta de soli­da­ri­dad entre los obre­ros de las dife­ren­tes ramas del tra­ba­jo en cada país y de una unión fra­ter­nal entre las cla­ses obre­ras de los diver­sos paí­ses» Marx, K.: Sta­tuts de l’Association Inter­na­tio­na­le des Tra­vai­lleurs.. A la eli­te le gus­ta pro­mo­ver esta divi­sión. Tie­ne todo el inte­rés en divi­dir inter­na­men­te a la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra y en enfren­tar a unas per­so­nas con otras. El nacio­na­lis­mo y el racis­mo son unas herra­mien­tas prác­ti­cas para lograr­lo. Des­vían la aten­ción de las con­tra­dic­cio­nes de cla­se y ocul­tan a la eli­te. Lle­van a las per­so­nas obre­ras a luchar con­tra quie­nes están aba­jo en vez de luchar con­tra quie­nes están arri­ba. Hacen olvi­dar la escan­da­lo­sa frac­tu­ra entre per­so­nas ricas y pobres, y el hecho de que la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra paga el pre­cio. El nacio­na­lis­mo y el racis­mo cons­ti­tu­yen el ten­dón de Aqui­les del movi­mien­to obre­ro.

Marx habla­ba de ello con oca­sión de las ten­sio­nes entre las y los obre­ros ingle­ses e irlan­de­ses en Ingla­te­rra. En el siglo XIX en Gran Bre­ta­ña había muchas per­so­nas tra­ba­ja­do­ras extran­je­ras veni­das de Irlan­da. Las per­so­nas irlan­de­sas habla­ban la mis­ma len­gua que las bri­tá­ni­cas, pero eran mucho más pobres y prac­ti­ca­ban otra reli­gión. La eli­te bri­tá­ni­ca azu­za­ba inten­cio­na­da­men­te las ten­sio­nes con el fin de refor­zar su pro­pia posi­ción y debi­li­tar al movi­mien­to obre­ro. «Todos los cen­tros indus­tria­les y comer­cia­les de Ingla­te­rra tie­ne actual­men­te una cla­se obre­ra escin­di­da en dos cam­pos hos­ti­les: el de los pro­le­ta­rios ingle­ses y el de los pro­le­ta­rios irlan­de­ses. El obre­ro inglés ordi­na­rio detes­ta al obre­ro irlan­dés como a un com­pe­ti­dor que hace bajar su nivel medio de exis­ten­cia. […] Pre­jui­cios reli­gio­sos, socia­les y nacio­na­les enfren­tan al obre­ro irlan­dés. Se com­por­ta con él poco menos que como los «poor whi­tes» [blan­cos pobres] con los negros en los vie­jos esta­dos escla­vis­tas de los Esta­dos Uni­dos. […] El irlan­dés […] ve en él a un tiem­po al cóm­pli­ce y al ins­tru­men­to cie­go de la domi­na­ción ingle­sa en Irlan­da. Este anta­go­nis­mo se ali­men­ta arti­fi­cial­men­te y se esti­mu­la con la pren­sa, los ser­mo­nes, las revis­tas humo­rís­ti­cas, en suma, con con todos los medios de que dis­po­nen las cla­ses domi­nan­tes. Este anta­go­nis­mo es el secre­to de la impo­ten­cia de la cla­se obre­ra ingle­sa a pesar de su orga­ni­za­ción. Es tam­bién el secre­to del per­sis­ten­te pode­río de la cla­se capi­ta­lis­ta, que se da per­fec­ta cuen­ta de ello» Marx, K.: Let­tre à Sieg­fried Meyer et August Vogt, 9 avril 1870, en Marx, K. y Engels, F.: Tex­tes sur le colo­nia­lis­me, Mos­cú 1977, 352–355; p. 354–5. [En cas­te­llano https://​pen​sary​ha​cer​.files​.word​press​.com/​2​0​1​3​/​0​1​/​a​c​e​r​c​a​-​d​e​l​-​c​o​l​o​n​i​a​l​i​s​m​o​-​a​r​t​i​c​u​l​o​s​-​y​-​c​a​r​t​a​s​.​pdf, pp. 45 y 46.].

En Esta­dos Uni­dos la divi­sión en el seno de la cla­se obre­ra no se basa­ba tan­to en la reli­gión o la nacio­na­li­dad sino sobre todo en el color. A fina­les del siglo XIX una gran par­te de la pobla­ción vivía en la escla­vi­tud. Pro­li­fe­ra­ban el racis­mo y la dis­cri­mi­na­ción. Según Marx, la cla­se obre­ra blan­ca debía ocu­par­se de la suer­te de sus her­ma­nos y her­ma­nas negras. La eman­ci­pa­ción de la cla­se obre­ra con­cer­nía a todos los obre­ros. Mien­tras una par­te estu­vie­ra opri­mi­da no era posi­ble ali­vio alguno para el res­to. «En los Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca todo movi­mien­to obre­ro inde­pen­dien­te estu­vo sumi­do en la pará­li­sis mien­tras la escla­vi­tud des­fi­gu­ró una par­te de la repú­bli­ca. El tra­ba­jo cuya piel es blan­ca no pue­de eman­ci­par­se allí don­de se estig­ma­ti­za el tra­ba­jo de piel negra» Marx, K.: Le Capi­tal, libro I, p. 386. [En cas­te­llano https://​webs​.ucm​.es/​i​n​f​o​/​b​a​s​/​e​s​/​m​a​r​x​-​e​n​g​/​c​a​p​i​t​a​l​1​/​8​.​htm.].

Son unas pala­bras enor­me­men­te actua­les. Los polí­ti­cos de dere­cha y de extre­ma dere­cha se divier­ten enfren­tan­do entre sí a los dife­ren­tes gru­pos de la pobla­ción. El movi­mien­to obre­ro no pue­de caer en esa tra­ma. Si la cla­se obre­ra está divi­di­da no podrá hacer fren­te a la eli­te. Una acti­tud de soli­da­ri­dad, en cam­bio, pue­de dar­le alas. En todo caso, esa fue la lec­ción de Esta­dos Uni­dos. «Pero de la muer­te de la escla­vi­tud sur­gió de inme­dia­to una vida nue­va, remo­za­da. El pri­mer fru­to de la gue­rra civil fue la agi­ta­ción por las ocho horas» Marx, K.: Le Capi­tal, libro I, p. 386..

Ade­más de la uni­dad y de una visión a lar­go pla­zo el movi­mien­to obre­ro tam­bién nece­si­ta un inter­me­dia­rio polí­ti­co. «Con­tra ese poder colec­ti­vo de las cla­ses posee­do­ras el pro­le­ta­ria­do solo pue­de actuar como cla­se cons­ti­tu­yén­do­se en par­ti­do polí­ti­co dife­ren­cia­do, opues­to a todos los anti­guos par­ti­dos for­ma­dos por las cla­ses posee­do­ras» Engels, F. y Marx, K.: Les pré­ten­dues scis­sions dans l’Internationale, 1872, https://​www​.mar​xists​.org/​f​r​a​n​c​a​i​s​/​m​a​r​x​/​w​o​r​k​s​/​1​8​7​2​/​0​3​/​s​c​i​s​s​i​o​n​s​.​htm. [En cas­te­llano https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​m​-​e​/​1​8​7​0​s​/​l​p​e​e​7​2​s​.​htm.]. A media­dos del siglo XIX el movi­mien­to obre­ro se encon­tra­ba toda­vía en un esta­do embrio­na­rio. Las per­so­nas obre­ras toda­vía esta­ban orga­ni­za­das sobre todo a nivel local y sec­to­rial, aún no dis­po­nían de un par­ti­do obre­ro pro­pio. Si que­rían con­ver­tir­se en un fac­tor sig­ni­fi­ca­ti­vo y resis­tir a su pode­ro­so enemi­go, tenían que crear un par­ti­do revo­lu­cio­na­rio. Marx y Engels lle­gan a esta con­clu­sión tras las fra­ca­sa­das revuel­tas revo­lu­cio­na­rias de 1848 en varias ciu­da­des euro­peas. «El pro­gre­so revo­lu­cio­na­rio no se abrió paso con sus con­quis­tas direc­tas tra­gi­có­mi­cas, sino, por el con­tra­rio, engen­dran­do una con­tra­rre­vo­lu­ción cerra­da y poten­te, engen­dran­do un adver­sa­rio, en la lucha con­tra el cual el par­ti­do de la sub­ver­sión madu­ró, con­vir­tién­do­se en un par­ti­do ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­rio» Marx, K.: Les lut­tes des clas­ses en Fran­ce, 1850, http://​piketty​.pse​.ens​.fr/​f​i​l​e​s​/​M​a​r​x​1​8​5​0​.​pdf, p. 22.. Los sin­di­ca­tos son nece­sa­rios para las luchas direc­tas (como las reivin­di­ca­cio­nes sala­ria­les y las con­di­cio­nes labo­ra­les). Pero para lle­gar a un obje­ti­vo final, una socie­dad jus­ta en la que no exis­ta la explo­ta­ción, se nece­si­ta un par­ti­do polí­ti­co. «La coa­li­ción de las fuer­zas obre­ras, ya obte­ni­da mer­ced a las luchas eco­nó­mi­cas, debe ser­vir tam­bién como palan­ca en manos de esta cla­se, en su lucha con­tra el poder polí­ti­co de sus explo­ta­do­res» Engels, F. y Marx, K.: Les pré­ten­dues scis­sions dans l’Internationale, 1872..

El Estado del 1%

En los pun­tos 2 y 3 hemos vis­to que la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra se encuen­tra en una posi­ción débil y some­ti­da res­pec­to a los capi­ta­lis­tas. Sin embar­go, tie­ne una gran ven­ta­ja: repre­sen­ta a la mayo­ría aplas­tan­te de la pobla­ción. Y pues­to que la pro­duc­ción se orga­ni­za cada vez más en gran­des uni­da­des, el capi­ta­lis­mo ha «reuni­do», por así decir­lo, a las per­so­nas obre­ras y emplea­das, lo que cons­ti­tu­ye una ame­na­za poten­cial para las rela­cio­nes de explo­ta­ción.

En ese pun­to es en el que la cla­se diri­gen­te acu­de al Esta­do para pro­te­ger su poder y sus pri­vi­le­gios. Ni más ni menos que Adam Smith, el fun­da­dor del libe­ra­lis­mo clá­si­co, lo dijo de modo en abso­lu­to ambi­guo: «El gobierno civil, […] ins­tau­ra­do para ase­gu­rar la pro­pie­dad, está en reali­dad ins­ti­tui­do para la defen­sa del rico con­tra el pobre o de quie­nes tie­nen algu­na pro­pie­dad con­tra quie­nes no tie­nen nin­gu­na» https://​fr​.wiki​so​ur​ce​.org/​w​i​k​i​/​R​e​c​h​e​r​c​h​e​s​_​s​u​r​_​l​a​_​n​a​t​u​r​e​_​e​t​_​l​e​s​_​c​a​u​s​e​s​_​d​e​_​l​a​_​r​i​c​h​e​s​s​e​_​d​e​s​_​n​a​t​i​o​n​s​/​L​i​v​r​e​_​5/1. [Cita­do en cas­te­llano en https://​revis​tas​.uex​ter​na​do​.edu​.co/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​e​c​o​i​n​s​/​a​r​t​i​c​l​e​/​v​i​e​w​/​2​9​9​/​3​224.].

El apa­ra­to de Esta­do fue uno de los temas fun­da­men­ta­les de Marx y Engels: «Al paso que los pro­gre­sos de la moder­na indus­tria desa­rro­lla­ban, ensan­cha­ban y pro­fun­di­za­ban el anta­go­nis­mo de cla­se entre el capi­tal y el tra­ba­jo, el poder esta­tal fue adqui­rien­do cada vez más el carác­ter de poder nacio­nal del capi­tal sobre el tra­ba­jo, de fuer­za públi­ca orga­ni­za­da para la escla­vi­za­ción social, de máqui­na del des­po­tis­mo de cla­se» Marx, K.: La gue­rre civi­le en Fran­ce, p. 11. [En cas­te­llano https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​m​-​e​/​1​8​7​0​s​/​g​c​f​r​a​n​/​g​u​e​r​.​htm.] . Y con­clu­yen Marx y Engels: «El Esta­do moderno no es más que una comi­sión que admi­nis­tra los nego­cios comu­nes de toda la cla­se bur­gue­sa» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 8..

El Esta­do debe per­mi­tir a los capi­ta­lis­tas per­ci­bir un máxi­mo de bene­fi­cios. Esto sig­ni­fi­ca pro­te­ger la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción y crear las con­di­cio­nes favo­ra­bles para la usur­pa­ción de la plus­va­lía. Esto últi­mo el Esta­do lo hace, entre otras cosas, deli­mi­tan­do los már­ge­nes de las nego­cia­cio­nes sala­ria­les, limi­tan­do la posi­ción de poder de los sin­di­ca­tos, fijan­do el mar­gen de manio­bra legal en caso de con­flic­tos socia­les (huel­gas, ocu­pa­cio­nes de cen­tros de tra­ba­jo), etc.

Dicho cla­ra­men­te, la cla­se capi­ta­lis­ta rei­na, pero no gobier­na. Como regla gene­ral, la cla­se domi­nan­te deja la ges­tión a una cas­ta polí­ti­ca que se supo­ne sir­ve a sus intere­ses a lar­go pla­zo. En una car­ta a Karl Marx Engels habla de una «oli­gar­quía capaz de ocu­par­se de la ges­tión del Esta­do y de la socie­dad que defien­de los intere­ses de la bur­gue­sía a cam­bio de una indem­ni­za­ción ade­cua­da» Engels, F.: Brief aan Karl Marx, 13 avril 1866, https://​www​.mar​xists​.org/​a​r​c​h​i​v​e​/​m​a​r​x​/​w​o​r​k​s​/​1​8​6​6​/​l​e​t​t​e​r​s​/​6​6​_​0​4​_​1​3​.​htm.. La eli­te eco­nó­mi­ca no gobier­na de for­ma direc­ta sino que bus­ca per­so­nal polí­ti­co para hacer­lo. «La rique­za ejer­ce su poder indi­rec­ta­men­te, pero por ello mis­mo de un modo más segu­ro. De una par­te, bajo la for­ma de corrup­ción direc­ta de los fun­cio­na­rios […] de otra par­te, bajo la for­ma de alian­za entre el gobierno y la Bol­sa» Engels, F., L’origine de la fami­lle, de la pro­prié­té pri­vée et de l’état, p. 76. [En cas­te­llano https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​m​-​e​/​1​8​8​0​s​/​o​r​i​g​e​n​/​e​l​_​o​r​i​g​e​n​_​d​e​_​l​a​_​f​a​m​i​l​i​a​.​pdf.].

El Esta­do es una espe­cie de cam­pa­na polí­ti­ca que sir­ve para neu­tra­li­zar y cubrir las con­tra­dic­cio­nes eco­nó­mi­cas. La cohe­sión, impo­si­ble en la esfe­ra eco­nó­mi­ca debi­do a la con­tra­dic­ción entre el tra­ba­jo y el capi­tal, se crea en la esfe­ra polí­ti­ca. «Pero a fin de que estos anta­go­nis­mo, estas cla­ses con intere­ses eco­nó­mi­cos en pug­na no se devo­ren a sí mis­mas y no con­su­man a la socie­dad en una lucha esté­ril, se hace nece­sa­rio un poder situa­do apa­ren­te­men­te por enci­ma de la socie­dad y lla­ma­do a amor­ti­guar el cho­que, a man­te­ner­lo en los lími­tes del «orden». Y ese poder, naci­do de la socie­dad pero que se pone por enci­ma de ella y se divor­cia de ella más y más, es el Esta­do» Engels, F.: L’origine de la fami­lle, de la pro­prié­té pri­vée et de l’état, p. 75..

El hecho de que para hacer esta misión la cla­se domi­nan­te sub­con­tra­te a «ter­ce­ras per­so­nas», que ade­más son car­gos elec­tos, per­mi­te sal­var las apa­rien­cias de neu­tra­li­dad y de impar­cia­li­dad. Se apa­ren­ta que el Esta­do está por enci­ma de las cla­ses y que repre­sen­ta el «inte­rés gene­ral»: «Cada nue­va cla­se que pasa a ocu­par el pues­to de la que domi­nó antes de ella se ve obli­ga­da, para poder sacar ade­lan­te los fines que per­si­gue, a pre­sen­tar su pro­pio inte­rés como el inte­rés común de todos los miem­bros de la socie­dad» Engels, F. y Marx, K.: L’idéologie alle­man­de, p. 32. [Cita­do en cas­te­llano en http://​www​.mabelth​wai​tes​rey​.com​.ar/​w​p​-​c​o​n​t​e​n​t​/​u​p​l​o​a​d​s​/​a​r​t​-​p​e​r​i​o​d​/​1​6​.​pdf.].

El mito de la neu­tra­li­dad y del inte­rés gene­ral se des­tru­ye rápi­da­men­te. «La alian­za entre el gobierno y la Bol­sa» por sí sola ya lo demues­tra. Así, Jean-Luc Dehae­ne, expri­mer minis­tro de Bél­gi­ca, desem­pe­ñó car­gos en varias empre­sas, como Umi­co­re, Lotus, Dexia y AB Inbev. Sig­fried Brac­ke, pre­si­den­te de la Cáma­ra, era (antes de ser obli­ga­do a dimi­tir) con­se­je­ro de Tele­net, una gran empre­sa bel­ga de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes. Karel de Gucht, exco­mi­sa­rio euro­peo de Comer­cio, tra­ba­ja en Pro­xi­mus y Arce­lor­Mit­tal, y José Manuel Barro­so, expre­si­den­te de la Comi­sión Euro­pea, tra­ba­ja aho­ra en el ban­co de inver­sión Gold­man Sachs, uno de los res­pon­sa­bles de la cri­sis finan­cie­ra de 2008.

No es sor­pren­den­te que las mul­ti­na­cio­na­les paguen menos impues­tos que quie­nes tra­ba­jan lim­pian­do sus sedes. La eli­te hace todo lo posi­ble para des­ta­car la neu­tra­li­dad del Esta­do, pero no es más que una facha­da. El Esta­do siem­pre eli­ge siem­pre su cam­po. La poli­cía y la jus­ti­cia no pro­te­gen a las per­so­nas sin hogar fren­te a los espe­cu­la­do­res, no pro­te­gen a las per­so­nas en huel­ga con­tra quie­nes rom­pen la huel­ga, no pro­te­gen a las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras des­pe­di­das con­tra los jefes de empre­sa que quie­ren con­se­guir en otros luga­res un por­cen­ta­je extra de bene­fi­cio, no per­si­guen a los gran­des ban­que­ros que saquea­ron nues­tra eco­no­mía en 2008, etc.

El Esta­do asu­me una posi­ción neu­tra mien­tras no esté en jue­go el sta­tus quo y mien­tras no ganen las cla­ses sub­al­ter­nas. En cuan­to hay peli­gro de que esto ocu­rra, se les hará fren­te con caño­nes de agua y gases lacri­mó­ge­nos o se cor­ta­rán los fon­dos. Y si eso no bas­ta, inter­ven­drán los tan­ques. «La civi­li­za­ción y la jus­ti­cia del orden bur­gués apa­re­cen en todo su sinies­tro esplen­dor don­de­quie­ra que los escla­vos y los parias de este orden osan rebe­lar­se con­tra sus seño­res. En tales momen­tos esa civi­li­za­ción y esa jus­ti­cia se mues­tran como lo que son: sal­va­jis­mo des­ca­ra­do y ven­gan­za sin ley» Marx, K.: La gue­rre civi­le en Fran­ce, p. 22.. En cuan­to los intere­ses del capi­tal están en peli­gro «el Esta­do tie­ne ata­da, fis­ca­li­za­da, regu­la­da, vigi­la­da y tute­la­da a la socie­dad civil, des­de sus mani­fes­ta­cio­nes más amplias de vida has­ta sus vibra­cio­nes más insig­ni­fi­can­tes» Marx, K.: Le 18 Bru­mai­re de Louis Bona­par­te, p. 53. [En cas­te­llano https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​m​-​e​/​1​8​5​0​s​/​b​r​u​m​a​i​r​e​/​b​r​u​m​4​.​htm.].

La cla­se capi­ta­lis­ta es capaz, si lo desea, de estran­gu­lar la eco­no­mía de un país. Es lo que ocu­rrió en Chi­le jus­to antes del gol­pe de Esta­do de 1873, en Vene­zue­la en 2003 y en Gre­cia en 2015. El capi­tal lle­va al Esta­do bur­gués ata­do con una correa, por así decir­lo. Esta correa pue­de ser lar­ga o cor­ta y da una idea del mar­gen de manio­bra de gobierno, pero a fin de cuen­tas la correa está ahí.

Debi­do a esta correa Marx no tenía una bue­na opi­nión de las elec­cio­nes. «En vez de deci­dir una vez cada tres o seis años qué miem­bros de la cla­se domi­nan­te habían de “repre­sen­tar” al pue­blo en el par­la­men­to, el sufra­gio uni­ver­sal habría de ser­vir al pue­blo» Marx, K.: La gue­rre civi­le en Fran­ce, p.13.. Marx con­si­de­ra­ba que la demo­cra­cia era dema­sia­do pre­cio­sa para con­fiar­la sola­men­te a unas per­so­nas que se dedi­can pro­fe­sio­nal­men­te a la polí­ti­ca o a unos par­la­men­tos. La demo­cra­cia debe estar ancla­da al nivel local, cer­ca del pue­blo, y ema­nar del pue­blo. Según él, el pro­ce­so de toma de deci­sio­nes lo debía lle­var a cabo lo que hoy lla­ma­ría­mos la socie­dad civil. Su mode­lo era el de la Comu­na de París, una revuel­ta popu­lar des­en­ca­de­na­da en París en 1871 que el ejér­ci­to fran­cés repri­mió en san­gre al cabo de dos meses.

Esto no impi­de que la lucha elec­to­ral y el par­la­men­to sea unos ins­tru­men­tos úti­les para la lucha obre­ra. Engels afir­mó en 1895: «Con la agi­ta­ción elec­to­ral, [el sufra­gio uni­ver­sal] nos ha sumi­nis­tra­do un medio úni­co para entrar en con­tac­to con las masas del pue­blo allí don­de están toda­vía lejos de noso­tros, para obli­gar a todos los par­ti­dos a defen­der ante el pue­blo, fren­te a nues­tros ata­ques, sus ideas y sus actos; y, ade­más, abrió a nues­tros repre­sen­tan­tes en el par­la­men­to una tri­bu­na des­de lo alto de la cual pue­den hablar a sus adver­sa­rios en la Cáma­ra y a las masas fue­ra de ella con una auto­ri­dad y una liber­tad muy dis­tin­tas de las que se tie­nen en la pren­sa y en los míti­nes. […] Con este efi­caz empleo del sufra­gio uni­ver­sal entra­ba en acción un méto­do de lucha del pro­le­ta­ria­do total­men­te nue­vo, méto­do de lucha que se siguió desa­rro­llan­do rápi­da­men­te» Engels, F.: Intro­duc­tion à «Les lut­tes de Clas­ses en Fran­ce», 1895, https://​www​.mar​xists​.org/​f​r​a​n​c​a​i​s​/​e​n​g​e​l​s​/​w​o​r​k​s​/​1​8​9​5​/​0​3​/​f​e​1​8​9​5​0​3​0​6​.​htm. [En cas­te­llano https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​m​-​e​/​1​8​5​0​s​/​f​r​a​n​c​i​a​/​f​r​a​n​c​i​a​1​.​htm.].

Pero, al final habrá que rever­tir el equi­li­brio de fuer­zas. «El obje­ti­vo inme­dia­to es […] la cons­ti­tu­ción de los pro­le­ta­rios en cla­se, derro­ca­mien­to de la domi­na­ción bur­gue­sa, con­quis­ta del poder polí­ti­co por el pro­le­ta­ria­do» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 18. [En cas­te­llano https://​webs​.ucm​.es/​i​n​f​o​/​b​a​s​/​e​s​/​m​a​r​x​-​e​n​g​/​4​7​m​p​c​/​i​2​.​htm.].

El socialismo en el orden del día

«De ahí la gran influen­cia civi­li­za­do­ra del capi­tal; su pro­duc­ción de un Esta­do social fren­te al cual todos los ante­rio­res se pre­sen­ta­ban solo como desa­rro­llos loca­les de la huma­ni­dad y como ido­la­tría de la natu­ra­le­za» Marx, K.: Grun­dris­se, p. 339. [Cita­do en cas­te­llano en https://​haciael​ca​pi​tal​.files​.word​press​.com/​2​0​1​0​/​0​2​/​w​r​i​t​e​-​1​0​.​pdf.].

A lo lar­go de la his­to­ria mun­dial la huma­ni­dad ha vivi­do pri­va­cio­nes y una enor­me mise­ria. Des­de la revo­lu­ción agrí­co­la hubo una pro­duc­ción exce­den­te pero no se inver­tía en la eco­no­mía. Se la que­da­ba la eli­te para cons­truir pala­cios o tem­plos, para vivir una vida lujo­sa o para man­te­ner un ejér­ci­to. Duran­te siglos la rique­za pro­du­ci­da per­ma­ne­cía cons­tan­te y aumen­ta­ba úni­ca­men­te en fun­ción del aumen­to de pobla­ción. Solo cuan­do la plus­va­lía se rein­vier­te en la esfe­ra de la pro­duc­ción la his­to­ria se ace­le­ra. El capi­tal nue­vo per­mi­te adqui­rir máqui­nas nue­vas y mejo­res, y desa­rro­llar la pro­duc­ción. Este cam­bio se pro­du­jo más o menos a media­dos del siglo XIX. A par­tir de enton­ces se dis­pa­ró la crea­ción de rique­za en este pla­ne­ta Los pri­me­ros capi­ta­lis­tas eran capi­ta­lis­tas comer­cia­les. A par­tir de fina­les del siglo XV gana­ron gran­des can­ti­da­des de dine­ro gra­cias al saqueo, el robo, la pira­te­ría, el comer­cio de escla­vos, etc. Pero como tales no aumen­ta­ron la rique­za mun­dial. Solo cuan­do empie­zan a inver­tir su capi­tal en la esfe­ra de la pro­duc­ción toma for­ma ver­da­de­ra­men­te la acu­mu­la­ción de capi­tal y, por lo tan­to, el capi­ta­lis­mo. Fuen­te del grá­fi­co: http://​www​.kru​se​kro​ni​cle​.com/​k​r​u​s​e​_​k​r​o​n​i​c​l​e​/​2​0​0​8​/​0​3​/​c​h​a​r​t​i​n​g​-​h​i​s​t​o​r​.​h​t​m​l​#​.​V​a​O​e​O​f​n​t​lHw..

Grá­fi­co 3

Marx ana­li­zó minu­cio­sa­men­te este pro­ce­so his­tó­ri­co. «La gran indus­tria creó el mer­ca­do mun­dial, cuyas bases había sen­ta­do ya el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca. El mer­ca­do mun­dial dio lugar a un desa­rro­llo incon­men­su­ra­ble del comer­cio, la nave­ga­ción y las comu­ni­ca­cio­nes terres­tres, desa­rro­llo que, a su vez, con­tri­bu­yó a la expan­sión de la indus­tria» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 8.. Marx cons­ta­tó que las fuer­zas pro­duc­ti­vas (herra­mien­tas, máqui­nas) tenían una ten­den­cia his­tó­ri­ca a hacer­se mejo­res y más efi­ca­ces. «El resul­ta­do es una ten­den­cia al desa­rro­llo gene­ral de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, de la rique­za en gene­ral» Marx, K.: Grun­dris­se, p. 462.. Cada vez se nece­si­ta­ba menos tiem­po «para pro­du­cir tri­go, gana­do. […] Ganar tiem­po, a eso se redu­ce en últi­ma ins­tan­cia toda eco­no­mía» Marx, K.: Grun­dris­se, p. 119..

La bur­gue­sía tenía la misión his­tó­ri­ca de lle­var a cabo esta ace­le­ra­ción de la his­to­ria. «En sus ape­nas cien años de domi­na­ción como cla­se la bur­gue­sía ha crea­do fuer­zas de pro­duc­ción más masi­vas y colo­sa­les que todas las gene­ra­cio­nes ante­rio­res jun­tas» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 10.. Sin embar­go, en un momen­to dado el capi­ta­lis­mo «lle­ga a su des­tino his­tó­ri­co. Tan pron­to como se alcan­za este pun­to el desa­rro­llo ulte­rior pare­ce deca­den­cia» Marx, K.: Grun­dris­se, p. 257 y 461.. El capi­ta­lis­mo encuen­tra sus pro­pios lími­tes y la bur­gue­sía ya no es capaz de seguir desem­pe­ñan­do su papel his­tó­ri­co. «Al lle­gar a una deter­mi­na­da fase de desa­rro­llo, las fuer­zas pro­duc­ti­vas mate­ria­les de la socie­dad entran en con­tra­dic­ción con las rela­cio­nes de pro­duc­ción exis­ten­tes o, lo que no es más que la expre­sión jurí­di­ca de esto, con las rela­cio­nes de pro­pie­dad den­tro de las cua­les se han desen­vuel­to has­ta allí» Marx, K.: Con­tri­bu­tion à la cri­ti­que de l’économie poli­ti­que, 1859, http://​www​.karl​marx​.fr/​d​o​c​u​m​e​n​t​s​/​m​a​r​x​-​1​8​5​9​-​c​r​i​t​i​q​u​e​-​e​c​o​n​o​m​i​e​-​p​o​l​i​t​i​q​u​e​.​pdf, p. 9. [En cas­te­llano https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​m​-​e​/​1​8​5​0​s​/​1​8​5​9​c​o​n​t​r​i​.​htm.].

En el capi­ta­lis­mo el obje­ti­vo de la pro­duc­ción es úni­ca­men­te el afán de lucro de un gru­po peque­ño de per­so­nas que son pro­pie­ta­rios pri­va­dos y no se ela­bo­ra en fun­ción de las nece­si­da­des socia­les o de las opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo de la gran mayo­ría. «El mono­po­lio del capi­tal se con­vier­te en gri­lle­te del régi­men de pro­duc­ción que ha flo­re­ci­do con él y bajo él» Marx, K.: Le Capi­tal, libro I, p. 906. [En cas­te­llano http://​www​.marx​.be/​f​r​/​c​o​n​t​e​n​t​/​c​a​p​i​t​u​l​o​-xi.].

Esto es más actual que nun­ca. La bre­cha entre lo que es posi­ble y lo que real­men­te se hace nun­ca había sido tan gran­de como hoy en día. Las rela­cio­nes de pro­duc­ción impi­den más que nun­ca un desa­rro­llo digno. A esca­la mun­dial la rique­za pro­du­ci­da en la actua­li­dad per­mi­te a cada fami­lia de dos per­so­nas adul­tas y tres hijos dis­po­ner de unos ingre­sos poten­cia­les de 3.500 euros El cálcu­lo para una fami­lia media se basa en la hipó­te­sis plau­si­ble de que el ingre­so dis­po­ni­ble de los hoga­res es un 70% del PIB. Uti­li­za­mos el pro­duc­to mun­dial bru­to: 122 billo­nes de dóla­res en 2016. Esta cifra, expre­sa­da en dóla­res PPA [Pari­dad del Poder Adqui­si­ti­vo], tie­ne en cuen­ta unas dife­ren­cias de pre­cios entre paí­ses para los mis­mos bie­nes o ser­vi­cios y expre­sa el poder adqui­si­ti­vo real. Hemos con­ver­ti­do esta cifra en euros según el méto­do de cálcu­lo del Ban­co Mun­dial: para Bél­gi­ca 1 dólar PPA equi­va­le a 0,808 euros. Fuen­tes: https://​data​.world​bank​.org/​i​n​d​i​c​a​t​o​r​/​N​Y​.​G​D​P​.​M​K​T​P​.​P​P​.KD; http://​www​.worl​do​me​ters​.info/​w​o​r​l​d​-​p​o​p​u​l​a​t​i​o​n​/​w​o​r​l​d​-​p​o​p​u​l​a​t​i​o​n​-​b​y​-​y​e​ar/; https://​data​.oecd​.org/​c​o​n​v​e​r​s​i​o​n​/​p​u​r​c​h​a​s​i​n​g​-​p​o​w​e​r​-​p​a​r​i​t​i​e​s​-​p​p​p​.​htm.. En otras pala­bras, exis­te rique­za sufi­cien­te para que todo el mun­do lle­ve una vida más que decen­te. Sin embar­go, una ter­ce­ra par­te de la pobla­ción mun­dial no dis­po­ne de ins­ta­la­cio­nes sani­ta­rias bási­cas y una cuar­ta par­te no dis­po­ne de elec­tri­ci­dad. Una sép­ti­ma par­te vive en un barrio de cha­bo­las y una nove­na par­te no dis­po­ne de agua pota­ble http://​www​.unwa​ter​.org/​s​t​a​t​i​s​t​i​c​s​_​s​a​n​.​h​tml; http://​www​.voa​news​.com/​c​o​n​t​e​n​t​/​d​e​c​a​p​u​a​-​u​n​-​e​n​e​r​g​y​-​2​8​a​p​r​1​0​-​9​2​3​2​3​2​2​9​/​1​5​4​3​0​3​.​h​tml; http://​www​.habi​tat​for​hu​ma​nity​.org​.uk/​s​t​a​t​i​s​t​ics; http://​www​.fao​.org/​h​u​n​g​e​r​/​en/..

La indus­tria ali­men­ta­ria, con un valor de 4 billo­nes de dóla­res, está en manos de unos pocos mono­po­lios, que con­tro­lan casi toda la cade­na ali­men­ta­ria, de prin­ci­pio a fin, y solo ope­ran en fun­ción de sus bene­fi­cios. Lo que deter­mi­na quién podrá dis­po­ner o no de comi­da en este mun­do son sus expec­ta­ti­vas de bene­fi­cios y no las nece­si­da­des. Actual­men­te más de 800 millo­nes de per­so­nas pade­cen ham­bre a pesar de que es posi­ble pro­du­cir ali­men­tos para 12.000 millo­nes de per­so­nas. Solo el ali­men­to que se tira en Esta­dos Uni­dos bas­ta­ría para ali­men­tar a todas las per­so­nas ham­brien­tas Finan­cial Times, 25 de febre­ro de 2013, p. 7; http://​www​.ft​.com/​i​n​t​l​/​c​m​s​/​s​/​0​/​1​2​8​a​8​5​2​e​-​7​b​6​4​-​1​1​e​2​-​8​e​b​3​-​0​0​1​4​4​f​e​a​b​d​c​0​.​h​t​m​l​#​a​x​z​z​2​U​7​F​x​P​YH3; FAO, IFAD, UNICEF, WFP y WHO, The Sta­te of Food Secu­rity and Nutri­tion in the World 2017, Roma, 2017, http://​www​.fao​.org/​3​/​a​-​I​7​6​9​5​e​.​pdf, p. 2;
http://​www​.dewe​reld​mor​gen​.be/​a​r​t​i​k​e​l​/​2​0​1​7​/​1​1​/​1​6​/​e​r​-​i​s​-​i​e​t​s​-​g​r​o​n​d​i​g​-​m​i​s​-​m​e​t​-​h​e​t​-​m​o​n​d​i​a​l​e​-​v​o​e​d​s​e​l​s​y​s​t​eem; Elver H.: Speech by Ms Hilal Elver, Uni­ted Nations Spe­cial Rap­por­teur on the Right to Food, http://​www​.fao​.org/​f​i​l​e​a​d​m​i​n​/​t​e​m​p​l​a​t​e​s​/​r​i​g​h​t​t​o​f​o​o​d​/​i​m​a​g​e​s​/​i​m​g​_​e​v​e​n​t​/​2​0​1​4​_​V​G​1​0​/​F​A​O​_​S​p​e​c​i​a​l​R​a​p​p​o​r​t​e​u​r​R​T​F​_​s​p​e​e​c​h​.​pdf; Finan­cial Times, Spe­cial Report: Mana­ging Cli­ma­te Chan­ge, 28 de noviem­bre de 2011, p. 3, https://​www​.ft​.com/​c​o​n​t​e​n​t​/​1​1​2​e​4​4​8​e​-​1​4​2​e​-​1​1​e​1​-​b​0​7​b​-​0​0​1​4​4​f​e​a​b​dc0.
. El ham­bre en el mun­do no es una cues­tión de poca capa­ci­dad sino de malas rela­cio­nes de pro­pie­dad.

La FAO, la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das para la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra, cal­cu­ló que una inver­sión públi­ca anual de 24.000 millo­nes de dóla­res (esto es, un 0,6% del pro­duc­to anual del sec­tor agrí­co­la) com­ple­men­ta­da con inver­sio­nes pri­va­das per­mi­ti­ría aumen­tar el pro­duc­to mun­dial bru­to 120.000 millo­nes de dóla­res. La razón es que las per­so­nas con­cer­ni­das viven más tiem­po y tie­ne una salud mejor, y, por lo tan­to, pue­den pro­du­cir más FAO: Sta­te of Food Inse­cu­rity in the World 2004, Roma, 2004, p. 5, http://​for​tu​ne​.com/​2​0​1​8​/​0​1​/​0​8​/​p​f​i​z​e​r​-​a​l​z​h​e​i​m​e​r​s​-​d​r​u​g​-​r​e​s​e​a​r​c​h​-​e​nd/; https://​mron​li​ne​.org/​2​0​1​8​/​0​1​/​1​6​/​p​r​o​f​i​t​s​-​b​e​f​o​r​e​-​p​e​o​p​l​e​-​c​a​p​i​t​a​l​i​s​t​s​-​a​b​a​n​d​o​n​-​a​l​z​h​e​i​m​e​r​s​-​a​n​d​-​p​a​r​k​i​n​s​o​n​s​-​r​e​s​e​a​rch; https://​www​.the​guar​dian​.com/​c​o​m​m​e​n​t​i​s​f​r​e​e​/​2​0​1​3​/​f​e​b​/​2​2​/​h​i​v​-​a​i​d​s​-​d​e​a​t​h​s​-​p​h​a​r​m​a​c​e​u​t​i​c​a​l​-​i​n​d​u​s​try; Finan­cial Times, 29 de diciem­bre de 2014, p. 5; https://​www​.ft​.com/​c​o​n​t​e​n​t​/​f​0​f​f​8​e​d​2​-​8​6​b​4​-​1​1​e​4​-​9​c​2​d​-​0​0​1​4​4​f​e​a​b​dc0; http://tjn-usa.org/storage/documents/The_Price_of_Offshore_Revisited_-_22-07–2012.pdf; https://​www​.bmj​.com/​c​o​n​t​e​n​t​/​3​4​5​/​b​m​j​.​e​4​348..

¡Qué decir del tra­ba­jo! Marx cons­ta­ta­ba que con el paso del tiem­po la pro­duc­ti­vi­dad seguía aumen­tan­do, con lo que se libe­ra­ba tiem­po para el pleno desa­rro­llo del indi­vi­duo. «Cuan­to menos tiem­po nece­si­ta la socie­dad para pro­du­cir tri­go, gana­do, etc., más tiem­po con­si­gue para otra pro­duc­ción, mate­rial o espi­ri­tual. […] Aho­rrar tiem­po de tra­ba­jo equi­va­le a aumen­tar el tiem­po libre, es decir, el tiem­po para el pleno desa­rro­llo de la per­so­na. […] Tiem­po libre, que es a la vez tiem­po de ocio y tiem­po para una acti­vi­dad supe­rior» Marx, K.: Grun­dris­se, p. 119 y 625. [Cita­do en cas­te­llano en http://books.google.es/books?id=2waeBBGARLQC&pg=PA74&lpg=PA74&dq=cuanto+menos+tiempo+necesita+una+sociedad+para+producir+trigo,+ganado+Marx&source=bl&ots=wzc9PKRsMo&sig=lBnsOcBSF34ZmwVto_1B0SzHW-4&hl=en&sa=X&ved=2ahUKEwikxaadkovdAhVJaBoKHbwAAsIQ6AEwBHoECAYQAQ#v=onepage&q=cuanto%20menos%20tiempo%20necesita%20una%20sociedad%20para%20producir%20trigo%2C%20ganado%20Marx&f=false.]. El hecho de que ya no se viva para tra­ba­jar sino a la inver­sa crea un nue­vo tipo de ser humano: «El tiem­po libre ha trans­for­ma­do a su posee­dor en otro suje­to» Marx, K.: Grun­dris­se, p. 119 y 625 . [Cita­do en cas­te­llano en http://books.google.es/books?id=fGq7DgAAQBAJ&pg=PT71&lpg=PT71&dq=este+tiempo+libre+transforma+a+su+poseedor+en+un+sujeto+diferente.+Marx&source=bl&ots=LVzraY5Ist&sig=vcWrWhqtBafusA62pbYSV6eL4CQ&hl=en&sa=X&ved=2ahUKEwi3zvyYlovdAhWPCuwKHQkwCp8Q6AEwAnoECAgQAQ#v=onepage&q=este%20tiempo%20libre%20transforma%20a%20su%20poseedor%20en%20un%20sujeto%20diferente.%20Marx&f=false.]. Aumen­ta el nivel cul­tu­ral, el pla­cer es más sofis­ti­ca­do. La per­so­na tra­ba­ja­do­ra expe­ri­men­ta «un pla­cer mayor, inclu­so men­tal­men­te, se impli­ca en su pro­pio inte­rés, lee perió­di­cos, asis­te a con­fe­ren­cias, edu­ca a sus hijos, desa­rro­lla sus gus­tos, etc.» Marx, K.: Grun­dris­se, p. 226..

En 1830 un obre­ro bel­ga tra­ba­ja­ba 72 horas a la sema­na. En 1913 había 60 horas de tra­ba­jo sema­nal; en 1940, 48 horas y en 1970, 40 horas https://​our​worl​din​da​ta​.org/​w​o​r​k​i​n​g​-​h​o​urs.. La razón es sim­ple: la pro­duc­ti­vi­dad, lo que una per­so­na obre­ra crea en valor por hora de media, no ha deja­do de aumen­tar y sigue aumen­tan­do. En 1970 una per­so­na obre­ra pro­du­cía de media ocho veces más que hace cien años. A prin­ci­pios de este siglo ya era 14 veces más Se cal­cu­la sobre la base de Mad­di­son A., Con­tours of The World Eco­nomy, I-2030AD, Oxford 2007, p. 377 en 379.. Por con­si­guien­te, sería de espe­rar que con el paso del tiem­po el tiem­po de tra­ba­jo siga dis­mi­nu­yen­do. Key­nes, uno de los eco­no­mis­tas más repu­tados, pre­veía ya en 1930 que sus nie­tos solo ten­drían que tra­ba­jar 15 horas a la sema­na para tener una vida cómo­da http://​www​.econ​.yale​.edu/​s​m​i​t​h​/​e​c​o​n​1​1​6​a​/​k​e​y​n​e​s​1​.​pdf, p. 5.. Pero no tenía en cuen­ta las rela­cio­nes de pro­pie­dad capi­ta­lis­tas. En vez de hacer dis­mi­nuir la can­ti­dad de horas de tra­ba­jo se nos obli­ga a tra­ba­jar cada vez más y duran­te más tiem­po para satis­fa­cer el «ham­bre insa­cia­ble de tra­ba­jo exce­den­te» Marx, K.: Le Capi­tal, libro I, p. 312. (el tra­ba­jo exce­den­te es el tra­ba­jo no remu­ne­ra­do que es la base del bene­fi­cio del capi­ta­lis­ta, véa­se pun­to 2).

Es indu­da­ble que el capi­ta­lis­mo ha pro­du­ci­do mucha rique­za, pero de mane­ra muy desigual. Aho­ra bien, ¿cuán­to tiem­po que­re­mos espe­rar toda­vía para satis­fa­cer las nece­si­da­des bási­cas de todas las per­so­nas? El capi­ta­lis­mo se com­por­ta de for­ma inhu­ma­na y anti­so­cial cuan­do lo exi­ge el bene­fi­cio. Des­tru­ye la natu­ra­le­za y el cli­ma si lo requie­re el bene­fi­cio. Bajo las rela­cio­nes de pro­pie­dad capi­ta­lis­tas es impo­si­ble ali­men­tar a todo el mun­do, pre­ver medi­ca­men­tos a un pre­cio razo­na­ble para todos, tra­ba­jar para vivir en vez de lo con­tra­rio. «La pro­pie­dad pri­va­da bur­gue­sa moder­na es la últi­ma y más aca­ba­da expre­sión del modo de pro­duc­ción y de apro­pia­ción de lo pro­du­ci­do basa­do en los anta­go­nis­mos de cla­se, en la explo­ta­ción de los unos por los otros» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 18. [En cas­te­llano https://​webs​.ucm​.es/​i​n​f​o​/​b​a​s​/​e​s​/​m​a​r​x​-​e​n​g​/​4​7​m​p​c​/​i​2​.​htm.]. Estas pala­bras son más actua­les que nun­ca.

El capi­ta­lis­mo ha crea­do sufi­cien­te plus­va­lía para eli­mi­nar defi­ni­ti­va­men­te la penu­ria y, por lo tan­to, la exis­ten­cia de cla­ses. Aho­ra bien, solo el socia­lis­mo es capaz de rea­li­zar­lo. «Si el hom­bre está for­ma­do por su entorno las cir­cuns­tan­cias tie­ne que hacer­se huma­nas» Engels, F. y Marx, K.: La Sain­te Fami­lle, 1845, http://​www​.lut​te​de​clas​se​.org/​m​a​r​x​i​s​m​e​/​s​a​i​n​t​e​_​f​a​m​i​l​l​e​.​pdf, p. 76.. Para ello será nece­sa­rio que la eco­no­mía no esté en manos de una peque­ña eli­te. «El ras­go dis­tin­ti­vo del comu­nis­mo no es la abo­li­ción de la pro­pie­dad en gene­ral, sino la abo­li­ción de la pro­pie­dad bur­gue­sa. […] En este sen­ti­do, los comu­nis­tas pue­den resu­mir su teo­ría en esta fór­mu­la úni­ca: abo­li­ción de la pro­pie­dad pri­va­da» Engels, F. y Marx, K.: Mani­fes­te du Par­ti com­mu­nis­te, p. 18. [En cas­te­llano https://​webs​.ucm​.es/​i​n​f​o​/​b​a​s​/​e​s​/​m​a​r​x​-​e​n​g​/​4​7​m​p​c​/​i​2​.​htm.].

Interés por la naturaleza

La con­cien­cia eco­ló­gi­ca en el seno del mun­do indus­trial se creó hace cin­cuen­ta años, impul­sa­da sobre todo por el Club de Roma. En los diez últi­mos años la degra­da­ción cli­má­ti­ca ha fomen­ta­do esta con­cien­cia. En el siglo XIX toda­vía no exis­tía esta con­cien­cia. Rei­na­ba enton­ces la creen­cia en el pro­gre­so basa­da en los gran­des avan­ces tec­no­ló­gi­cos de la épo­ca. Marx era hijo de su tiem­po y no le era ajeno un cier­to opti­mis­mo tec­no­ló­gi­co. No obs­tan­te, en sus escri­tos tam­bién encon­tra­mos al mis­mo tiem­po un pro­fun­do aná­li­sis del impac­to del ser humano sobre la natu­ra­le­za, algo bas­tan­te úni­co en su tiem­po. Cons­ta­ta que la domi­na­ción ili­mi­ta­da del ser humano sobre la natu­ra­le­za es inhe­ren­te al capi­ta­lis­mo. Fue uno de los raros pen­sa­do­res del siglo XIX que abor­dó de mane­ra fran­ca el inte­rés por la natu­ra­le­za, lo que lo con­vier­te en un pio­ne­ro del pen­sa­mien­to eco­ló­gi­co actual.

Ya en sus pri­me­ros escri­tos Marx inte­gra­ba en su aná­li­sis tan­to los fac­to­res geo­grá­fi­cos y cli­ma­to­ló­gi­cos como el efec­to que estos fac­to­res tenían sobre el ser humano. «Toda his­to­rio­gra­fía tie­ne nece­sa­ria­men­te que par­tir de estos fun­da­men­tos natu­ra­les y de la modi­fi­ca­ción que expe­ri­men­tan en el cur­so de la his­to­ria por la acción de los hom­bres» Engels, F. y Marx, K.: L’idéologie alle­man­de, p. 12. [En cas­te­llano http://​per​so​na​les​.uni​can​.es/​g​o​n​z​a​l​e​o​f​/​C​u​r​s​o​_​T​e​X​/​d​o​c​s​/​p​a​g​i​n​a​s​/​M​a​r​x​_​1​.​pdf.]. La teo­ría del valor, que es el cen­tro de la obra de Marx, no se limi­ta úni­ca­men­te al tra­ba­jo. El tra­ba­jo Y la natu­ra­le­za son las fuen­tes de la plus­va­lía. «El tra­ba­jo […] no es la fuen­te úni­ca […] de la rique­za mate­rial. El tra­ba­jo es el padre de ésta, como dice William Petty, y la tie­rra, su madre» Marx, K.: Le Capi­tal, libro I, p. 99. [En cas­te­llano https://​webs​.ucm​.es/​i​n​f​o​/​b​a​s​/​e​s​/​m​a​r​x​-​e​n​g​/​c​a​p​i​t​a​l​1​/​1​.​htm.].

Para poder sobre­vi­vir el ser humano debe tra­ba­jar y domi­nar la natu­ra­le­za. Con­tra­ria­men­te al ani­mal, «el hom­bre […] modi­fi­ca la natu­ra­le­za y […] la domi­na» Engels, F.: Dia­lec­ti­que de la natu­re, 1883, https://​www​.mar​xists​.org/​f​r​a​n​c​a​i​s​/​e​n​g​e​l​s​/​w​o​r​k​s​/​1​8​8​3​/​0​0​/​e​n​g​e​l​s​_​d​i​a​l​e​c​t​i​q​u​e​_​n​a​t​u​r​e​.​pdf, p. 141., afir­ma­ba Engels. Marx y Engels recha­za­ban todo enfo­que román­ti­co o sen­ti­men­tal de la madre tie­rra. «Las cien­cias moder­nas […] con la moder­na indus­tria han revo­lu­cio­na­do toda la natu­ra­le­za y pues­to fin a la acti­tud infan­til del hom­bre hacia ella» Engels, F. y Marx, K.: Rezen­sion: G. Fr. Dau­mer, «Die Reli­gion des neuen Wel­tal­ters. Ver­such einer com­bi­na­to­risch-apho­ris­tis­chen Grund­le­gung», 1850, http://​hiaw​.org/​d​e​f​c​o​n​6​/​w​o​r​k​s​/​1​8​5​0​/​0​2​/​d​a​u​m​e​r​.​h​tml. [Cita­do en cas­te­llano en https://​radio​za​pa​tis​ta​sud​.files​.word​press​.com/​2​0​1​1​/​1​1​/​b​e​l​l​a​m​y​-​f​o​s​t​e​r​-​j​o​h​n​-​l​a​-​e​c​o​l​o​g​c​3​a​d​a​-​d​e​-​m​a​r​x​.​pdf.].

Pues­to que el ser humano está subor­di­na­do a la natu­ra­le­za, tam­bién depen­de de ella y debe cui­dar­la. «Que el hom­bre vive de la natu­ra­le­za quie­re decir que la natu­ra­le­za es su cuer­po, con el cual ha de man­te­ner­se en pro­ce­so con­ti­nuo para no morir» Marx, K.: Manus­crits de 1844, p. 60. [En cas­te­llano https://www.marxists.org/espanol/m-e/1840s/manuscritos/man1.htm#1–3.] . «Todo nos recuer­da a cada paso que el hom­bre no domi­na, ni mucho menos, la natu­ra­le­za a la mane­ra de un con­quis­ta­dor domi­na un pue­blo extran­je­ro, es decir, como alguien que es ajeno a la natu­ra­le­za, sino que for­ma­mos par­te de ella con nues­tra car­ne, nues­tra san­gre y nues­tro cere­bro, que nos halla­mos en medio de ella y que todo nues­tro domi­nio sobre la natu­ra­le­za y la ven­ta­ja que en esto lle­va­mos a las demás cria­tu­ras con­sis­te en la posi­bi­li­dad de lle­gar a cono­cer sus leyes y de saber apli­car­las acer­ta­da­men­te» Engels, F.: Dia­lec­ti­que de la natu­re, p. 141. [En cas­te­llano http://archivo.juventudes.org/textos/Friedrich%20Engels/Dialectica%20de%20la%20Naturaleza.pdf.]. «Una socie­dad ente­ra, una nación, ni siquie­ra todas las socie­da­des con­tem­po­rá­neas jun­tas son pro­pie­ta­rias de las tie­rra. Solo la apro­ve­chan en usu­fruc­to y como boni patres fami­lias tie­ne que legár­se­la mejo­ra­da a las gene­ra­cio­nes pos­te­rio­res» Marx, K.: Le Capi­tal, libro III, p. 351. [Cita­do en cas­te­llano en http://books.google.es/books?id=zZtPtQciv9UC&pg=PA207&lpg=PA207&dq=sociedad+naci%C3%B3n+entera++propietarias+de+la+tierra+usufructo+generaciones+El+capital+III&source=bl&ots=83xeZ57QY3&sig=rY7dGeRxXhCvkoC8OpvpUj_eJXY&hl=en&sa=X&ved=2ahUKEwj9gLyN34zdAhVLPBoKHas5DjYQ6AEwAHoECAEQAQ#v=onepage&q=sociedad%20naci%C3%B3n%20entera%20%20propietarias%20de%20la%20tierra%20usufructo%20generaciones%20El%20capital%20III&f=false.]. Esta últi­ma cita se escri­bió hace 150 años, pero se podría haber extraí­do de un dis­cur­so pro­nun­cia­do en una recien­te cum­bre sobre el cli­ma.

Marx cons­ta­ba que el desa­rro­llo eco­nó­mi­co en su épo­ca tenía un gran impac­to nega­ti­vo en el medioam­bien­te. «Con el aumen­to de la pro­duc­ción y el aumen­to de la pro­duc­ti­vi­dad en el tra­ba­jo […] aumen­ta la can­ti­dad de mate­rias pri­mas uti­li­za­das en el pro­ce­so de pro­duc­ción coti­diano» Marx, K.: Le Capi­tal. Cri­ti­que de l’économie poli­ti­que, libro II, 1885, http://​inven​tin​.lau​tre​.net/​l​i​v​r​e​s​/​M​A​R​X​-​L​e​-​C​a​p​i​t​a​l​-​L​i​v​r​e​-​2​.​pdf, p. 62.. «El desa­rro­llo de la cul­tu­ra y de la indus­tria se ha tra­du­ci­do siem­pre en la ten­den­cia colo­sal a des­truir los bos­ques y todo lo que se ha inten­ta­do para la con­ser­va­ción y pro­duc­ción de la rique­za fores­tal repre­sen­ta un fac­tor ver­da­de­ra­men­te insig­ni­fi­can­te al lado de aque­lla ten­den­cia» Marx, K.: Capi­tal, volu­men II, p. 106. [En cas­te­llano http://juango.es/files/Karl-Marx—El-capital-II.pdf.]. Se alte­ra el equi­li­brio entre el ser humano y la natu­ra­le­za, lo que se expre­sa, entre otras cosas, en el ago­ta­mien­to de las tie­rras agrí­co­las. «Con la pre­pon­de­ran­cia ince­san­te­men­te cre­cien­te de la pobla­ción urba­na, acu­mu­la­da en gran­des cen­tros por la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, esta por una par­te acu­mu­la la fuer­za motriz his­tó­ri­ca de la socie­dad y por otra per­tur­ba el meta­bo­lis­mo entre el hom­bre y la tie­rra, esto es, el retorno al sue­lo de aque­llos ele­men­tos cons­ti­tu­ti­vos del mis­mo que han sido con­su­mi­dos por el hom­bre bajo la for­ma de ali­men­to y ves­ti­men­ta, retorno que es con­di­ción natu­ral eter­na de la fer­ti­li­dad per­ma­nen­te del sue­lo» Marx, K.: Le Capi­tal, libro I, p. 615. [En cas­te­llano http://books.google.es/books?id=twPVDQAAQBAJ&pg=PA584&lpg=PA584&dq=preponderancia+poblaci%C3%B3n+urbana+fuerza+motriz+metabolismo+tierra+El+capital&source=bl&ots=tmbqgagzs7&sig=a3gzQLO3p6lyBkQxf4lx8-4FH94&hl=en&sa=X&ved=2ahUKEwi2-6rB6IzdAhVR6RoKHZSLBjoQ6AEwAXoECAkQAQ#v=onepage&q=preponderancia%20poblaci%C3%B3n%20urbana%20fuerza%20motriz%20metabolismo%20tierra%20El%20capital&f=false.]. «La explo­ta­ción y el saqueo de los recur­sos de los sue­los […] sus­ti­tu­yen el cul­ti­vo cons­cien­te y racio­nal […], lo cual es una con­di­ción nece­sa­ria para la exis­ten­cia y per­pe­tua­ción de la cade­na ali­men­ta­ria para las gene­ra­cio­nes futu­ras del hom­bre» Marx, K.: Le Capi­tal, libro III, p. 366..

Su con­clu­sión es cla­ra: «La pro­duc­ción capi­ta­lis­ta […] no desa­rro­lla la téc­ni­ca y la com­bi­na­ción del pro­ce­so social de pro­duc­ción sino soca­van­do al mis­mo tiem­po los dos manan­tia­les de toda rique­za: la tie­rra y el tra­ba­ja­dor […] Este pro­ce­so de des­truc­ción es tan­to más rápi­do cuan­to más tome un país –el caso de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, por ejem­plo– a la gran indus­tria como pun­to de par­ti­da y fun­da­men­to de su desa­rro­llo» Marx, K.: Le Capi­tal, libro I, p. 617 et 616. [En cas­te­llano http://books.google.es/books?id=twPVDQAAQBAJ&pg=PA584&lpg=PA584&dq=preponderancia+poblaci%C3%B3n+urbana+fuerza+motriz+metabolismo+tierra+El+capital&source=bl&ots=tmbqgagzs7&sig=a3gzQLO3p6lyBkQxf4lx8-4FH94&hl=en&sa=X&ved=2ahUKEwi2-6rB6IzdAhVR6RoKHZSLBjoQ6AEwAXoECAkQAQ#v=onepage&q=preponderancia%20poblaci%C3%B3n%20urbana%20fuerza%20motriz%20metabolismo%20tierra%20El%20capital&f=false.]. Engels nos advier­te: «No debe­mos […] lison­jear­nos dema­sia­do de nues­tras vic­to­rias huma­nas sobre la natu­ra­le­za. Esta se ven­ga de noso­tros por cada una de las derro­tas que le infe­ri­mos» Engels, F.: Dia­lec­ti­que de la natu­re, p. 141. [En cas­te­llano http://archivo.juventudes.org/textos/Friedrich%20Engels/Dialectica%20de%20la%20Naturaleza.pdf.].

Marx no se con­ten­ta con esta con­clu­sión. Bus­ca tam­bién por qué el capi­ta­lis­mo explo­ta a ultran­za la natu­ra­le­za. En su afán de lucro el capi­tal redu­ce todo a mer­can­cía. Se redu­cen los bie­nes a su valor de inter­cam­bio en detri­men­to de su valor de uso. «Un pro­duc­to se con­vier­te en una mer­can­cía que pue­de ser inter­cam­bia­da. Una mer­can­cía se trans­for­ma en valor de cam­bio […] en dine­ro» Marx, K.: Grun­dris­se, p. 93.. Nada esca­pa a esta codi­cia, ni siquie­ra «los hue­sos de los san­tos». La natu­ra­le­za des­apa­re­ce así en «la gran retor­ta social a la que todo se arro­ja para que sal­ga de allí con­ver­ti­do en cris­tal de dine­ro» Marx, K.: Le Capi­tal, libro I, p. 199. [En cas­te­llano https://​webs​.ucm​.es/​i​n​f​o​/​b​a​s​/​e​s​/​m​a​r​x​-​e​n​g​/​c​a​p​i​t​a​l​1​/​3​.​htm.]. El capi­ta­lis­mo no ve el entorno natu­ral como algo que hay que que­rer y dis­fru­tar, sino como un medio del afán de lucro y para lograr aún más acu­mu­la­ción de capi­tal. Por pri­me­ra vez «la natu­ra­le­za se trans­for­ma en puro obje­to para el hom­bre, en pura cosa uti­li­ta­ria; deja de ser reco­no­ci­da en tan­to poten­cia para sí» Marx, K.: Grun­dris­se, p. 339. [Cita­do en cas­te­llano en http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​6​845.].

Un sis­te­ma impul­sa­do por la acu­mu­la­ción de capi­tal es un sis­te­ma que no se detie­ne nun­ca. El capi­ta­lis­mo es como una bici­cle­ta que debe cir­cu­lar cons­tan­te­men­te para no caer. Tar­de o tem­prano la fini­tud de la natu­ra­le­za entra en con­tra­dic­ción con la sed insa­cia­ble de bene­fi­cios. «Tal es la ley [ley de la com­pe­ten­cia que lle­va a la acu­mu­la­ción] que saca cons­tan­te­men­te de su vie­jo cau­ce a la pro­duc­ción bur­gue­sa y obli­ga al capi­tal a tener cons­tan­te­men­te en ten­sión las fuer­zas pro­duc­ti­vas del tra­ba­jo, […]; la ley que no le deja pun­to de sosie­go y le susu­rra ince­san­te­men­te al oído: ¡Ade­lan­te! ¡Ade­lan­te!» Marx, K.: Tra­vail sala­rié et capi­tal, 1849, http://​www​.karl​marx​.fr/​d​o​c​u​m​e​n​t​s​/​m​a​r​x​-​1​8​4​9​-​t​r​a​v​a​i​l​-​s​a​l​a​i​r​i​e​-​c​a​p​i​t​a​l​.​pdf, p. 18. [En cas­te­llano https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​m​-​e​/​1​8​4​0​s​/​4​9​-​t​r​a​b​2​.​htm.]. La exi­gen­cia de la acu­mu­la­ción debi­do a la com­pe­ten­cia hace que los capi­ta­lis­tas ten­gan pocos escrúpulos.»«Après moi le délu­ge!» [¡Des­pués de mí el dilu­vio!] es la divi­sa de todo capi­ta­lis­ta y de toda nación capi­ta­lis­ta» Marx, K.: Le Capi­tal, libro I, p. 351. [En cas­te­llano http://​mar​xis​mo​.school/​f​i​l​e​s​/​2​0​1​7​/​0​9​/​M​a​r​x​_​E​l​-​c​a​p​i​t​a​l​_​T​o​m​o​-​1​_​V​o​l​.​-​1​.​pdf.].

Según Marx, para aca­bar con esta depre­da­ción hay que abo­lir la pro­pie­dad pri­va­da. «Des­de el pun­to de vis­ta de una for­ma­ción eco­nó­mi­ca supe­rior de la socie­dad la pro­pie­dad pri­va­da de algu­nos indi­vi­duos sobre la tie­rra pare­ce­rá algo tan mons­truo­so como la pro­pie­dad pri­va­da de un hom­bre sobre su seme­jan­te» Marx, K.: Le Capi­tal, libro III, p. 351. [En cas­te­llano https://books.google.es/books?id=AqRjDwAAQBAJ&pg=PT2234&lpg=PT2234&dq=la+propiedad+privada+de+algunos+individuos+sobre+la+tierra+parecer%C3%A1+algo+tan&source=bl&ots=Zb56nQl-bB&sig=tKrm_qW0buo_OqRIJ5aXvHQy09I&hl=en&sa=X&ved=2ahUKEwihiqOj0I3dAhXR_KQKHTi-D_AQ6AEwAXoECAkQAQ#v=onepage&q=la%20propiedad%20privada%20de%20algunos%20individuos%20sobre%20la%20tierra%20parecer%C3%A1%20algo%20tan&f=false.]. La rela­ción per­tur­ba­da entre el ser humano y la natu­ra­le­za solo se podrá solu­cio­nar si se con­tro­la la fuer­za cie­ga de la acu­mu­la­ción de capi­tal y los medios de pro­duc­ción se con­vier­ten en pro­pie­dad común. «El comu­nis­mo […] es la reso­lu­ción defi­ni­ti­va del anta­go­nis­mo entre el hom­bre y la natu­ra­le­za, y entre el hom­bre y el hom­bre» Marx, K.: Manus­crits de 1844, p. 82. [Cita­do en cas­te­llano en http://​ict​.edu​.ar/​r​e​n​o​v​a​c​i​o​n​/​w​p​-​c​o​n​t​e​n​t​/​u​p​l​o​a​d​s​/​2​0​1​1​/​0​6​/​F​r​a​g​m​e​n​t​o​s​-​d​e​-​M​a​r​x​-​y​-​e​j​e​r​c​i​c​i​o​s​.​pdf.].

La céle­bre escri­to­ra y acti­vis­ta Nao­mi Klein lle­ga a una con­clu­sión simi­lar. En su libro sobre el cli­ma afir­ma que el mun­do se enfren­ta a una elec­ción deci­si­va: sal­var el capi­ta­lis­mo o sal­var el cli­ma Klein, N., Tout peut chan­ger. Capi­ta­lis­me et chan­ge­ment cli­ma­ti­que, Arles, 2015. [Esto lo cam­bia todo: el capi­ta­lis­mo con­tra el cli­ma, Bar­ce­lo­na, Pai­dós, 2015; tra­duc­ción al cas­te­llano de Albino San­tos Mos­que­ra.]. Esta elec­ción se plan­tea cla­ra­men­te en el sec­tor de la ener­gía fósil, el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de la emi­sión de CO2. Las 200 socie­da­des más gran­des de petró­leo, gas y car­bón tie­nen un valor de mer­ca­do común de 4 billo­nes de dóla­res y hacen unos bene­fi­cios anua­les de dece­nas de miles de millo­nes http://​www​.eco​no​mist​.com/​n​e​w​s​/​b​u​s​i​n​e​s​s​/​2​1​5​7​7​0​9​7​-​e​i​t​h​e​r​-​g​o​v​e​r​n​m​e​n​t​s​-​a​r​e​-​n​o​t​-​s​e​r​i​o​u​s​-​a​b​o​u​t​-​c​l​i​m​a​t​e​-​c​h​a​n​g​e​-​o​r​-​f​o​s​s​i​l​-​f​u​e​l​-​f​i​r​m​s​-​are.. Si que­re­mos man­te­ner el aumen­to de la tem­pe­ra­tu­ra por deba­jo de 2 gra­dos nues­tros gigan­tes ener­gé­ti­cos no deben tocar entre el 60% y el 80% de sus reser­vas The Eco­no­mist, 14 de noviem­bre de 2015, pp. 55–56; http://​www​.eco​no​mist​.com/​n​e​w​s​/​b​u​s​i​n​e​s​s​/​2​1​6​7​8​2​1​9​-​s​o​m​e​-​o​i​l​-​m​a​j​o​r​s​-​a​r​e​-​s​t​i​l​l​-​d​u​c​k​i​n​g​-​i​s​s​u​e​-​g​l​o​b​a​l​-​w​a​r​m​i​n​g​-​n​o​d​d​i​n​g​-​d​o​n​k​eys.. En el mar­co del capi­ta­lis­mo esto es desas­tro­so para las pers­pec­ti­vas de bene­fi­cio, hun­di­ría inme­dia­ta­men­te su valor bur­sá­til.

Estos gigan­tes no tole­ran ata­que alguno con­tra su impe­rio eco­nó­mi­co o finan­cie­ro, aun­que haya con­si­de­ra­cio­nes eco­ló­gi­cas o inclu­so esté ame­na­za­do el futu­ro del pla­ne­ta. Cada año siguen invir­tien­do sin tra­ba algu­na cien­tos de millo­nes de dóla­res en la bús­que­da de nue­vas reser­vas Unbur­na­ble Car­bon 2013. Was­ted capi­tal and stran­ded assets, http://​car​bon​trac​ker​.live​.kiln​.it/​U​n​b​u​r​n​a​b​l​e​-​C​a​r​b​o​n​-​2​-​W​e​b​-​V​e​r​s​i​o​n​.​pdf, p. 33; Car­bon reser­ves held by top fos­sil fuel com­pa­nies soar, https://​www​.the​guar​dian​.com/​e​n​v​i​r​o​n​m​e​n​t​/​2​0​1​5​/​a​p​r​/​1​9​/​c​a​r​b​o​n​-​r​e​s​e​r​v​e​s​-​h​e​l​d​-​b​y​-​t​o​p​-​f​o​s​s​i​l​-​f​u​e​l​-​c​o​m​p​a​n​i​e​s​-​s​oar.. Mien­tras tan­to, los valo­res bur­sá­ti­les de los mono­po­lios ener­gé­ti­cos van muy bien. Como si no pasa­ra nada supo­nen, de acuer­do con los mer­ca­dos finan­cie­ros y los accio­nis­tas, que el mun­do polí­ti­co no cum­pli­rá lo pro­me­ti­do res­pec­to a los obje­ti­vos cli­má­ti­cos. Según Jef­frey Sachs, ase­sor de la ONU, «los gru­pos de pre­sión están gana­do […] el res­to del mun­do está per­dien­do, sobre todo por­que los gru­pos de pre­sión de los com­bus­ti­bles fósi­les están bien orga­ni­za­dos […]. Esta situa­ción tie­ne que cam­biar urgen­te­men­te antes de que sea dema­sia­do tar­de» Finan­cial times, 167 de noviem­bre de 2013, p. 9; https://​www​.ft​.com/​c​o​n​t​e​n​t​/​8​2​5​1​f​d​8​6​-​4​d​e​8​-​1​1​e​3​-​8​f​a​5​-​0​0​1​4​4​f​e​a​b​dc0..

El calen­ta­mien­to cli­má­ti­co no se pue­de dete­ner en el mar­co de la lógi­ca del bene­fi­cio. Según The Eco­no­mist, por­ta­voz de la eli­te eco­nó­mi­ca mun­dial, el pre­cio finan­cie­ro es dema­sia­do ele­va­do para dete­ner el calen­ta­mien­to cli­má­ti­co y de ahí su con­clu­sión cíni­ca: «Una acción glo­bal no deten­drá el cam­bio cli­má­ti­co. El mun­do debe bus­car como vivir con ello». Aho­ra bien, no hay que depri­mir­se por eso: según The Eco­no­mist, a con­se­cuen­cia del calen­ta­mien­to cli­má­ti­co toda­vía se pue­de sacar mucho bene­fi­cio. Con todos los diques nue­vos que hay que cons­truir las cons­truc­to­ras tie­ne un mag­ní­fi­co por­ve­nir ante sí. Con todas las catás­tro­fes por venir las empre­sas de segu­ros van a hacer nego­cios redon­dos. El calen­ta­mien­to cli­má­ti­co tam­bién será bueno para la medi­ci­na tro­pi­cal «Adap­ting to cli­ma­te chan­ge. Facing the con­se­quen­ces», The Eco­no­mist, 27 de noviem­bre de 2010, p. 79–82; https://​www​.eco​no​mist​.com/​n​o​d​e​/​1​7​5​7​2​735.… Des­pués de noso­tros el dilu­vio, en sen­ti­do total­men­te lite­ral.

La polí­ti­ca cli­má­ti­ca es dema­sia­do impor­tan­te para dejar­la en manos de los gigan­tes ener­gé­ti­cos y de su lógi­ca del bene­fi­cio. Debe­mos aca­bar con su omni­po­ten­cia con el fin de crear mar­gen para una polí­ti­ca cli­má­ti­ca res­pon­sa­ble. O, según las pala­bras de Marx, es impor­tan­te «[regu­lar] racio­nal­men­te ese meta­bo­lis­mo suyo con la natu­ra­le­za ponién­do­lo bajo su con­trol colec­ti­vo, en vez de ser domi­na­dos por él como por un poder cie­go» Marx, K.: Le Capi­tal, libro III, p. 370.. Este es el gran reto al que se enfren­ta la gene­ra­ción actual.

Marc Van­de­pit­te

29 de agos­to de 2018

Fuen­te: https://​www​.inves​ti​gac​tion​.net/​f​r​/​p​o​u​r​q​u​o​i​-​m​a​r​x​-​a​v​a​i​t​-​r​a​i​s​on/
[Tra­du­ci­do del fran­cés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bas­tos.]

Bibliografía

Ander­son, P.: In the Tracks of His­to­ri­cal Mate­ria­lism, Lon­dres, 1983.

Calli­ni­cos, A.: The revo­lu­tio­nary ideas of Marx, Lon­dres, 1983.

Eagle­ton, T., Why Marx was right, New Haven, 2011.

Fos­ter, J.: Marx’s Eco­logy. Mate­ria­lism and Natu­re, New York, 2000.

Har­nec­ker, M.: Los con­cep­tos de la teo­ría gene­ral del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, Bue­nos Aires, 1985.

Kohan, N.: El capi­tal. His­to­ria y méto­do (una intro­duc­ción), La Haba­na, 2004.

Kurz, M. (ed.): Marx Lesen! Die wich­tigs­ten Tex­te von Karl Marx, Franc­fort-sur-le-Main, 2008.

Lied­man, J.: A World to Win. The Life and Works of Karl Marx, Lon­dres, 2018.

Losur­do, D.: La lut­te des clas­ses. Une his­to­ire poli­ti­que et phi­lo­sop­hi­que, París, 2016.

Mili­band, R.: Poli­tie­ke theo­rie van het mar­xis­me, Ams­ter­dam. 1977.

Van Bla­del, L.: Kern­ge­dach­ten van Karl Marx, Anvers, 1981.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: