Julio Borges y el PNV: hermanos de clase con el mismo amo

Las gen­tes de bien cono­ce­mos la per­so­na­li­dad reac­cio­na­ria y el cre­do polí­ti­co de Julio Bor­ges, uno de los ins­tru­men­tos más noto­rios del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano en la actua­li­dad. Un ins­tru­men­to es un obje­to uti­li­za­ble y desecha­ble, un medio para un fin bus­ca­do por el suje­to que lo crea­do y que lo emplea, o que lo ha com­pra­do o sobor­na­do o corrom­pi­do o coop­ta­do para sus fines, aun­que no lo haya crea­do. Por ejem­plo, la Coro­na espa­ño­la no creó al nacio­na­lis­mo peque­ño bur­gués vas­co, al PNV para enten­der­nos, pero sí lo ha inte­gra­do y sub­su­mi­do en su lógi­ca subim­pie­ria­li­sa como ins­tru­men­to muy impor­tan­te en el saqueo de Nues­tra­mé­ri­ca.

La recien­te pre­sen­cia del Rey de los espa­ño­les y de su pre­si­den­te Sán­chez en Gua­te­ma­la para refor­zar la pene­tra­ción del subim­pe­ria­lis­mo espa­ñol en Nues­tra­mé­ri­ca es el nudo gor­diano que, al rom­per­lo, nos des­cu­bre las razo­nes de fon­do de la visi­ta a Eus­kal Herria de Julio Bor­ges en unas espu­rias jor­na­das de legi­ti­ma­ción del papel de la bur­gue­sía vas­ca en el saqueo de Nues­tra­mé­ri­ca para mayor glo­ria del capi­ta­lis­mo espa­ñol y del euro­im­pe­ria­lis­mo. Que nadie se enga­ñe por­que lo pri­me­ro es lo pri­me­ro y en don­de hay patrón no man­da mari­ne­ro: el PNV ha traí­do a Julio Bor­ges a Bil­bo para inten­tar into­xi­car­nos con sus reac­cio­na­rias ideas solo des­pués de que el poder espa­ñol haya mar­ca­do líneas estra­té­gi­cas en Gua­te­ma­la, no antes. La bur­gue­sía vas­co-espa­ño­la ha espe­ra­do obe­dien­te­men­te su turno secun­da­rio para, des­pués, defen­der sus par­cia­les intere­ses den­tro del subim­pe­ria­lis­mo espa­ñol.

Leyen­do el pro­gra­ma de los XI Diá­lo­gos de Bil­bao –Amé­ri­ca Lati­na entre el dra­ma, el popu­lis­mo y la espe­ran­za– a cele­brar el pró­xi­mo 23 de noviem­bre en la sede ofi­cial del PNV, con la par­ti­ci­pa­ción de la auto­ri­ta­ria y mili­ta­ris­ta dere­cha demo­cris­tia­na euro­pea del PED-EDP, vemos la par­ti­ci­pa­ción de títe­res de nula cali­dad inte­lec­tual-crí­ti­ca pero de mucha sim­bo­lo­gía retró­gra­da, entre ellos el neo­fas­cis­ta Julio Bor­ges, que diva­ga­rán sobre su «demo­cra­cia», sobre Euro­pa, Vene­zue­la, Chi­le y Méxi­co. Todas y todos sabe­mos que estos lla­ma­dos «Diá­lo­gos» son en reali­dad un mon­ta­je pro­pa­gan­dís­ti­co que bus­ca, como míni­mo, cua­tro obje­ti­vos.

Pri­me­ro y fun­da­men­tal, refor­zar al muy des­acre­di­ta­do Julio Bor­ges para mul­ti­pli­car las agre­sio­nes a Vene­zue­la aun­que sea un ins­tru­men­to de Esta­dos Uni­dos; segun­do y muy impor­tan­te, legi­ti­mar y faci­li­tar la pene­tra­ción del subim­pe­ria­lis­mo vas­co-espa­ñol y por exten­sión la del euro­im­pe­ria­lis­mo en el con­tex­to de múl­ti­ples ten­sio­nes en la zona sobre todo entre Esta­dos Uni­dos, Chi­na-Rusia y la Unión Euro­pea, para que en el hipo­té­ti­co caso de que el neo­fas­cis­mo tri­tu­ra­se Vene­zue­la al menos se acor­da­se de reser­var una par­te del botín de san­gre al PNV por su apo­yo a Julio Bor­ges; ter­ce­ro, inten­tar refor­zar al PNV y a la dere­cha auto­ri­ta­ria y mili­ta­ris­ta den­tro de la cri­sis gene­ra­li­za­da que azo­ta a la Unión Euro­pea mos­tran­do que pue­de ser un fiel defen­sor del euro­im­pe­ria­lis­mo aho­ra que el Bre­xit, la situa­ción en los Esta­dos espa­ñol y fran­cés, Polo­nia y el Este, Ita­lia, etcé­te­ra, zaran­dean al capi­tal euro­peo. Y cuar­to, y no menos impor­tan­te, ata­car al arrai­ga­do y muy cons­cien­te inter­na­cio­na­lis­mo soli­da­rio vas­co, y si es posi­ble crear ten­sio­nes en la social­de­mo­cra­cia aber­tza­le cuar­tea­da por líneas euro­im­pe­ria­lis­tas, por líneas de cen­tro-dere­cha como las del Fren­te Amplio uru­gua­yo e inclu­so noquea­das moral y polí­ti­ca­men­te por la bochor­no­sa y humi­llan­te feli­ci­ta­ción de EH Bil­du a Donald Trump, inmo­ra­li­dad de la que esta coa­li­ción debe auto­cri­ti­car­se cuan­to antes, ya que pudre de raíz los esfuer­zos soli­da­rios de algu­nos de sus sec­to­res hacia Vene­zue­la y la huma­ni­dad explo­ta­da en gene­ral.

Si nun­ca se ha podi­do sepa­rar del todo la polí­ti­ca inter­na­cio­nal de la polí­ti­ca nacio­nal por­que entre ambas siem­pre ha exis­ti­do una uni­dad estra­té­gi­ca por enci­ma de los opor­tu­nis­mos tác­ti­cos, aho­ra, en el capi­ta­lis­mo actual, esa uni­dad es toda­vía más estre­cha e inter­ac­ti­va en sus dos polos. Exis­te una lógi­ca irrom­pi­ble entre la reac­ción del PNV en con­tra de la sobe­ra­nía nacio­nal de Argen­ti­na cuan­do nacio­na­li­zó Rep­sol-YPF en abril de 2012, exi­gien­do al Esta­do espa­ñol que toma­ra medi­das con­tra el pue­blo argen­tino por­que su ejer­ci­cio de inde­pen­den­cia había enfla­que­ci­do la tasa de ganan­cia del subim­pe­ria­lis­mo vas­co-espa­ñol, y la actual pre­sen­cia de Julio Bor­ges, de un ins­tru­men­to de la feroz vio­len­cia de Esta­dos Uni­dos con­tra Vene­zue­la y Nues­tra­mé­ri­ca, en Bil­bo. Entre los más de sie­te años trans­cu­rri­dos des­de enton­ces, la cri­sis pavo­ro­sa de la Ter­ce­ra Gran Depre­sión ha sido uti­li­za­da por la frac­ción finan­cie­ro-espe­cu­la­ti­va de la gran bur­gue­sía mun­dial para enri­que­cer­se como nun­ca antes mien­tras que la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra ha sido gol­pea­da y empo­bre­ci­da en sus con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo, a la vez que el impe­ria­lis­mo en su con­jun­to ha mul­ti­pli­ca­do las agre­sio­nes de todo tipo con­tra Vene­zue­la. Pero las resis­ten­cias anti­im­pe­ria­lis­tas no cejan y por eso, para derro­tar­las, el PNV trae a Eus­kal Herria al liber­ti­ci­da Julio Bor­ges.

El men­sa­je que este liber­ti­ci­da va a dar en Bil­bo es apli­ca­ble en lo esen­cial con­tra el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. Si en Vene­zue­la las gua­rim­bas fas­cis­tas ase­si­na­ron a pla­cer, aquí el PNV ha pro­te­gi­do a los ase­si­nos de Íñi­go Caba­cas, pero allí la jus­ti­cia con­de­nó a muchos de ellos. Si la dere­cha apá­tri­da de Vene­zue­la se arro­di­lla ante Trump y pide la dola­ri­za­ción de la eco­no­mía, aquí el PNV dice que no pue­de ayu­dar a las y los tra­ba­ja­do­res de la Naval más allá de los per­mi­ti­do por la Unión Euro­pea y el Esta­do espa­ñol, y ade­más acon­se­ja al Govern cata­là que se pos­tre ante la domi­na­ción espa­ño­la. Si allí la dere­cha ven­de­pa­trias es sal­va­je­men­te neo­li­be­ral, aquí el PNV esca­ti­ma has­ta el últi­mo cén­ti­mo las inver­sio­nes en sala­rios indi­rec­tos, ayu­das públi­cas y ser­vi­cios socia­les que tie­ne que devol­ver una pobla­ción cada vez más empo­bre­ci­da, cedien­do solo cuan­do la lucha de cla­ses le obli­ga a ello.

En la sede de Sabin Ara­na Fun­da­zioa se van a reunir, por tan­to, algu­nos repre­sen­tan­tes de la dere­cha reac­cio­na­ria. Admi­ra­mos a los pue­blos tra­ba­ja­do­res de Chi­le y Méxi­co, y a la huma­ni­dad explo­ta­da en su con­jun­to; defen­de­mos y defen­de­re­mos a Vene­zue­la… Lo hace­mos por­que en esa sede esta­rá el mis­mo enemi­go impe­ria­lis­ta que nos opri­me allí y aquí. No son dis­tin­tos, son el mis­mo mons­truo, la mis­ma cla­se social bur­gue­sa. Sub­va­lo­rar, olvi­dar o negar esa ver­dad obje­ti­va y creer que a la fie­ra se le pue­de aman­sar con solo acep­tar sus leyes y su par­la­men­to, es un error sui­ci­da. La deses­pe­ra­ción y la irra­cio­na­li­dad de Julio Bor­ges sur­gen pre­ci­sa­men­te del hecho de que el pue­blo vene­zo­lano, pese a las limi­ta­cio­nes ingen­tes y a los erro­res come­ti­dos, sigue man­te­nien­do vita­les recur­sos de poder socio­po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y de defen­sa arma­da, recur­sos de poder que el PNV no nece­si­ta por­que vive y se enri­que­ce cómo­da­men­te pro­te­gi­do por el Esta­do espa­ñol. En el fon­do, Julio Bor­ges quie­re lo mis­mo: que Vene­zue­la sea una región autó­no­ma de Esta­dos Uni­dos, como Vas­con­ga­das lo es del Esta­do espa­ñol.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 18 de noviem­bre de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: