Pepe Mujica o tanto nadar para morir en la orilla

Estamos luchando por llegar a la orilla y no morir en el intento

Estoy citan­do un decir de los mari­nos vene­zo­la­nos cuyo sen­ti­do se entien­de cla­ra­men­te: des­pués de sopor­tar y ven­cer los rigo­res del mar, morir cuan­do por fin, se alcan­za la ori­lla. Los vene­zo­la­nos toda­vía esta­mos lejos de la ori­lla. Pero la pro­pues­ta de Pepe Muji­ca pare­ce indi­car­nos que es mejor que desis­ta­mos, por aho­ra, del inten­to de acer­car­nos a ella, pues en lo inme­dia­to ese inten­to pue­de con­du­cir­nos a una tra­ge­dia. Gra­cias com­pa­ñe­ro Pepe, yo tomo muy en serio su pro­pues­ta.

Los vene­zo­la­nos esta­mos bor­dean­do la ori­lla, pero segui­mos luchan­do por lle­gar a ella, cuan­do la ori­lla sig­ni­fi­ca paz, salud, armo­nía, pros­pe­ri­dad, demo­cra­cia y res­pe­to a los dere­chos huma­nos para las vene­zo­la­nas y vene­zo­la­nos de todos los cre­dos, opi­nio­nes, visio­nes, espe­ran­zas y sue­ños. Por supues­to, la defen­sa y el res­pe­to para la pró­di­ga y gene­ro­sa natu­ra­le­za que dia­ria­men­te nos da la vida sin espe­rar nada a cam­bio.

Esta­mos bor­dean­do la ori­lla, pero hemos esta­do en ella, la hemos entre­vis­to, la hemos pre­sen­ti­do, la hemos soña­do des­de la épo­ca de Guai­cai­pu­ro, del Negro Miguel, Gual y Espa­ña, Miran­da, Bolí­var, Zamo­ra, Pío Tama­yo, Euti­mio Rivas, José Mon­te­si­nos, Livia Gou­ver­neur, Rudas Mezo­ne, Ale­xan­der Alzo­lay, Fabri­cio Oje­da, Alber­to Love­ra, Bar­to­lo­mé Viel­ma Her­nán­dez, Jor­ge Rodrí­guez, Vera Betan­court, Víc­tor Soto, el Tenien­te Hur­ta­do, Fran­cis­co Pra­da, Alí Rodrí­guez…

Una condición para resolver los problemas de Venezuela es que cese la agresión de Estados Unidos: Venezuela es un país en guerra

El pro­ce­so boli­va­riano, como todos los pro­ce­sos polí­ti­cos, está lleno de imper­fec­cio­nes, de erro­res. Estos erro­res, no sólo se agu­di­zan, sino que se mag­ni­fi­can, cuan­do dicho pro­ce­so se rea­li­za enfren­tan­do el cer­co y ase­dio per­ma­nen­te de una poten­cia impe­rial diri­gi­da por un gobierno cri­mi­nal como el de Trump.

Son cono­ci­dos el blo­queo comer­cial, eco­nó­mi­co y finan­cie­ro, pero se sabe menos y sobre todo casi no se pon­de­ran, los efec­tos de la gue­rra mediá­ti­ca, de las ope­ra­cio­nes de gue­rra psi­co­ló­gi­ca y las con­se­cuen­cias, en la socie­dad vene­zo­la­na, de la gue­rra eco­nó­mi­ca, que es res­pon­sa­ble prin­ci­pal de la esca­sez y la infla­ción indu­ci­das, del con­tra­ban­do de extrac­ción hacia Colom­bia, Bra­sil, las Islas del Cari­be; de los ata­ques a nues­tra mone­da, del meca­nis­mo hiper­es­pe­cu­la­ti­vo del lla­ma­do dólar today.

¿Ha habi­do erro­res de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca guber­na­men­tal? Sí. ¿Hay corrup­ción en el seno del gobierno? Des­gra­cia­men­te, sí. Pero el prin­ci­pal ori­gen de los males de hoy está en los efec­tos de la gue­rra eco­nó­mi­ca y muy par­ti­cu­lar­men­te de los blo­queos y en gene­ral, de la gue­rra sui­gé­ne­ris que bajo las órde­nes de Trump se rea­li­za con­tra nues­tra patria.

¿Están per­ma­nen­te­men­te ame­na­za­das nues­tras fron­te­ras por la con­cen­tra­ción de fuer­zas regu­la­res, par­ti­cu­lar­men­te de Colom­bia y más recien­te­men­te, de Bra­sil? Sí. Inclu­so, aho­ra, median­te los acuer­dos entre Netan­yahu y Bol­so­na­ro, por fuer­zas mili­ta­res y de segu­ri­dad sio­nis­tas.

¿De ban­das para­mi­li­ta­res y ban­das cri­mi­na­les (Bacri)? Si. Ban­das que hos­ti­gan y ate­mo­ri­zan a nues­tra pobla­ción, que come­ten secues­tros, ase­si­na­tos, robos… Que par­ti­ci­pan del con­tra­ban­do de gaso­li­na, de pro­duc­tos agrí­co­las (café, gra­nos), gana­do, mate­rias pri­mas y pro­duc­tos en pro­ce­so que Vene­zue­la impor­ta como una nece­si­dad de nues­tros pro­ce­sos de pro­duc­ción y empre­sa­rios mau­las y fun­cio­na­rios guber­na­men­ta­les corrup­tos, faci­li­tan que ter­mi­nen en manos de los que diri­gen la ofen­si­va con­tra el pro­ce­so boli­va­riano y sal­gan hacia Colom­bia, Bra­sil, el Cari­be…

Ban­das, for­ma­das tam­bién por miem­bros de las fuer­zas mili­ta­res regu­la­res de Colom­bia, camu­fla­dos, que par­ti­ci­pa­rán como con­duc­to­res, ani­ma­do­res, en el momen­to en que se dé la orden de atra­ve­sar nues­tras fron­te­ras (si es que nues­tras ini­cia­ti­vas polí­ti­cas y diplo­má­ti­cas, más la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal. no logran evi­tar­la) y se gene­ra­li­cen los ase­si­na­tos y crí­me­nes horren­dos con­tra nues­tra pobla­ción.

¿Es legítima la reelección del Presidente Maduro?

Por supues­to que sí. La reelec­ción está, sin dudas, amplia­men­te per­mi­ti­da por la cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. Lue­go, fue esco­gi­do como can­di­da­to e ins­cri­to debi­da­men­te, por el Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la (PSUV), el Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la, el Par­ti­do Patria Para Todos y otras orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, todas debi­da­men­te regis­tra­das y facul­ta­das para tal fin, según la leyes y regla­men­tos de Vene­zue­la. Ins­cri­bió su can­di­da­tu­ra cum­plien­do igual­men­te, todos los requi­si­tos exi­gi­dos.

Par­ti­ci­pa­ron cua­tro can­di­da­tos y el obtu­vo la mayo­ría sim­ple de los votos en la úni­ca ron­da elec­to­ral que se rea­li­za en Vene­zue­la. No exis­te en nues­tra cons­ti­tu­ción segun­da vuel­ta elec­to­ral y no es nece­sa­rio obte­ner la mayo­ría abso­lu­ta de los votos. Esta con­di­ción es la que está esta­ble­ci­da cons­ti­tu­cio­nal­men­te en Vene­zue­la, no aho­ra sino siem­pre.

Se otor­ga­ron ple­nas garan­tías a todos los par­ti­ci­pan­tes. Inclu­so, en la ron­da de nego­cia­cio­nes entre repre­sen­tan­tes del gobierno de Vene­zue­la y repre­sen­tan­tes de la opo­si­ción, que se reali­zó en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na el año pasa­do (2018), faci­li­ta­da por el pre­si­den­te del men­cio­na­do país, Dani­lo Medi­na y por el ex pre­si­den­te de Espa­ña, José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro, los repre­sen­tan­tes de la opo­si­ción exi­gie­ron garan­tías adi­cio­na­les, las que fue­ron con­ce­di­das y sobre esa base se reali­zó la con­vo­ca­to­ria a elec­cio­nes.

Se esta­ble­ció un preacuer­do entre gobierno y opo­si­ción. Cuan­do se con­vo­có la reunión para la fir­ma que for­ma­li­za­ra este preacuer­do, los repre­sen­tan­tes de la opo­si­ción, entre los que se encon­tra­ba Julo Bor­ges, sin expli­ca­ción algu­na, se levan­ta­ron de la mesa y rom­pie­ron las nego­cia­cio­nes. Lo que cau­só frus­tra­ción en el pre­si­den­te Dani­lo Medi­na y pro­fun­da moles­tia, en el expre­si­den­te Rodrí­guez Zapa­te­ro. El que lo desee pue­de bus­car las decla­ra­cio­nes que ellos hicie­ron des­pués que la opo­si­ción rom­pió las nego­cia­cio­nes.

Aun así, lue­go un sec­tor de la opo­si­ción pidió el apla­za­mien­to de la fecha fija­da por el Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral para la rea­li­za­ción de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, y así se hizo. Se apla­zó la fecha.

Debo agre­gar, que este fue un pro­ce­so con acom­pa­ñan­tes inter­na­cio­na­les pro­ve­nien­tes de Esta­dos Uni­dos, Euro­pa, de la región lati­no­ca­ri­be­ña, entre ellos, miem­bros de los más impor­tan­tes orga­nis­mos elec­to­ra­les de nues­tra región. Hubo nin­gu­na impug­na­ción con­tra los resul­ta­dos y los dis­tin­tos acom­pa­ñan­tes inter­na­cio­na­les ava­la­ron los resul­ta­dos.

Sin embar­go, de todas mane­ras, ese sec­tor deci­dió lla­mar a la abs­ten­ción y hoy, por deci­sión del pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, dice no reco­no­cer al pre­si­den­te Madu­ro y for­ma par­te de una ope­ra­ción que inclu­ye entre las opcio­nes que están abier­tas, la inter­ven­ción mili­tar, que impli­ca­ría el ase­si­na­to de miles de vene­zo­la­nos y muy pro­ba­ble­men­te la des­truc­ción de la patria vene­zo­la­na, que, sin dudas, se levan­ta­ría de nue­vo.

Enton­ces, com­pa­ñe­ro Múji­ca, ¿por qué debe­mos anu­lar ese pro­ce­so y des­co­no­cer al pre­si­den­te Madu­ro? Ud. está inter­vi­nien­do en los asun­tos inter­nos de nues­tra patria, nada menos que en la sus­ti­tu­ción del pre­si­den­te de la repú­bli­ca.

Si no se ha com­pro­ba­do que hubo frau­de o por lo menos algún noto­rio hecho irre­gu­lar. Si en medio de toda la con­flic­ti­vi­dad que exis­te en Vene­zue­la la con­sul­ta elec­to­ral ter­mi­nó de mane­ra abso­lu­ta­men­te pací­fi­ca. Inclu­so, si los ser­vi­cios de infor­ma­ción de Esta­dos Uni­dos, con­vic­tos y con­fe­sos enemi­gos de Vene­zue­la, no repor­ta­ron ni han repor­ta­do nin­gún hecho irre­gu­lar. Si como se sabe el Cen­tro Car­ter, enca­be­za­do por el pro­pio pre­si­den­te Car­ter, ha cali­fi­ca­do el sis­te­ma elec­to­ral vene­zo­lano como el mejor del mun­do. Si des­pués de más de 20 pro­ce­sos elec­to­ra­les en el cur­so de 20 años, nadie ha logra­do demos­trar irre­gu­la­ri­da­des en los pro­ce­sos elec­to­ra­les de nues­tro país ¿Por qué hay que des­co­no­cer el resul­ta­do elec­to­ral que, pre­ci­sa­men­te, eli­gió al pre­si­den­te Madu­ro? ¿Por qué se ale­ga des­co­no­cer la acción de más de 9 millo­nes de elec­to­res, entre los cua­les me cuen­to?

Ud. sabe que la razón esen­cial es que el gobierno de Esta­dos Uni­dos, uno de los prin­ci­pa­les repre­sen­tan­tes y bra­zo eje­cu­tor del Pen­tá­gono-Otan en nom­bre del capi­tal trans­na­cio­nal, pre­ci­sa­men­te, repre­sen­tan­do intere­ses de ese capi­tal, quie­re derro­car al gobierno de Vene­zue­la.

El pre­si­den­te Trump no ha podi­do ata­car mili­tar­men­te a nues­tra patria, por­que la geo­po­lí­ti­ca eje­cu­ta­da por el pre­si­den­te Madu­ro lo ha derro­ta­do sis­te­má­ti­ca­men­te, tan­to en la OEA (valién­do­se de los vasa­llos que ahí tie­ne) como recien­te­men­te en el deba­te polí­ti­co que hubo en el Con­se­jo de Segu­ri­dad.

El Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU aca­ba de decla­rar, obli­ga­do por el res­pe­to a la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das y al dere­cho inter­na­cio­nal, que sólo reco­no­ce como pre­si­den­te de Vene­zue­la a Nico­lás Madu­ro, pues sólo la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das y el Con­se­jo de Segu­ri­dad, pue­den deci­dir lo con­tra­rio.

Con todo res­pe­to, com­pa­ñe­ro Muji­ca, Ud. no tie­ne nin­gu­na facul­tad para pro­po­ner una nue­va elec­ción y eso lo colo­ca al mar­gen del dere­cho inter­na­cio­nal. Sobre todo, en un momen­to tan crí­ti­co para el pue­blo vene­zo­lano. Su voz tie­ne peso y res­pe­to con­ti­nen­tal. ¿Es mucho pedir­le que ese peso lo pon­ga a favor de la defen­sa y sobe­ra­nía de nues­tra nación ame­na­za­da por la inter­ven­ción impe­rial?

La pro­pues­ta de Pepe Muji­ca la resu­me él mis­mo de la siguien­te mane­ra: «Una espe­cie de jun­ta eje­cu­ti­va don­de estu­vie­ran todas las ten­den­cias, pero fuer­te­men­te moni­to­rea­da y garan­ti­za­da por Nacio­nes Uni­das». Con­clu­ye: «No veo otro camino que dé garan­tía».

Entien­do que esa «jun­ta eje­cu­ti­va», que sal­dría de unas «elec­cio­nes tota­les», sus­ti­tui­ría al pre­si­den­te Madu­ro y creo enten­der, por la deno­mi­na­ción de «elec­cio­nes tota­les», que se tra­ta de, ade­más de sus­ti­tuir al pre­si­den­te, ele­gir una nue­va Asam­blea Nacio­nal, y has­ta nue­vos gober­na­do­res, nue­vos alcal­des, lo que con­tra­ría la opi­nión mani­fes­ta­da por una mayo­ría de vene­zo­la­nas y vene­zo­la­nos, que par­ti­ci­pa­ron en unas elec­cio­nes abso­lu­ta­men­te lega­les, rea­li­za­das tan recien­te­men­te como el 20 de mayo del año pasa­do y hace esca­sa­men­te dos meses, en las elec­cio­nes para gober­na­do­res y alcal­des. Eso, sin que nadie haya demos­tra­do que hubo frau­de, aun cuan­do se sabe que dicha elec­ción, la de pre­si­den­te, se reali­zó bajo la pre­sen­cia de obser­va­do­res inter­na­cio­na­les y nacio­na­les.

La propuesta de Pepe Mujica implica que los neoliberales pueden entrar a la «junta ejecutiva» que el propone

Como dice Muji­ca, sería una «jun­ta eje­cu­ti­va don­de estu­vie­ran todas las ten­den­cias». Por lo tan­to, los neo­li­be­ra­les, que ni siquie­ra se han atre­vi­do a pre­sen­tar­se como tales a una elec­ción popu­lar en Vene­zue­la, por­que están muy des­acre­di­ta­dos, median­te la nego­cia­ción, ¿por qué no podrían entrar si como ten­den­cia ellos exis­ten en Vene­zue­la?

Se pre­sen­ta esta para­do­ja en la pro­pues­ta de Muji­ca: La elec­ción del pre­si­den­te Madu­ro amplia­men­te cer­ti­fi­ca­da nacio­nal e inter­na­cio­nal­men­te no es váli­da, pero una nego­cia­ción podría lle­var a los neo­li­be­ra­les a com­par­tir el poder. Esto es inacep­ta­ble.

Aho­ra com­pa­ñe­ro Muji­ca, si Ud. se per­mi­tió inter­ve­nir en los asun­tos inter­nos de Vene­zue­la, no he encon­tra­do pala­bras suyas, con­de­nan­do que el pre­si­den­te Trump haya nom­bra­do un pre­si­den­te para nues­tra patria. Ese ciu­da­dano ha vio­la­do la cons­ti­tu­ción boli­va­ria­na, reci­be órde­nes y orien­ta­cio­nes de un gobierno que se ha decla­ra­do enemi­go de Vene­zue­la y nos ame­na­za con una inter­ven­ción mili­tar, que, dada la expe­rien­cia cono­ci­da, Vene­zue­la podría que­dar des­trui­da con miles de vene­zo­la­nos ase­si­na­dos o heri­dos físi­ca, moral y psi­co­ló­gi­ca­men­te, con nues­tra infra­es­truc­tu­ra físi­ca bom­bar­dea­da y des­trui­da ¿Cómo se lla­ma com­pa­ñe­ro Muji­ca a un ciu­da­dano de un país que pro­ce­da de esa mane­ra con­tra su patria? ¿Cómo Ud. con su voz que pesa e influ­ye no con­de­na una solu­ción que pue­de sig­ni­fi­car sacri­fi­cios ine­na­rra­bles para los vene­zo­la­nos?

No olvi­de que quien faci­li­tó que Alma­gro fue­se Secre­ta­rio Gene­ral de la OEA fue Ud. ¡Hay que ver cuan­to daño le ha hecho a la región y a Vene­zue­la en par­ti­cu­lar, quien fue su can­ci­ller duran­te un buen tiem­po! Yo lo res­pe­to a Ud. pues se atre­vió a rom­per con él y el Fren­te Amplió lo expul­só de sus filas. La región latino cari­be­ña, creo, se los agra­de­ce pro­fun­da­men­te.

Yo entien­do que a Ud. no le gus­ta el pre­si­den­te Madu­ro. Ya una vez dijo algo como esto: Madu­ro debe estar loco, tenien­do pre­sos polí­ti­cos. Fue en una épo­ca en la que la orga­ni­za­ción lla­ma­da Van­guar­dia Popu­lar, diri­gi­da por Leo­pol­do López, lla­mó a tomar vio­len­ta­men­te las calles de Vene­zue­la y ello pro­vo­có muer­tos, heri­dos, des­truc­ción de bie­nes, etc. Final­men­te, la jus­ti­cia vene­zo­la­na se ocu­pó de él y lo envió a la cár­cel, don­de se le han res­pe­ta­do, has­ta el deta­lle, sus dere­chos.

Ud. y yo fui­mos gue­rri­lle­ros y la jus­ti­cia de esos tiem­pos per­si­guió, tor­tu­ró y ase­si­nó a muchos de nues­tras com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros. A Ud. le tocó pade­cer pri­sio­nes infa­man­tes que supo lle­var con valen­tía y dig­ni­dad. Por eso tie­ne mi reco­no­ci­mien­to.

Los que lo repri­mie­ron no esta­ban locos, evi­den­te­men­te. Eran unos ase­si­nos, muy cons­cien­tes de lo que hacían. Es posi­ble que Madu­ro esté loco, sí, por atre­ver­se a desafiar a la domi­na­ción impe­rial en una fase en la que hay una cla­ra deri­va hacia el fas­cis­mo. Pero Ud. no lo dijo por eso. Lla­mar loco a un pre­si­den­te, ase­dia­do por la vio­len­cia, es algo más que un mal­tra­to diplo­má­ti­co. Eso lo leí en una decla­ra­ción de pren­sa que se le atri­bu­ye a Ud. Con­sul­té con ami­gos muy cer­ca­nos y ellos leye­ron lo mis­mo. No sabe cuán­to deseo que Ud. no haya dicho eso, pues guar­do res­pe­to por Ud.

La presencia de la ONU no fue una garantía en Libia, todo lo contrario

Cuan­do median­te una ope­ra­ción mediá­ti­ca, esti­lo holi­vu­den­se, Gada­fi fue «derro­ca­do», a tra­vés de la toma de una Pla­za Ver­de que no esta­ba en Trí­po­li, la capi­tal de Libia, sino repro­du­ci­da mediá­ti­ca­men­te en Qatar, la ONU, en lugar de con­de­nar el hecho y denun­ciar­lo, lo legi­ti­mó. El Secre­ta­rio Gene­ral de ese enton­ces, Ban Ki Moon, lo refren­dó con una visi­ta al lla­ma­do gobierno de tran­si­ción ubi­ca­do en Ben­ga­si.

En Hai­tí la pre­sen­cia de la ONU, median­te las fuer­zas de paz que man­tie­ne ahí, no ha sido capaz de evi­tar situa­cio­nes crue­les, hechos cri­mi­na­les. Esto no nie­ga el carác­ter heroi­co de fun­cio­na­rios de la ONU en otras par­tes del mun­do. Lo que pasa es que el poder de Esta­dos Uni­dos en la ONU sigue sien­do deci­si­vo. El pro­ble­ma pues no es la ONU. Es el gobierno de Esta­dos Uni­dos.

Mujica y López Obrador

El pre­si­den­te López Obra­dor, has­ta don­de sé, se ha man­te­ni­do en una posi­ción de prin­ci­pios: el res­pe­to a los asun­tos inter­nos de los Esta­dos. De acuer­do con ese prin­ci­pio, el no tie­ne por qué pro­nun­ciar­se sobre la bon­dad o no del pre­si­den­te Madu­ro y su gobierno. Que se pro­nun­cie o no es un asun­to de sus con­vic­cio­nes. Se espe­ra, por supues­to, que si lo hace, sea para defen­der a un pue­blo agre­di­do y a pun­to de ser some­ti­do a gra­ves supli­cios.

Le agra­dez­co pro­fun­da­men­te al pre­si­den­te de Méxi­co por man­te­ner esa posi­ción en un momen­to tan cru­cial para Vene­zue­la y toda la región lati­no­ca­ri­be­ña.

Nuestra patria se levantará digna, orgullosa y esperanzada

Lucha­mos por la paz, la gue­rra es una pesa­di­lla infer­nal, que nos pue­den impo­ner. Con dig­ni­dad y sin temor lucha­re­mos. Los trai­do­res, los corrup­tos, los fal­sos, los men­ti­ro­sos, se que­da­rán sin más­ca­ras. La gue­rra se las qui­ta­rá.

Res­ta­ñan­do las heri­das, secan­do las lágri­mas por los caí­dos, los padres, los her­ma­nos, los hijos, los ami­gos, y pie­dra sobre pie­dra, semi­lla por semi­lla, péta­lo sobre péta­lo, abra­zo por abra­zo, beso por beso, espe­ran­za por espe­ran­za, reco­gien­do las ceni­zas y trans­for­mán­do­las en abono que acu­na­rá a los recién naci­dos, a los nue­vos, los incon­ta­mi­na­dos, des­de el amor y el tra­ba­jo, recons­trui­rá nues­tra patria vene­zo­la­na, boli­va­ria­na, nues­tra ame­ri­ca­na. Her­ma­na de todos los con­ti­nen­tes del pla­ne­ta, pues toda esa san­gre corre por nues­tras venas y esas llu­vias for­man par­te de nues­tras aguas, esos soles han ali­men­ta­do nues­tras cose­chas y esa soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal cons­trui­rá una cul­tu­ra mun­dial diver­sa, mara­vi­llo­sa e indes­truc­ti­ble, por­que un día de ver­dad sere­mos indes­truc­ti­bles. La polí­ti­ca será ese ser social que des­tru­ye todos los opor­tu­nis­mos y bri­lla­rá para todos des­de ese cie­lo que nos cobi­ja­rá con estre­llas que serán como los ojos de los espí­ri­tus que des­per­ta­ron y nos acom­pa­ña­ron cuan­do Dios dijo hága­se la Luz.

Las pautas y orientaciones que nos ha dejado Simón Bolívar, libertador de pueblos

Hace ya dos siglos del Con­gre­so de Angos­tu­ra, cla­ve para la inde­pen­den­cia de Vene­zue­la, de la Nue­va Gra­na­da y de toda la región. Esta­dos Uni­dos dada su gené­ti­ca voca­ción inter­ven­cio­nis­ta y expo­lia­do­ra, en la épo­ca de nues­tra gue­rra de inde­pen­den­cia, se hizo alia­do del impe­rio espa­ñol y en momen­tos en que se esta­ban libran­do bata­llas deci­si­vas y nues­tro liber­ta­dor había con­ver­ti­do lo que es hoy Ciu­dad Boli­var y sus regio­nes cir­cun­ve­ci­nas, en una base de apo­yo para enfren­tar a las fuer­zas inva­so­ras, libe­rar Vene­zue­la, la Nue­va Gra­na­da y avan­zar hacia el sur y lle­var hacia ade­lan­te, lo que yo he lla­ma­do, su geo­po­lí­ti­ca de la libe­ra­ción.

Esta­dos Uni­dos para apo­yar a Espa­ña, deci­dió enviar dos naves car­ga­das con armas, muni­cio­nes y ali­men­tos, que pene­tra­ron por el Ori­no­co, con la fina­li­dad de refor­zar el ata­que de los espa­ño­les con­tra los patrio­tas vene­zo­la­nos, que se habían for­ta­le­ci­do en Ciu­dad Bolí­var. Olvi­da­ron que Miran­da, uno de nues­tros liber­ta­do­res y pre­cur­sor de la geo­po­lí­ti­ca de la libe­ra­ción, luchó por la inde­pen­den­cia de Esta­dos Uni­dos con res­pec­to a Ingla­te­rra, pelean­do en el sitio y toma de Pen­sa­co­la, obli­gan­do a los ingle­ses a capi­tu­lar. Tal como se ha dicho, los Esta­dos capi­ta­lis­tas no tie­nen ami­gos sino intere­ses.

Bolí­var orde­nó cap­tu­rar las naves, que por­ta­ban la ban­de­ra de Esta­dos Uni­dos y tomó el car­ga­men­to que lle­va­ban para los espa­ño­les. El gobierno esta­dou­ni­den­se envió un agen­te de nom­bre Bau­tis­ta Irving con la misión de recu­pe­rar las naves, uti­li­zan­do la men­ti­ra y el Chan­ta­je. La nego­cia­ción se reali­zó de mane­ra epis­to­lar.

Copia­ré algu­nos frag­men­tos de esas car­tas para dar­nos una idea de cómo enfren­tó Boli­var las ame­na­zas impe­ria­les. Vea­mos:

  1. La siguien­te es una orien­ta­ción sobre la posi­ción de los supues­tos neu­tra­les, muy valio­sa en los con­flic­tos actua­les:

    «Si las nacio­nes neu­tra­les hubie­sen obli­ga­do a nues­tros enemi­gos a res­pe­tar estric­ta­men­te el dere­cho públi­co, y de gen­tes, nues­tras ven­ta­jas habrían sido infi­ni­tas, y menos ten­dría­mos que que­jar­nos de los neu­tros. Pero ha suce­di­do lo con­tra­rio en el cur­so de la pre­sen­te gue­rra… ¿No sería muy sen­si­ble que las leyes las prac­ti­ca­se el débil y los abu­sos los prac­ti­ca­se el fuer­te?».

  2. Esta otra car­ta nos orien­ta acer­ca de la for­ma de enfren­tar­se a los insul­tos y el cui­do de nues­tro len­gua­je. No es con­ve­nien­te res­pon­der a los insul­tos con insul­tos y mucho menos con gro­se­rías:

    |Pare­ce que el inten­to de usted es for­zar­me a que reci­pro­que los insul­tos: no lo haré; pero si pro­tes­to a usted que no per­mi­ti­ré se ultra­je ni des­pre­cie al Gobierno y los dere­chos de Vene­zue­la. Defen­dién­do­los con­tra la Espa­ña ha des­apa­re­ci­do una gran par­te de nues­tra pobla­ción y el res­to que que­da ansía por mere­cer igual suer­te. Lo mis­mo es para Vene­zue­la com­ba­tir con­tra Espa­ña que con­tra el mun­do ente­ro, si todo el mun­do la ofen­de».

  3. Esta otra nos ilus­tra sobre cómo res­pon­der a las ame­na­zas:

    Ante una vela­da ame­na­za del agen­te esta­dou­ni­den­se Irving, res­pon­de: «El valor y la habi­li­dad, señor Agen­te, suplen con ven­ta­ja al núme­ro. ¡Infe­li­ces los hom­bres si estas vir­tu­des mora­les no equi­li­bra­sen y aun supe­ra­sen las físi­cas! El amo del reino más pobla­do sería bien pron­to señor de toda la tie­rra. Por for­tu­na se ha vis­to con fre­cuen­cia a un puña­do de hom­bres libres ven­cer a impe­rios pode­ro­sos».

Primera Conclusión

Esta­mos ante otro expe­ri­men­to sobre cómo se derro­ca a un gobierno. El asun­to es cao­ti­zar a la socie­dad, a la ges­tión guber­na­men­tal, cer­car polí­ti­ca y diplo­má­ti­ca­men­te al Esta­do; for­ta­le­cer la corrup­ción, el robo, el boi­cot a las diver­sas acti­vi­da­des guber­na­men­ta­les, for­ta­le­cien­do una quin­ta colum­na corrup­ta, que mul­ti­pli­ca la inefi­cien­cia y toma ven­ta­jas para sabo­tear la acción de gobierno des­de car­gos cla­ves.

Tener una orga­ni­za­ción mul­ti­la­te­ral como la OEA y un Secre­ta­rio Gene­ral como Alma­gro, para tra­ba­jar por las san­cio­nes y el ais­la­mien­to diplo­má­ti­co.

Uti­li­zar gru­pos para­mi­li­ta­res y ban­das cri­mi­na­les para gene­rar mie­do, terror, pro­mo­vien­do secues­tros, atra­cos, crí­me­nes horren­dos, boi­cot y sabo­ta­je a las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas

En la socie­dad se pro­mue­ve la esca­sez y la infla­ción indu­ci­das; se ata­ca la mone­da y se van liqui­dan­do las reser­vas inter­na­cio­na­les, tra­tan­do de impe­dir que la mone­da se esta­bi­li­ce y mane­jan­do el tipo de cam­bio des­de fue­ra de la eco­no­mía vene­zo­la­na para impe­dir que se esta­bi­li­ce.

El mer­ca­do de bie­nes y ser­vi­cios jamás se esta­bi­li­za­ría sean cuá­les sean los esfuer­zos que el gobierno haga: el con­tra­ban­do de extrac­ción, el aca­pa­ra­mien­to, el boi­cot des­ca­ra­do uti­li­zan­do el robo, la des­truc­ción de bie­nes, los ata­ques al trans­por­te, lo impe­di­rán.

La cri­sis gene­ra­li­za­da y coor­di­na­da de todos los ser­vi­cios, una juga­da de la quin­ta colum­na (agua, elec­tri­ci­dad, trans­por­te, salud, edu­ca­ción), que gene­ra des­con­ten­to, inclu­so, des­mo­ra­li­za­ción, for­ta­le­cien­do el legí­ti­mo des­con­ten­to popu­lar.

La gue­rra mediá­ti­ca, las ope­ra­cio­nes de gue­rra psi­co­ló­gi­ca vin­cu­la­das a las lla­ma­das fake news (fal­sas noti­cias) difun­di­das a tra­vés de por­ta­les de noti­cias, pren­sa escri­ta, radio, tele­vi­sión y redes socia­les y cuyo obje­ti­vo es la des­in­for­ma­ción, la con­fu­sión, la des­mo­ra­li­za­ción…

El rema­te es la ame­na­za de inter­ven­ción mili­tar, el blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial, finan­cie­ro, los inten­tos para frag­men­tar a la FANB, más el blo­queo eco­nó­mi­co, finan­cie­ro, comer­cial, la esca­sez de medi­ci­nas.

La crea­ción de un gobierno para­le­lo y los con­si­guien­tes con­flic­tos diplo­má­ti­cos y las ame­na­zas del gobierno de Esta­dos Uni­dos para tra­tar de legi­ti­mar la agre­sión con­tan­do con un títe­re que la legi­ti­me.

Segunda Conclusión

Lo dicho no sig­ni­fi­ca que con las denun­cias rela­cio­na­das con la quin­ta colum­na, la corrup­ción, la buro­cra­ti­za­ción y la inefi­cien­cia, etc., haga­mos borrón y cuen­ta nue­vo. Todo lo con­tra­rio. Segui­re­mos ade­lan­te y hare­mos fren­te común con los sec­to­res popu­la­res que con­se­cuen­te­men­te man­ten­gan estas crí­ti­cas.

Julio Esca­lo­na

3 de febre­ro de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: