Socorro Rojo y Brigadas Internacionales para Venezuela

Dos de los gran­des avan­ces de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta que vuel­ven a demos­trar su urgen­te nece­si­dad, fue­ron, uno, la crea­ción en 1922 del Soco­rro Rojo Inter­na­cio­nal; y otro, la fun­da­ción de la Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les anti­fas­cis­tas en 1936. Eus­kal Herria debe mucho a ambos medios de ayu­da mutua y soli­da­ri­dad prác­ti­ca crea­dos para avan­zar en la feli­ci­dad huma­na. Aho­ra que Vene­zue­la está sien­do ata­ca­da otra vez con saña cri­mi­nal más pla­ni­fi­ca­da y orga­ni­za­da por el impe­ria­lis­mo que nun­ca antes, nues­tra expe­rien­cia como pue­blo tra­ba­ja­dor opri­mi­do nos lle­va a reivin­di­car la peren­to­ria recu­pe­ra­ción de aque­llos dos ins­tru­men­tos vita­les para ayu­dar a Vene­zue­la y a la huma­ni­dad ente­ra.

Las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias lle­va­mos mucho tiem­po advir­tien­do que el impe­ria­lis­mo nece­si­ta des­truir Vene­zue­la como nación tra­ba­ja­do­ra inde­pen­dien­te. Bas­ta­ba leer en el año 2000 a Car­los Azná­rez (Los sue­ños de Bolí­var en la Vene­zue­la de hoy, Txa­la­par­ta, Tafa­lla 2000) para com­pren­der por qué la dia­léc­ti­ca de la liber­tad ten­dría que enfren­tar­se a muer­te con la irra­cio­na­li­dad de la explo­ta­ción. No son solo los inmen­sos recur­sos que Vene­zue­la guar­da en su sub­sue­lo, ansia­dos por la cie­ga codi­cia del capi­tal, que tam­bién, sino a la vez y en deter­mi­na­das cues­tio­nes de éti­ca, con­cien­cia y estra­te­gia de libe­ra­ción sobre todo, el sig­ni­fi­ca­do anti­im­pe­ria­lis­ta de la revo­lu­ción boli­va­ria­na, tan­to en el pro­yec­to de Hugo Chá­vez (Pen­sa­mien­to petro­le­ro del Coman­dan­te Hugo Chá­vez, PDVSA, Cara­cas 2013) como de la lúci­da visión his­tó­ri­ca de Bolí­var, según deta­lla Fran­cis­co Pidi­val. (Bolí­var. Pen­sa­mien­to pre­cur­sor del anti­im­pe­ria­lis­mo, Edi­cio­nes Madres de Pla­za de Mayo, Argen­ti­na 2005.)

El Con­gre­so Anfic­tió­ni­co de Pana­má de 1826 fue un gol­pe al colo­nia­lis­mo yan­qui y euro­peo que estos nun­ca olvi­da­rán. Este Con­gre­so se asen­tó en los impre­sio­nan­tes logros de la rebe­lión popu­lar de 1814 ana­li­za­da por Juan Uslar Pie­tri (His­to­ria de la rebe­lión popu­lar de 1814, Medi­te­rrá­neo, Madrid 1972), con espe­cial valor cuan­do denun­cia que los ocu­pan­tes espa­ño­les y los cola­bo­ra­cio­nis­tas tenían la demo­cra­cia en la boca y la aris­to­cra­cia en el cora­zón, y cuan­do Bolí­var apli­ca radi­ca­les mejo­ras socia­les con­tra la explo­ta­ción y la escla­vi­tud sin las cua­les no hubie­se podi­do lle­var a buen tér­mino la «gue­rra a muer­te» que derro­tó a Espa­ña. Juan Boch (Bolí­var y la gue­rra social, Fun­da­ción J. Boch, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, 2014) ha demos­tra­do el impa­ra­ble poten­cial revo­lu­cio­na­rio del Liber­ta­dor con sus pro­pues­tas de autén­ti­ca «gue­rra social» con­tra la explo­ta­ción y la injus­ti­cia. Las revo­lu­cio­nes y el Con­gre­so de 1826 hicie­ron com­pren­der a Washing­ton que debía aplas­tar Nues­tra­mé­ri­ca. La «doc­tri­na de tute­la de los pue­blos», como muy bien defi­ne Rafael San Mar­tín (Bio­gra­fía del Tío Tom, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2006, tomo 1) a la lla­ma­da cíni­ca­men­te Doc­tri­na Mon­roe, tenía y tie­ne la fun­ción de jus­ti­fi­car tan­ta bar­ba­rie.

La doc­tri­na de la tute­la de los pue­blos ocul­ta la lógi­ca de su explo­ta­ción inmi­se­ri­cor­de. Vene­zue­la y Nues­tra­mé­ri­ca die­ron un paso cua­li­ta­ti­vo para su pos­te­rior eman­ci­pa­ción socia­lis­ta gra­cias a la ante­rior revo­lu­ción hai­tia­na, que des­de enton­ces sufre lo inde­ci­ble por haber sabo­rea­do la liber­tad. Este es el sino de los pue­blos rebel­des, dig­nos, que no quie­ren humi­llar­se con genu­fle­xio­nes ante el amo. C. L. R. James ya nos ade­lan­tó en 1938 por qué el odio occi­den­tal nun­ca per­do­na­ría la vir­tud de la revo­lu­ción hai­tia­na de comien­zos de siglo XIX (Los jaco­bi­nos negros, Casa de las Amé­ri­cas, La Haba­na 2010) inten­tan­do asfi­xiar­la bajo el ham­bre y el terror. Siguien­do la lava hir­vien­te de la vida libre lle­ga­mos has­ta la «eter­na resis­ten­cia» de los chi­chi­me­cas, el fra­ca­so espa­ñol de la «con­quis­ta sin fin» de esta nación que ama­ba más la muer­te que la escla­vi­tud. (Enri­que Semo: «Con­quis­ta sin fin. Espa­ño­les con­tra chi­chi­me­cas», Memo­ria, Revis­ta de crí­ti­ca mili­tan­te, Méxi­co, 2016–3, nº 259.)

Aho­ra el impe­ria­lis­mo, Esta­dos Uni­dos, está en una situa­ción incon­ce­bi­ble para ellos en 1826: aho­ra su eco­no­mía es super­fi­cial y para­si­ta­ria, son un vam­pi­ro que mori­ría si deja­se de sor­ber san­gre huma­na. Es muy cono­ci­da aque­lla bru­tal sin­ce­ri­dad de un pre­si­den­te yan­qui que al final del siglo XIX reco­no­ció que Esta­dos Uni­dos nece­si­ta­ba una gue­rra cada deter­mi­na­do tiem­po. Pero es más rica en impli­ca­cio­nes teó­ri­cas y polí­ti­cas la refe­ren­cia que Howard Zinn hace de Ran­dolph Bour­ne en ple­na Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial: la gue­rra es la salud del Esta­do (La otra his­to­ria de los Esta­dos Uni­dos, Hiru Argi­ta­letxe, Hon­da­rri­bia 1997), por­que se refie­re a la lógi­ca inter­na del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta en su gene­ra­li­dad y no solo a uno de sus Esta­dos por mons­truo­so que sea. Y lo es por­que aho­ra mis­mo, es el impe­ria­lis­mo occi­den­tal en su con­jun­to, cen­tra­li­za­do estra­té­gi­ca­men­te por Esta­dos Uni­dos, que de una for­ma hipó­cri­ta o bru­tal cons­pi­ra con disi­mu­lo o des­ca­ra­da­men­te con­tra Vene­zue­la.

La gue­rra injus­ta e inhu­ma­na como últi­mo recur­so para reac­ti­var la acu­mu­la­ción de capi­tal. La gue­rra, sí, esa reali­dad con­sus­tan­cial a la pro­pie­dad pri­va­da ante la que el refor­mis­mo se tapa los ojos, los oídos y la boca, y se hace la lobo­to­mía polí­ti­ca y éti­ca.

Alfre­do Prie­to ya estu­dió esta lógi­ca cri­mi­nal en la extre­ma dere­cha del Tea Party («Extre­ma dere­cha y tra­di­cio­nes ideo­ló­gi­cas de la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na: el caso del Tea Party», Los Esta­dos Uni­dos y la lógi­ca del impe­ria­lis­mo, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2012), dán­do­nos ins­tru­men­tos teó­ri­cos impres­cin­di­bles para com­pren­der aho­ra por qué Donald Trump no es una casua­li­dad aza­ro­sa de una socie­dad deca­den­te y podri­da por los opiá­ceos, hiper­vio­len­ta y racis­ta, sino su res­pues­ta deses­pe­ra­da ante la espe­ran­za­do­ra y cre­cien­te lucha de cla­ses inter­na y el masi­vo recha­zo mun­dial. Esta civi­li­za­ción agó­ni­ca sabe que su úni­co y tal vez últi­mo soplo de vida con­sis­te en cani­ba­li­zar a Nues­tra­mé­ri­ca, y sabe que eso será impo­si­ble mien­tras Vene­zue­la se reafir­me en no ser un cadá­ver en la mesa de Walt Street.

La pren­sa mien­te cuan­do dice que Vene­zue­la es una dic­ta­du­ra. Las cifras can­tan:

  • Nico­lás Madu­ro de Vene­zue­la con el 31,7% de par­ti­ci­pa­ción obtu­vo el 67,8% de síes.

  • Donald Trump de los EEUU con el 27,3% de par­ti­ci­pan­tes obtu­vo el 46% de síes.

  • Mau­ri­cio Macri de Argen­ti­na con el 26,8% obtu­vo el 51,2%.

  • Sebas­tián Piñe­ra de Chi­le con el 26,5% obtu­vo el 54,6%.

  • J. P. San­tos de Colom­bia con el 23,7% obtu­vo el 53,1%.

  • Y Juan Guai­do de Vene­zue­la con el 0,00% obtu­vo el 0,00%.

Lle­ga­mos así al pun­to crí­ti­co: el impe­ria­lis­mo quie­re aca­bar con Vene­zue­la. La espe­cie huma­na, que por aho­ra está superan­do el cani­ba­lis­mo, no pue­de per­mi­tir la vuel­ta de la antro­po­fa­gia capi­ta­lis­ta. Ayu­dar a Vene­zue­la es man­te­ner­nos con vida, vivos. El Soco­rro Rojo, que en la prác­ti­ca exis­te bajo mil for­mas, debe reapa­re­cer como poder huma­ni­ta­rio mun­dia­li­za­do. Y las Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les, que tam­bién exis­ten de mane­ra dis­per­sa y ocul­ta, deben vol­ver a des­tro­zar orgu­llo­sa y ofi­cial­men­te al fas­cis­mo. Y deben empe­zar en Vene­zue­la.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

25 de enero de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: