Internacionalismo contra imperialismo

Deskargak /​Descargas (25 aldiz/​veces)

FileAction
[PDF] A4Jeitsi /​Des­car­gar 
[PDF] A5Jeitsi /​Des­car­gar 
[PDF] Let­terJeitsi /​Des­car­gar 
[ePub]Jeitsi /​Des­car­gar 
[mobi] Kind­leJeitsi /​Des­car­gar 

Hasta la Primera Internacional

El inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio empie­za a irrum­pir en la his­to­ria con la revo­lu­ción de 1848 apa­re­cien­do ya como tal, polí­ti­ca y teó­ri­ca­men­te, en 1864 con la fun­da­ción de la Pri­me­ra Inter­na­cio­nal, pero la soli­da­ri­dad entre los pue­blos y las cla­ses explo­ta­das es muy ante­rior. Ciñén­do­nos solo a la his­to­ria capi­ta­lis­ta, en Nues­tra­mé­ri­ca bien pron­to sur­gie­ron resis­ten­cias comu­nes al inva­sor, pero tam­bién trai­cio­nes de caci­ques que acep­ta­ron la domi­na­ción extran­je­ra para man­te­ner algo o mucho de su poder ayu­dán­do­le en la sobre­ex­plo­ta­ción de su pue­blo y en la inva­sión de otros pue­blos her­ma­nos, o para que a cam­bio los inva­so­res les ayu­da­sen a des­truir a los que les opri­mían en ese momen­to o a los que, sim­ple­men­te, que­rían expri­mir o exter­mi­nar. Tam­bién escla­vas y escla­vos se fue­ron unien­do a las resis­ten­cias de los pue­blos autóc­to­nos en muchos casos, como en la Vene­zue­la, por citar una expe­rien­cia de aquí, de 1552 cuan­do el Negro Miguel diri­gió una suble­va­ción anti­es­cla­vis­ta apo­ya­da por pue­blos autóc­to­nos.

En la Euro­pa del trán­si­to del feu­da­lis­mo al capi­ta­lis­mo, la lucha de cla­ses urba­na en el nor­te de la Ita­lia de fina­les del siglo XIV, en espe­cial en Flo­ren­cia, esta­ba faci­li­ta­da por las here­jías polí­ti­co-reli­gio­sas defen­so­ras de la her­man­dad de las y los pobres fren­te al «peca­do» de la rique­za: un «inter­na­cio­na­lis­mo» utó­pi­co pero real por su efec­tos socia­les mor­tal­men­te enfren­ta­do al uni­ver­sa­lis­mo cató­li­co que era la for­ma ideo­ló­gi­ca del «impe­ria­lis­mo» medie­val. Expre­sio­nes de estas here­jías tam­bién sir­vie­ron como cemen­to de valo­res soli­da­rios de igua­li­ta­ris­mo y jus­ti­cia­lis­mo en la gue­rra nacio­nal y social husi­ta en la Bohe­mia y Che­quia de comien­zos del siglo XV, dan­do un impul­so enor­me a la soli­da­ri­dad entre las cla­ses explo­ta­das de amplias zonas de cen­tro Euro­pa para resis­tir la fero­ci­dad feu­dal diri­gi­da por el Vati­cano.

Pode­mos hablar de una espe­cie de «inter­na­cio­na­lis­mo repre­si­vo» en la cru­za­da anti­hu­si­ta lide­ra­da por Roma que ento­nes cum­plía el papel que aho­ra cum­ple Esta­dos Uni­dos, o que han cum­pli­do otras poten­cias hege­mó­ni­cas en fases ante­rio­res. Otro tan­to suce­dió en mul­ti­tud de resis­ten­cias peque­ña, pero sobre todo en las gue­rras cam­pe­si­nas de fina­les del siglo XV y comien­zos del XVI que desa­rro­lla­ron aún más esta ten­den­cia hacia una ayu­da mutua que des­bor­da­ba las múl­ti­ples fron­te­ras y obs­tácu­los tar­do­feu­da­les. Esas ten­den­cias se expli­ca­ban en el fon­do por el hecho inocul­ta­ble de la nece­si­dad de aunar las fuer­zas de las cla­ses explo­ta­das con­tra las de las explo­ta­do­ras. Pero se tra­ta­ba de una ten­den­cia débil expre­sa­da ideo­ló­gi­ca­men­te en base a las con­tra­dic­cio­nes inter­nas en el cris­tia­nis­mo, a las ver­sio­nes anta­gó­ni­cas que se extraen de un tex­to tan mani­pu­la­do, cen­su­ra­do y rees­cri­to como la Biblia. No exis­tían las bases mate­ria­les para el sur­gi­mien­to de un inter­na­cio­na­lis­mo teó­ri­co y polí­ti­co, que solo adqui­ri­ría fuer­za con la irrup­ción del pro­le­ta­ria­do como cla­se pre­sen­te en todos los pue­blos atra­pa­dos en la tri­tu­ra­do­ra capi­ta­lis­ta.

Este sis­te­ma repre­si­vo inter­na­cio­nal fue per­dien­do efec­ti­vi­dad en la medi­da en que se desa­rro­lla­ba el capi­ta­lis­mo, sufrien­do una derro­ta aplas­tan­te en la Gue­rra de los Ochen­ta años –1568–1648– que dio la vic­to­ria a la bur­gue­sía holan­de­sa y la derro­ta al reino de Espa­ña. El inter­na­cio­na­lis­mo de cla­se de la joven bur­gue­sía euro­pea fue muy impor­tan­te en esa vic­to­ria por­que duran­te esos años Holan­da fue la nación bur­gue­sa más impul­so­ra del pro­gre­so capi­ta­lis­ta, refor­za­da por la impla­ca­ble explo­ta­ción colo­nial de otros pue­blos. Era un inter­na­cio­na­lis­mo de cla­se por­que úni­ca­men­te defen­día los intere­ses bur­gue­ses con­tra los tar­do­feu­da­les y abso­lu­tis­tas, pero sobre todo con­tra los de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de su pro­pio país y de todos. Las revo­lu­cio­nes bur­gue­ses, que eran pro­ce­sos lar­gos, ter­mi­na­ban nego­cian­do con la noble­za ven­ci­da o con monar­quías extran­je­ras para así aplas­tar mejor a las muje­res tra­ba­ja­do­ras, al cam­pe­si­na­do, al pro­le­ta­ria­do, y a los pue­blos y colo­nias que explo­ta­ba.

Vol­vien­do a Nues­tra­mé­ri­ca, en don­de ni remo­ta­men­te podían exis­tir bur­gue­sías como la holan­de­sa, ingle­sa, etc., fue el blo­que for­ma­do por los virre­yes y su buro­cra­cia, con el deci­si­vo apo­yo de la Igle­sia cató­li­ca y su Inqui­si­ción y de los caci­ques trai­do­res, el que ase­gu­ró la domi­na­ción his­pa­no­lu­si­ta­na. Nos hace­mos una idea muy apro­xi­ma­da de la efec­ti­vi­dad de este sis­te­ma repre­si­vo al saber que a comien­zos del siglo XVIII el pro­duc­to del saqueo sis­te­má­ti­co rea­li­za­do por la Igle­sia en Nues­tra­mé­ri­ca le per­mi­tía man­te­ner los enor­mes cos­tos del lujo y sun­tuo­si­dad de la Igle­sia en Por­tu­gal, Esta­do espa­ñol e Ita­lia.

Una autén­ti­ca red «impe­ria­lis­ta» que fue com­ba­ti­da con un inci­pien­te «inter­na­cio­na­lis­mo» en len­ta for­ma­ción al sur­gir zonas libres, qui­lom­bos, palen­ques, mam­bi­ses, etc., rela­ti­va­men­te segu­ras siem­pre que tuvie­ran la sufi­cien­te defen­sa arma­da, en las que las per­so­nas auto libe­ra­das, los cima­rro­nes, logra­ban esta­ble­cer algu­nas rela­cio­nes de soli­da­ri­dad acti­va o con­ni­ven­cia pasi­va con sec­to­res de cam­pe­si­nos libres empo­bre­ci­dos y sobre­ex­plo­ta­dos.

Más ade­lan­te, la exten­sa rebe­lión andi­na de fina­les del siglo XVIII, en la que Túpac Ama­ru fue el diri­gen­te más visi­ble, tam­bién obtu­vo amplia soli­da­ri­dad. Poco des­pués, la defi­ni­ti­va inde­pen­den­cia revo­lu­cio­na­ria de Hai­tí en 1804 cerra­ba una fase en la ayu­da mutua entre los pue­blos y abría otra deci­si­va para el hun­di­mien­to espa­ñol y las inde­pen­den­cias lati­noa­me­ri­ca­nas, sobre todo des­de que en 1816 tarea en la que Bolí­var y otros y otras liber­ta­do­ras fue­ron fun­da­men­ta­les.

El inter­na­cio­na­lis­mo hai­tiano tam­bién seña­ló el camino para fugas, resis­ten­cias y rebe­lio­nes anti­es­cla­vis­tas prác­ti­ca­men­te en todas las Amé­ri­cas en las que exis­tía esta inhu­ma­ni­dad. Por ejem­plo, en Esta­dos Uni­dos los sis­te­mas de con­trol, vigi­lan­cia y repre­sión difi­cul­ta­ban mucho las revuel­tas que, pese a ello, se die­ron como en 1811 en Nue­va Orleans o la falli­da insu­rrec­ción de Char­les­ton de 1822, por citar dos casos. Enfren­tan­do gra­ves y has­ta mor­ta­les ries­gos, pero con rela­ti­va efi­ca­cia, estas resis­ten­cias eran coor­di­na­das median­te redes clan­des­ti­nas de ayu­da mutua en la que tam­bién cola­bo­ra­ban per­so­nas mula­tas y algu­nas blan­cas, y en según qué zonas con nati­vos ori­gi­na­rios. Las nacio­nes indias tam­bién ejer­ci­ta­ron una espe­cie de inter­na­cio­na­lis­mo en su deses­pe­ra­da resis­ten­cia al geno­ci­dio; según las nece­si­da­des, las nacio­nes indias hacían pac­tos entre ellas, se fusio­na­ban en agru­pa­cio­nes mayo­res, etc. Pero al igual que en el res­to de pue­blos, tam­bién hubo gru­pos, cla­nes y tri­bus cola­bo­ra­cio­nis­tas con el inva­sor.

Mien­tras tan­to, en Ingla­te­rra la revo­lu­ción indus­trial cam­bia­ba las for­mas de la lucha de cla­ses y, con cier­to retra­so inevi­ta­ble, las for­mas de ayu­da soli­da­ria en el nue­vo pro­le­ta­ria­do, pero a la vez el impe­ria­lis­mo inglés refor­zó el racis­mo con­tra las y los tra­ba­ja­do­res irlan­de­ses en Ingla­te­rra. Sur­gía así una lucha entre el inter­na­cio­na­lis­mo y el racis­mo que se agu­di­za­rá con el tiem­po al desa­rro­lla­se la socio­bio­lo­gía y el fas­cis­mo. Según la indus­tria­li­za­ción cam­bia­ba for­mas e incre­men­ta­ba los con­te­ni­dos de la lucha de cla­ses en Euro­pa con­ti­nen­tal con las olea­das de 1830 y 1848, tam­bién lo hacía el inter­na­cio­na­lis­mo. La Liga de los Comu­nis­tas, en la que mili­ta­ban Marx y Engels, era una de las más peque­ñas en can­ti­dad de miem­bros, pero fue la cua­li­ta­ti­va­men­te deci­si­va tan­to por sus apor­ta­cio­nes teó­ri­cas y polí­ti­cas inter­na­cio­na­lis­tas por su mis­mo pro­yec­to his­tó­ri­co e iden­ti­dad éti­ca, como por su implan­ta­ción clan­des­ti­na en luga­res crí­ti­cos de la lucha de cla­ses.

En Esta­dos Uni­dos, la auto­or­ga­ni­za­ción pro­le­ta­ria avan­za­ba a buen rit­mo, pero des­de la déca­da de 1830 el capi­ta­lis­mo con­tra­ata­có con una aplas­tan­te supe­rio­ri­dad de medios eco­nó­mi­cos, poli­cia­les, judi­cia­les, pro­pa­gan­dís­ti­cos, mato­nes y sica­rios de las empre­sas, corrup­ción y coop­ta­ción, pro­vo­ca­ción de cho­ques nacio­na­les y cul­tu­ra­les den­tro del pro­le­ta­ria­do de ori­gen euro­peo para impe­dir su uni­dad de cla­se, ade­más, los gran­des terri­to­rios al oes­te para arre­ba­tár­se­los a las nacio­nes indias eran una efec­ti­va vál­vu­la de esca­pe de las ten­sio­nes socia­les en el este.

Aún y todo así, exis­tían gru­pos de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta mutua entre Euro­pa y Esta­dos Uni­dos, que ayu­da­ban eco­nó­mi­ca­men­te, reci­bían a exi­lia­das y exi­lia­dos en espe­cial des­de la derro­ta de 1848–1849. Era sig­ni­fi­ca­ti­va la soli­da­ri­dad entre migran­tes de una mis­ma nación o cul­tu­ra –ita­lia­nos, irlan­de­ses, ale­ma­nes, etc., tan­to de ayu­da mutua ini­cial con los y las con­na­cio­na­les recién lle­ga­dos, como para defen­der­se del fuer­te racis­mo anglo­sa­jón, pro­tes­tan­te y bur­gués, y de las agre­sio­nes de la patro­nal y sus poli­cías. A la vez, superan­do sus pug­nas inter­nas, las y los euro­peos hacían piña racis­ta con­tra las nacio­nes indias, las y los escla­vos y los pue­blos lati­nos y mes­ti­zos del sur de Esta­dos Uni­dos.

Euro­pa era un abi­ga­rra­do esce­na­rio de con­flic­tos inter-nacio­na­les azu­za­dos por el avan­ce capi­ta­lis­ta que había des­bor­da­do al Con­gre­so de Vie­na de 1815: inde­pen­den­cia de Gre­cia en 1821–1832; inde­pen­den­cia ita­lia­na entre 1820 y 1848, y su cul­mi­na­ción en 1861; uni­fi­ca­ción ale­ma­na entre 1834 y 1871; per­ma­nen­te resis­ten­cia pola­ca e irlan­de­sa; nacio­na­lis­mo hún­ga­ro en la revo­lu­ción de 1848–1849; reivin­di­ca­cio­nes esla­vas y bal­cá­ni­cas; mani­pu­la­ción zaris­ta del panes­la­vis­mo; nacio­na­lis­mos opre­so­res fran­cés, espa­ñol, inglés, etc.; ade­cua­ción de las iden­ti­da­des de pue­blos como el bre­tón, el esco­cés, el vas­co, el cata­lán…

Esta ebu­lli­ción de con­flic­tos esta­ba agra­va­da por y era inse­pa­ra­ble de las agre­sio­nes colo­nia­les: inva­sión de Arge­lia en 1830, dos gue­rras del opio con­tra Chi­na en 1839–1842 y 1856–1860, suble­va­ción de la India de 1857, inva­sio­nes de Áfri­ca sub­saha­ria­na, gue­rras y cho­ques recu­rren­tes entre Gran Bre­ta­ña y Rusia des­de 1838 por la pose­sión de Asia Cen­tral, inva­sión de Cochin­chi­na en 1858–1862, gue­rras mao­ríes en 1845−1872…

La expan­sión ale­ma­na de 1850–1870 es uno de los ejem­plos más impor­tan­te de lo suce­di­do en el con­ti­nen­te antes de la pri­me­ra Gran Depre­sión ini­cia­da en 1871. Las nue­vas con­tra­dic­cio­nes intro­du­ci­das por el impe­ria­lis­mo y la agu­di­za­ción de las del colo­nia­lis­mo –Ale­ma­nia pasó de 33,7 millo­nes de habi­tan­tes en 1850 a 56,3 en 1900, y la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo se tri­pli­có entre 1852 y 1914– hicie­ron que la nue­va lucha de cla­ses tam­bién agu­di­za­ra al máxi­mo la uni­dad y lucha de con­tra­rios entre, por un lado, el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta y racis­ta, con un ideo­lo­gía colo­nia­lis­ta; y por otro las luchas de libe­ra­ción nacio­nal en Euro­pa y anti­co­lo­nial en gran­des áreas del pla­ne­ta, y los sen­ti­mien­tos de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta que gene­ra­ban, per­cep­ti­bles ya en la gue­rra de inde­pen­den­cia grie­ga de la domi­na­ción tur­ca, en la que murió lord Byron en 1824 por malos cui­da­dos médi­cos.

Seme­jan­te abi­ga­rra­mien­to de situa­cio­nes crí­ti­cas esta­lla­ba en con­flic­tos más o menos sal­va­jes no por la acción de una espe­cie de «idea nacio­na­lis­ta» abs­trac­ta y reac­cio­na­ria en sí mis­ma, sino por las con­tra­dic­cio­nes capi­ta­lis­tas, por los intere­ses de las bur­gue­sías en ascen­so y en des­cen­so, por las res­pues­tas de los pue­blos opri­mi­dos u opre­so­res mani­pu­la­dos o no por esas bur­gue­sías, etcé­te­ra. La com­ple­ji­dad extre­ma y difí­cil de cali­brar de esta diná­mi­ca que­da paten­te cuan­do vemos el papel de las reli­gio­nes, en espe­cial de los cris­tia­nis­mos, en los sen­ti­mien­tos de los pue­blos, y sobre todo el peso deter­mi­nan­te de las vio­len­cias del patriar­ca­do en todo ello. Tam­bién que­da paten­te esa com­ple­ji­dad en el ago­ta­mien­to pro­gre­si­vo de la ideo­lo­gía bur­gue­sa del pro­gre­so lineal e impa­ra­ble de su civi­li­za­ción, eso que equí­vo­ca­men­te se deno­mi­na «moder­ni­dad» para así no hablar de explo­ta­ción capi­ta­lis­ta y lucha de cla­ses.

Ambas, la lucha con­tra el patriar­ca­do y la lucha con­tra la civi­li­za­ción del capi­tal como irra­cio­na­li­dad des­truc­ti­va, fue­ron impreg­nan­do al inter­na­cio­na­lis­mo mucho más de lo que se cree super­fi­cial­men­te. Care­ce­mos de espa­cio para hacer un segui­mien­to deta­lla­do de esa doble iden­ti­dad en cada fase del inter­na­cio­na­lis­mo que expo­ne­mos muy en sín­te­sis, pero bas­ta decir que ya para el momen­to de sal­to de fase, alre­de­dor de 1848, esta­ban arrai­ga­das las bri­llan­tes apor­ta­cio­nes de Flo­ra Tris­tán (1803−1844) sobre la eman­ci­pa­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra que fue­ron la base del radi­cal anti­pa­triar­ca­lis­mo del Mani­fies­to comu­nis­ta. Más len­to fue el avan­ce de la crí­ti­ca de la irra­cio­na­li­dad des­truc­ti­va del capi­tal, ya en embrión en los pri­me­ros tex­tos mar­xis­tas y que tomó for­ma pre­ci­sa en La ideo­lo­gía ale­ma­na (1845−1846) al adver­tir que las fuer­zas pro­duc­ti­vas del capi­ta­lis­mo se trans­for­man en su con­tra­rio, en fuer­zas des­truc­ti­vas.

Los inten­tos de cons­truc­ción de la inde­pen­den­cia socia­lis­ta de los pue­blos en un mar­co de inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio ten­den­te al comu­nis­mo, han apor­ta­do a la huma­ni­dad muchí­si­mas más ven­ta­jas y avan­ces con­cre­tos, pese a sus erro­res y fra­ca­sos, que los rela­ti­cos logros par­cia­les y con­tra­dic­to­rios rea­li­za­dos por el capi­ta­lis­mo. La per­ma­nen­te lucha fron­tal entre impe­ria­lis­mo e inter­na­cio­na­lis­mo así lo demues­tra, y uno de sus logros impe­re­ce­de­ros es la crea­ción de la Pri­me­ra Inter­na­cio­nal o Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res, AIT.

Hasta la Kominform

La Pri­me­ra Inter­na­cio­nal (1864−1876) fue la res­pues­ta pro­le­ta­ria a esas con­tra­dic­cio­nes, aun­que des­de una pers­pec­ti­va bási­ca­men­te euro­cén­tri­ca, a pesar de las demo­le­do­ras crí­ti­cas de una mino­ría con­tra el colo­nia­lis­mo. La Pri­me­ra Inter­na­cio­nal vivió entre, cuan­do tales pro­ble­mas cre­cían sin parar, y una de las razo­nes de su extin­ción fue pre­ci­sa­men­te su fra­ca­so a la hora de inte­grar el inter­na­cio­na­lis­mo con las luchas de libe­ra­ción nacio­nal, anti­co­lo­nia­lis­tas, y en con­tra del racis­mo que ya cre­cía en el pro­le­ta­ria­do inglés con­tra Irlan­da, etc. Otras razo­nes fue­ron las dife­ren­cias entre corrien­tes varias: anar­quis­tas, baku­ni­nis­tas, socia­lis­tas, comu­nis­tas, etc., que se ha que­ri­do sim­pli­fi­car en un cho­que de per­so­na­li­da­des entre Marx y Baku­nin, cuan­do el pro­ble­ma real era la biso­ñez y fal­ta de expe­rien­cia del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio.

Vol­vien­do al tema que nos con­cier­ne, la lucha a muer­te entre inter­na­cio­na­lis­mo e impe­ria­lis­mo, hay que decir que, por ejem­plo, el nacio­na­lis­mo bur­gués de la izquier­da fran­ce­sa era cri­ti­ca­do con iro­nía por Marx y Engels que a la vez insis­tían en la impor­tan­cia cla­ve del inter­na­cio­na­lis­mo defen­sor de los dere­chos de los pue­blos opri­mi­dos, defen­sa suje­ta a las limi­ta­cio­nes con­tex­tua­les del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta del momen­to. Sin embar­go, ni en ambos ami­gos, ni en la izquier­da revo­lu­cio­na­ria del momen­to, ni menos aún en el con­jun­to de la Pri­me­ra Inter­na­cio­nal, ape­nas esta­ba pre­sen­te Nues­tra­mé­ri­ca, vacío que solo empe­za­ría a lle­nar­se en la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal y en la Cuar­ta Inter­na­cio­nal.

En este perío­do, la Comu­na de 1871 apor­tó una lec­ción deci­si­va: la uni­dad y lucha de con­tra­rios tam­bién en el seno de lo nacional/​internacional. Por un lado, los sec­to­res cons­cien­tes de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras se iden­ti­fi­ca­ron a muer­te con la Comu­na como una espe­cie de gobierno inter­na­cio­nal del pro­le­ta­ria­do, pero los sec­to­res alie­na­dos por el nacio­na­lis­mo bur­gués apo­ya­ron acti­va o pasi­va­men­te su exter­mi­nio. Por el lado anta­gó­ni­co, las bur­gue­sías olvi­da­ron sus dispu­tas inter­nas y se unie­ron como un solo gobierno inter­na­cio­nal reac­cio­na­rio con­tra la Comu­na, ase­si­na­da a caño­na­zos. Sal­van­do todas las dis­tan­cias posi­bles entre la lucha husi­ta a comien­zos del siglo XV y la comu­ne­ra a fina­les del siglo XIX, se des­cu­bre un hilo rojo que las une: la soli­da­ri­dad entre las cla­ses explo­ta­das luchan­do deses­pe­ra­da­men­te con­tra la soli­da­ri­dad de las cla­ses explo­ta­do­ras.

La Segun­da Inter­na­cio­nal se fun­dó en 1889 una vez que esas con­tra­dic­cio­nes entra­ban en una espi­ral terri­ble por­que ter­mi­na­ba la fase colo­nial y comen­za­ba a des­pun­tar la fase impe­ria­lis­ta. Por citar dos fechas muy impor­tan­tes para la evo­lu­ción del inter­na­cio­na­lis­mo que había demos­tra­do su fuer­za ayu­dan­do a la Comu­na de París en 1871, en 1878 se cele­bró el Con­gre­so de Ber­lín y la Con­fe­ren­cia de Ber­lín en 1884, even­tos en los que las gran­des bur­gue­sías se repar­tie­ron Euro­pa y Áfri­ca, y faci­li­ta­ron la expan­sión por Asia y el nue­vo ata­que a Chi­na a fina­les del siglo XIX, ayu­dan­do así a des­en­ca­de­nar la gue­rra mun­dial de 1914–1918. Las pug­nas polí­ti­cas inter­bur­gue­sas, que refle­jan las luchas cai­ni­tas por el repar­to de la plus­va­lía total y por los mer­ca­dos, se solu­cio­na­ban tran­si­to­ria y muy par­cial­men­te en estas y otras reunio­nes que impo­nían o san­cio­na­ban deter­mi­na­das hege­mo­nías, y que tenían algu­nos de sus ante­ce­den­tes en el Tra­ta­do de Wets­fa­lia de 1648 y en el Con­gre­so de Vie­na de 1815 por citar los más cono­ci­dos.

No se pue­den sepa­rar estas nego­cia­cio­nes inter­bur­gue­sas por la hege­mo­nía en el saqueo, de la lucha de cla­se con­tra sus pro­le­ta­ria­dos res­pec­ti­vos. Por ejem­plo, Ale­ma­nia ile­ga­li­zó a la social­de­mo­cra­cia en el mis­mo año del Con­gre­so de Ber­lín, en 1878. Para el capi­tal ale­mán la social­de­mo­cra­cia radi­cal de enton­ces era un «pro­ble­ma mili­tar», como lo reco­no­ció el pro­pio Bis­mark, y por ello, para ani­qui­lar­la, nece­si­ta­ba un ejér­ci­to foguea­do por el expan­sio­nis­mo colo­nial e ideo­ló­gi­ca­men­te fiel al kái­ser. Fue lega­li­za­da en 1890, una vez que la bur­gue­sía vio que la corrien­te refor­mis­ta des­pla­za­ba a la revo­lu­cio­na­ria.

Un dato incon­tro­ver­ti­ble del avan­ce refor­mis­ta era el for­ta­le­ci­mien­to del nacio­na­lis­mo bur­gués y del colo­nia­lis­mo ale­mán, el recha­zo racis­ta a los tra­ba­ja­do­res del este, esla­vos y judíos, la debi­li­dad del inter­na­cio­na­lis­mo… Los deba­tes en la Segun­da Inter­na­cio­nal sobre la supues­ta bon­dad del colo­nia­lis­mo, que lle­va­ría el pro­gre­so civi­li­za­dor a los pue­blos atra­sa­dos y bár­ba­ros, debi­li­ta­ban el inter­na­cio­na­lis­mo y jus­ti­fi­ca­ban bru­ta­li­da­des como el bom­bar­deo del puer­to egip­cio de Ale­jan­dría en 1882, denun­cia­do por Engels en una res­pues­ta con­tun­den­te a un dubi­ta­ti­vo Kautsky.

Todo lo aquí vis­to ayu­dó sobre­ma­ne­ra a des­en­ca­de­nar la gue­rra de 1914, ya «pro­fe­ti­za­da» por Engels en 1874, por cuan­to res­pon­día a la agu­di­za­ción impa­ra­ble de las con­tra­dic­cio­nes capi­ta­lis­tas. Su cau­sa deci­si­va no fue otra que la ya enton­ces cre­cien­te inca­pa­ci­dad de los Esta­dos-nación bur­gue­ses para diri­gir con rela­ti­va efi­ca­cia y paz el explo­si­vo desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, y den­tro de ellas, el poder impa­ra­ble del capi­tal-dine­ro, del capi­tal finan­cie­ro y espe­cu­la­ti­vo, en suma, de la Ban­ca, como demos­tró Engels en 1894.

El vue­lo ascen­den­te del capi­tal finan­cie­ro y lue­go espe­cu­la­ti­vo-fic­ti­cio, con la soga de la deu­da públi­ca que le es inhe­ren­te, ten­sio­nó y ten­sio­na cada vez más el cho­que de tre­nes entre impe­ria­lis­mo e inter­na­cio­na­lis­mo. La Segun­da Inter­na­cio­nal no pudo resis­tir esos cam­bios y se rom­pió en tres tro­zos: el amplia­men­te mayo­ri­ta­rio, que salió en defen­sa de las bur­gue­sías res­pec­ti­vas; el mino­ri­ta­rio repre­sen­ta­do por la izquier­da revo­lu­cio­na­ria; y la minús­cu­la corrien­te inter­me­dia. En el ini­cio de la gue­rra de 1914 el inter­na­cio­na­lis­mo pare­cía haber des­apa­re­ci­do para siem­pre, pero en 1916 mos­tró sus pri­me­ros sín­to­mas de recu­pe­ra­ción para avan­zar arro­lla­do­ra­men­te al año siguien­te.

La crea­ción en mar­zo de 1919 de la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal o Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, deno­mi­na­do tam­bién Par­ti­do Inter­na­cio­nal de la Sub­ver­sión, fue un hito en la his­to­ria huma­na. La diná­mi­ca del capi­ta­lis­mo colo­nial de 1864 al impe­ria­lis­ta de 1919 expli­ca la dia­léc­ti­ca de la con­ti­nui­dad y el cam­bio entre las tres inter­na­cio­na­les. Pode­mos divi­dir en tres fases su exis­ten­cia has­ta su diso­lu­ción en 1943. La pri­me­ra, la bri­llan­te, duró has­ta la recu­pe­ra­ción del nacio­na­lis­mo gran-ruso den­tro de la URSS, a media­dos de los años 20, con el pun­to crí­ti­co de la derro­ta de la revo­lu­ción ale­ma­na en 1923. En esta épo­ca se vivi­fi­có el inter­na­cio­na­lis­mo de una for­ma esplén­di­da gra­cias a una bate­ría de medi­das de soli­da­ri­dad, de deba­tes teó­ri­cos, de pro­pues­tas polí­ti­cas, etc., que reivin­di­ca­mos.

Prác­ti­ca­men­te la tota­li­dad del capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo fue some­ti­da a una impla­ca­ble crí­ti­ca duran­te los cua­tro con­gre­sos que se rea­li­za­ron has­ta noviem­bre de 1922 y gra­dual­men­te comen­zó a inte­grar­se Nues­tra­mé­ri­ca en la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria mun­dial. Nos hace­mos una idea del vigor de esta pri­me­ra fase vien­do cómo en menos de cua­tro años extre­ma­da­men­te ten­sos se rea­li­za­ron cua­tro con­gre­sos vibran­tes, en los que se deci­dió por ejem­plo la crea­ción del Soco­rro Rojo en 1922, red de orga­ni­za­cio­nes de ayu­da inter­na­cio­na­les

La segun­da, des­de enton­ces has­ta el VII Con­gre­so de 1935 estu­vo mar­ca­da por el avan­ce de la buro­cra­cia nacio­na­lis­ta gran-rusa en la URSS, por los deba­tes inter­nos en el par­ti­do, por las derro­tas revo­lu­cio­na­rias des­de 1923, por la Gran Depre­sión de 1929 y por el auge del nazi­fas­cis­mo. Si com­pa­ra­mos estos doce o diez años de la segun­da fase con los cua­tro de la pri­me­ra, vemos una ralen­ti­za­ción pas­mo­sa de la vida de la Inter­na­cio­nal por­que solo se rea­li­za­ron tres con­gre­sos en una déca­da –el V en el verano de 1924, el VI en el verano de 1928, y el VII y últi­mo de toda su his­to­ria, en verano de 1935–, pero si se hubie­ra segui­do el rit­mo de la pri­me­ra eta­pa se debie­ran haber rea­li­za­do diez con­gre­sos en vez de tres. Se ha inten­ta­do jus­ti­fi­car seme­jan­te parón con la excu­sa de las con­di­cio­nes inter­na­cio­na­les, pero ya para enton­ces la URSS tenía muchos más recur­sos que en la pri­me­ra fase, el movi­mien­to inter­na­cio­nal era más amplio y, sobre todo, eran mucho más peren­to­rias las nece­si­da­des de deba­te inter­na­cio­nal.

La cau­sa bási­ca de la ago­nía de la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal en esta su segun­da fase no es otra que la dege­ne­ra­ción buro­crá­ti­ca en la URSS con la vuel­ta del nacio­na­lis­mo gran-ruso dis­fra­za­do de inter­na­cio­na­lis­mo, evo­lu­ción argu­men­ta­da con la tesis de que era posi­ble crear el socia­lis­mo y lue­go el comu­nis­mo en un solo país. Tesis con­tra­ria a la teo­ría mar­xis­ta sos­te­ni­da has­ta enton­ces y que, ade­más, jus­ti­fi­ca­ba el que se supe­di­ta­se la lucha revo­lu­cio­na­ria mun­dial a la super­vi­ven­cia de la URSS «patria del socia­lis­mo». En diciem­bre de 1930, en una car­ta a D. Bied­ni, Sta­lin ofi­cia­li­za esta tesis, remar­can­do en cur­si­va que la cla­se tra­ba­ja­do­ra rusa es el «foco» de la revo­lu­ción mun­dial.

Tal deri­va exi­gía aban­do­nar por cual­quier medio la estra­te­gia de la pri­me­ra fase, inclui­das las apor­ta­cio­nes teó­ri­cas deci­si­vas que la sus­ten­ta­ban. Rosa Luxem­burg fue cen­su­ra­da y prohi­bi­da. El tes­ta­men­to de Lenin ocul­ta­do. Se ralen­ti­zó al máxi­mo la publi­ca­ción de las obras com­ple­tas de Marx y Engels. Se para­li­za­ron los avan­ces en la libe­ra­ción de la mujer, en la sexua­li­dad, en la cul­tu­ra y en el arte, etc. El movi­mien­to obre­ro y sin­di­cal tan poten­te en la huel­ga bri­tá­ni­ca de 1926 fue obli­ga­do a nego­ciar con la bur­gue­sía. En 1927 se obli­gó al Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na a entre­gar­se con las manos ata­das a la bur­gue­sía del Kuo­min­tang que lo des­tro­zó. Se denun­cia­ron las genia­les apor­ta­cio­nes de Mariá­te­gui en Nues­tra­mé­ri­ca.

Se minus­va­lo­ró has­ta el sui­ci­dio la fuer­za del nazis­mo, cola­bo­ran­do con él en algu­nas mani­fes­ta­cio­nes y míti­nes con­tra la social­de­mo­cra­cia según la tesis de que el «social fas­cis­mo» era más peli­gro­so que el nazis­mo, has­ta que, ya tar­de, en el VII Con­gre­so se dio otro brus­co giro al cen­tro con la polí­ti­ca del Fren­te Popu­lar. Como en Gran Bre­ta­ña en 1926 y Chi­na en 1927, aho­ra ya defi­ni­ti­va­men­te para todo el mun­do, las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias debían supe­di­tar­se a las «bur­gue­sías demo­crá­ti­cas» para ven­cer al nazi­fas­cis­mo, pos­po­nien­do la revo­lu­ción. El heroís­mo de las Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les en el Esta­do espa­ñol de 1936–1938 no pudo impe­dir la vic­to­ria fas­cis­ta faci­li­ta­da por el inter­cla­sis­mo del Fren­te Popu­lar.

La fase final va de 1935 a la diso­lu­ción de la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal en mayo de 1943, dos años antes de que aca­ba­se la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Duran­te este tiem­po fue un medio para legi­ti­mar las pur­gas inter­nas en el exte­rior de la URSS por­que para enton­ces la mayo­ría de los par­ti­dos comu­nis­tas ya esta­ban esta­li­ni­za­dos. Un caso para­dig­má­ti­co lo tene­mos en las pur­gas y ase­si­na­tos rea­li­za­dos por el Par­ti­do Comu­nis­ta Espa­ñol con­tra la izquier­da revo­lu­cio­na­ria en 1937, siguien­do las órde­nes de Mos­cú: había que ase­gu­rar la alian­za fren­te popu­lis­ta con la «bur­gue­sía demo­crá­ti­ca».

Tam­bién sir­vió para legi­ti­mar la fra­ca­sa­da inva­sión de Fin­lan­dia por la URSS; para jus­ti­fi­car el pac­to con el nazis­mo para repar­tir­se Polo­nia; para obli­gar a los par­ti­dos comu­nis­tas esta­li­ni­za­dos a no luchar con­tra la ocu­pa­ción nazi de sus paí­ses des­de junio de 1940 has­ta junio de 1941 una vez que Ale­ma­nia ata­có a la URSS, aun­que sec­to­res de base incum­plie­ron esta orden; para excul­par a Sta­lin por su garra­fal error estra­té­gi­co al recha­zar todos los infor­mes de la inmi­nen­cia del ata­que ale­mán… La Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal fue disuel­ta muy poco antes de la cru­cial bata­lla de Kursk en el fren­te ruso en verano de 1943 para demos­trar a los alia­dos capi­ta­lis­tas que la URSS no pen­sa­ba ya en la revo­lu­ción mun­dial por lo que debe­rían aumen­tar la can­ti­dad y cali­dad de ayu­da mili­tar que le envia­ban.

La Cuar­ta Inter­na­cio­nal se fun­dó en el Esta­do fran­cés en verano de 1938, en pleno ascen­so del nazi­fas­cis­mo, de retro­ce­so de los fren­tes popu­la­res fran­cés y espa­ñol, y de pur­gas en la URSS. La Segun­da Gue­rra Mun­dial se acer­ca­ba y peque­ños gru­pos comu­nis­tas acep­ta­ron la pro­pues­ta de Trotsky de crear la Cuar­ta Inter­na­cio­nal. Ape­nas tuvo tiem­po para orga­ni­zar­se por­que des­de un prin­ci­pio sufrió duras per­se­cu­cio­nes de las poli­cías bur­gue­sas y de la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal, la inva­sión nazi de Euro­pa occi­den­tal le debi­li­tó mucho y el ase­si­na­to en agos­to de 1940 de Trotsky por órde­nes de Sta­lin, fue su pun­ti­lla. Des­de 1945 empe­zó a reor­ga­ni­zar­se pero bien pron­to se cuar­teó en ten­den­cias opues­tas que se escin­di­rían una y otra vez, en una espe­cie de metás­ta­sis incon­tro­la­ble.

Como hemos dicho, la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal fue disuel­ta en 1943, reem­pla­za­da por la Komin­form que actua­ba abier­ta­men­te como la ofi­ci­na de direc­ción des­de Mos­cú de los par­ti­dos comu­nis­tas fie­les a la URSS. Algu­nos pue­blos reci­bie­ron ayu­da sovié­ti­ca para luchar con­tra el impe­ria­lis­mo y acti­var su eco­no­mía –Corea del Nor­te, Nor­te de Viet­nam, Cuba, etc. pero bus­can­do supe­di­tar­los a su man­do para res­pe­tar a raja­ta­bla la repar­ti­ción del mun­do con el impe­ria­lis­mo rea­li­za­da a fina­les de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. La abier­ta con­fron­ta­ción entre Chi­na Popu­lar y la URSS des­de media­dos de los años 50 ter­mi­nó por des­tro­zar los res­tos del inter­na­cio­na­lis­mo for­ma­do en la segun­da fase de la III Inter­na­cio­nal, la ini­cia­da entre 1924 y 1935, pre­ci­sa­men­te cuan­ta más fal­ta hacía la soli­da­ri­dad ple­na entre las cla­ses pro­le­ta­rias y los pue­blos explo­ta­dos que lucha­ban por su des­co­lo­ni­za­ción e inde­pen­den­cia.

Hasta el Plan Cóndor

En efec­to, jus­to enton­ces muchos pue­blos del lla­ma­do «ter­cer mun­do» bus­ca­ban cómo defen­der­se colec­ti­va­men­te del impe­ria­lis­mo. La Con­fe­ren­cia de Ban­dung de 1955, Indo­ne­sia, fue un ini­cio pro­me­te­dor que bien pron­to se debi­li­ta­ría entre otras razo­nes por la pug­na entre la URSS y Chi­na Popu­lar, pero fun­da­men­tal­men­te por la res­pues­ta impe­ria­lis­ta y por el mie­do que tenían las cla­ses domi­nan­tes de la mayo­ría de los paí­ses asis­ten­tes a que ese impul­so inter­na­cio­na­lis­ta fue­ra la entra­da al socia­lis­mo en sus res­pec­ti­vos Esta­dos. Occi­den­te ins­ti­gó este mie­do de cla­se y patriar­cal, y a la vez lan­zó pro­gra­mas de «ayu­da eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral» para «ase­gu­rar la demo­cra­cia» en esos paí­ses.

Debe­mos insis­tir en el mie­do patriar­cal de las cla­ses domi­nan­tes por­que cre­cía la par­ti­ci­pa­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra, cam­pe­si­na y peque­ño bur­gue­sa con­cien­cia­da en las luchas de libe­ra­ción anti­co­lo­nial, como se demos­tró feha­cien­te­men­te en la Con­fe­ren­cia Afro-Asiá­ti­ca de Muje­res cele­bra­da en El Cai­ro en 1961, por citar una reunión entre tan­tas de diver­sa índo­le sobre los dere­chos con­cre­tos de la mujer tri­ple­men­te opri­mi­da que se cele­bra­ban fue­ra de la estre­chez egoís­ta del femi­nis­mo occi­den­tal. Fue en ese mis­mo año de 1961 cuan­do se reunie­ron en Bel­gra­do muchos pue­blos para crear el Movi­mien­to de los Paí­ses No Ali­nea­dos, que tam­bién impul­só los dere­chos con­cre­tos de las muje­res.

Sin embar­go, la mayo­ría de estos esfuer­zos loa­bles y lógi­cos tenían debi­li­da­des inter­nas que no pode­mos deta­llar, sien­do una de las más impor­tan­tes, si no la que más, el esca­so desa­rro­llo de la teo­ría inter­na­cio­na­lis­ta basa­da en el mar­xis­mo que se prac­ti­ca­ba en la reali­dad extre­ma de las luchas anti­im­pe­ria­lis­tas. Por razo­nes obvias impues­tas por el con­tex­to socio­his­tó­ri­co mun­dial, lo que muchas de esas eman­ci­pa­cio­nes enten­dían por mar­xis­mo era refor­mis­mo social­de­mó­cra­ta, o ruso­cen­tris­mo eco­no­mi­cis­ta y eta­pis­ta crea­do por el esta­li­nis­mo o por sus ver­sio­nes maoís­tas, o inter­pre­ta­cio­nes occi­den­ta­li­za­das del trots­kis­mo, o modas aca­dé­mi­cas de un mar­xis­mo inte­lec­tua­li­za­do y des­po­li­ti­za­do… o una sopa ecléc­ti­ca e insí­pi­da de algu­nas o de todas estas corrien­tes, o de más inclu­so.

Gros­so modo expues­to, la revo­lu­ción bol­che­vi­que, la chi­na, la viet­na­mi­ta, la arge­li­na, la cuba­na, etc., se carac­te­ri­za­ron por lo que correc­ta­men­te se ha deno­mi­na­do «mar­xis­mo nacio­na­li­za­do», según el con­cep­to de «nación tra­ba­ja­do­ra» emplea­do por Marx en El 18 de Bru­ma­rio de Luís Bona­par­te, escri­to entre fina­les de 1851 y comien­zos de 1852. No pode­mos exten­der­nos aho­ra en el por qué «mar­xis­mo nacio­na­li­za­do» y «nación tra­ba­ja­do­ra» escan­da­li­zan a los doc­tri­na­rios meca­ni­cis­tas euro­cén­tri­cos. His­tó­ri­ca­men­te el desa­rro­llo de lo uni­ver­sal del mar­xis­mo se ha rea­li­za­do solo gra­cias a su mate­ria­li­za­ción en las par­ti­cu­la­ri­da­des regio­na­les amplias y muy espe­cial­men­te en los mar­cos con­cre­tos y sin­gu­la­res de los pue­blos y Esta­dos.

La liber­tad huma­na ha avan­za­do allí don­de se ha sabi­do con­cre­tar lo uni­ver­sal en la sin­gu­la­ri­dad de las luchas de cla­ses en el inte­rior de las con­tra­dic­cio­nes que iden­ti­fi­can a los pue­blos y nacio­nes. Lo uni­ver­sal nun­ca apa­re­ce en for­ma «pura» y «lim­pia» por­que enton­ces sería un uni­ver­sal hue­co, vacío, sin con­te­ni­do con­cre­to, sino que lo hace median­te las «impu­re­zas» de lo con­cre­to par­ti­cu­lar y en espe­cial de lo con­cre­to sin­gu­lar.

Lo mis­mo debe­mos decir con res­pec­to al inter­na­cio­na­lis­mo: la ayu­da mutua entre las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos, entre las muje­res tra­ba­ja­do­ras ha sido total y efec­ti­va allí en don­de las nece­si­da­des y reivin­di­ca­cio­nes uni­ver­sa­les se han plas­ma­do y expre­sa­do en las nece­si­da­des sin­gu­la­res y con­cre­tas de los pue­blos. Un ejem­plo de libro lo tene­mos en las luchas con­tra la ocu­pa­ción nazi­fas­cis­ta y mili­ta­ris­ta japo­ne­sa en la Segun­da Gue­rra Mun­dial. El inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio es inse­pa­ra­ble de la soli­da­ri­dad con la nación tra­ba­ja­do­ra opri­mi­da den­tro de la iden­ti­dad anti­im­pe­ria­lis­ta del «mar­xis­mo nacio­na­li­za­do». Pero, al mar­gen aho­ra de sus evo­lu­cio­nes pos­te­rio­res, el con­tex­to que envol­vía a la des­co­lo­ni­za­ción difi­cul­ta­ba sobre­ma­ne­ra el avan­ce del inter­na­cio­na­lis­mo en su esen­cia, aho­ra des­cri­ta bási­ca­men­te.

La solu­ción vino fun­da­men­tal­men­te de Cuba: las dos decla­ra­cio­nes de La Haba­na en 1960 y 1962 res­pec­ti­va­men­te, así como la crea­ción de la Con­fe­ren­cia Tri­con­ti­nen­tal en 1966, fue­ron solo tres de los varios y deci­si­vos avan­ces teó­ri­cos y polí­ti­cos sobre el nue­vo inter­na­cio­na­lis­mo que hacía fal­ta en aque­lla épo­ca; pero lo fun­da­men­tal era que esa teo­ría se sus­ten­ta­ba en una ingen­te y heroi­ca lucha revo­lu­cio­na­ria anti­im­pe­ria­lis­ta que abar­ca­ba a todo el mun­do, aun­que con espe­cial sig­ni­fi­ca­do en Asia, Nues­tra­mé­ri­ca y Áfri­ca, como era lógi­co. La Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos de los Pue­blos deba­ti­da y apro­ba­da en Argel en 1976 sig­ni­fi­có tam­bién otro paso cua­li­ta­ti­vo: Viet­nam había derro­ta­do a Esta­dos Uni­dos sumer­gi­do en una seve­ra cri­sis socio­eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca. En 1973 la OPEP dio un ejem­plo de inde­pen­den­cia fren­te al poder impe­ria­lis­ta, lo que le cos­ta­ría muy caro pocos años des­pués cuan­do Occi­den­te pasó al con­tra­ata­que.

Para hacer­nos una idea muy apro­xi­ma­da de la efer­ves­cen­cia inter­na­cio­na­lis­ta de la épo­ca, con­vie­ne saber que en 1974 la ONU apro­bó la Car­ta de Dere­chos y Debe­res Eco­nó­mi­cos de los Esta­dos, car­ta demo­crá­ti­co-pro­gre­sis­ta impul­sa­da por paí­ses no impe­ria­lis­tas, y por colec­ti­vos y movi­mien­tos socia­les preo­cu­pa­dos por el ini­cio de la sal­va­je con­tra­ofen­si­va impe­ria­lis­ta que vere­mos. De hecho, Occi­den­te des­pre­ció y ridi­cu­li­zó esta Car­ta todo lo que pudo. Debe­mos recor­dar que ya para esos años, des­de fina­les de los años 60 y agra­ván­do­se en 1973–1975, rugía la seve­ra cri­sis socio­eco­nó­mi­ca que mar­ca­ba el final de los «trein­ta glo­rio­sos» e ini­cia­ba una fase incier­ta res­pon­di­da por el capi­tal con una con­tra­ofen­si­va gene­ra­li­za­da. Aho­ra, a la altu­ra de 2019, se pue­de decir que aque­lla cri­sis no fue resuel­ta en su tota­li­dad, que per­vi­vie­ron en las entra­ñas del sis­te­ma agu­dos pro­ble­mas irre­suel­tos que más tar­de emer­ge­rían viru­len­ta­men­te.

En efec­to, en sep­tiem­bre 1973 Esta­dos Uni­dos orga­ni­za­ron el gol­pe fas­cis­ta de Pino­chet con­tra el gobierno popu­lar legí­ti­mo de Chi­le, diri­gi­do por Allen­de. Se dice que así se inau­gu­ró el neo­li­be­ra­lis­mo, pero la ver­dad es más espe­luz­nan­te. Pino­chet era una tuer­ca más de la con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca lan­za­da a nivel mun­dial por Occi­den­te, como hemos dicho. Su éxi­to ace­le­ró la pues­ta en mar­cha del Plan Cón­dor en noviem­bre de 1975, que, como míni­mo, ase­si­nó a 50.000 per­so­nas, hizo des­apa­re­cer a otras 30.000 y encar­ce­ló a 400.000 en Nues­tra­mé­ri­ca. ¿Qué sig­ni­fi­có el Plan Cón­dor para la evo­lu­ción del impe­ria­lis­mo y del inter­na­cio­na­lis­mo? ¿Fue una masa­cre más o abrió una nue­va fase?

Antes las bur­gue­sías ya habías come­ti­do masa­cres san­grien­tas como la matan­za de Iqui­que en 1907, la Sema­na Trá­gi­ca en Bue­nos Aires en enero de 1919, el sin fin de gol­pes de Esta­do y dic­ta­du­ras mili­ta­res, el Bogo­ta­zo y la déca­da de la Vio­len­cia entre 1948–1958 en Colom­bia, la matan­za en la mexi­ca­na pla­za de Tla­te­lol­co en 1968… o que esta­ban suce­dien­do duran­te ese momen­to como el geno­ci­dio gua­te­mal­te­co de 1978–1983 y un lar­go etcé­te­ra: un gene­ral gua­te­mal­te­co for­ma­do en Esta­dos Uni­dos ase­ve­ró que la «paz» se con­quis­ta­ba matan­do al 30% de la pobla­ción. Fue des­de 1973–1975 cuan­do se apli­có una con­tra­in­sur­gen­cia estra­té­gi­ca glo­bal que era par­te de la con­tra­ofen­si­va mun­dial. El lla­ma­do neo­li­be­ra­lis­mo era solo una par­te de ese plan de lar­go alcan­ce des­ti­na­do a derro­tar a la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra, a su inter­na­cio­na­lis­mo cre­cien­te, para inten­tar abrir otra fase expan­si­va lar­ga pare­ci­da a los cali­fi­ca­dos «trein­ta glo­rio­sos» de las ganan­cias exor­bi­tan­tes del capi­tal, entre 1945 y 1975.

Hasta Donald Trump

Lle­ga­dos a este pun­to y para asen­tar lo que sigue, con­vie­ne hacer un rápi­do repa­so de la evo­lu­ción his­tó­ri­ca de una de las cons­tan­tes bási­cas del poder capi­ta­lis­ta, el repre­si­vo en cada fase de su mun­dia­li­za­ción, sin la cual no se entien­de nada de nada de las suce­si­vas for­mas de inter­na­cio­na­lis­mo como res­pues­ta a los cam­bios en las fases capi­ta­lis­tas. Es nece­sa­rio hacer­lo por­que fue en la segun­da mitad de la déca­da de los años 70 cuan­do el impe­ria­lis­mo comen­zó a trans­for­mar su doc­tri­na repre­si­va glo­bal, des­de las dis­ci­pli­nas y cas­ti­gos en lo eco­nó­mi­co, has­ta la alie­na­ción masi­va y la ideo­lo­gía reac­cio­na­ria e indi­vi­dua­lis­ta en los cul­tu­ral y nor­ma­ti­vo, pasan­do por nue­vas con­tra­in­sur­gen­cias de alta y baja inten­si­dad con todos los recur­sos inte­gra­dos, y poten­cian­do el irra­cio­na­lis­mo obs­cu­ran­tis­ta, el terro­ris­mo más cri­mi­nal y el ata­que sis­te­má­ti­co a los dere­chos con­cre­tos.

El Plan Cón­dor ense­ñó al impe­ria­lis­mo que esta nue­va doc­tri­na, sis­te­ma y estra­te­gia repre­si­va podía ser exten­di­da al mun­do ente­ro una vez ade­cua­da a las con­di­cio­nes de cada país. Recor­de­mos que, jun­to al terro­ris­mo físi­co, jun­to a las tor­tu­ras masi­vas, etc., tam­bién se imple­men­tó la gue­rra cul­tu­ral y psi­co­ló­gi­ca con­tra la izquier­da, la «inva­sión de las cien­cias socia­les» ela­bo­ra­das en Esta­dos Uni­dos y Euro­pa occi­den­tal a los cen­tros de estu­dio y uni­ver­si­da­des –recor­de­mos el Pro­yec­to Cáme­lot–, la lle­ga­da se sec­tas cris­tia­nas que suma­da a la reac­ción del Vati­cano con­tra la teo­lo­gía de la libe­ra­ción refor­za­ron el irra­cio­na­lis­mo: años des­pués seme­jan­te invo­lu­ción éti­ca e inte­lec­tual ser­vi­ría para debi­li­tar elec­to­ral­men­te al con­fu­so y ambi­guo «socia­lis­mo del siglo XXI», muy mal lla­ma­do así, por cier­to.

En 1983, jus­to tras la inva­sión cri­mi­nal de la peque­ña isla de Gra­na­da, el enton­ces pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, R. Reagan, hizo esta estre­me­ce­do­ra decla­ra­ción: «Cien nacio­nes de las Nacio­nes Uni­das no están de acuer­do con noso­tros en prác­ti­ca­men­te nin­guno de los pun­tos rela­ti­vos a nues­tra inter­ven­ción y eso ni siquie­ra ha per­tur­ba­do mi desa­yuno» (J. Bric­mont, Impe­ria­lis­mo huma­ni­ta­rio, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2008, p. 159). Pala­bras esca­lo­frian­tes tan­to por su sin­ce­ra inhu­ma­ni­dad como por lo que anun­cia­ban para el futu­ro de la estra­te­gia impe­ria­lis­ta: el des­pre­cio abso­lu­to a los dere­chos de los pue­blos y a las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les, la mayo­ría de las cua­les esta­ban total o par­cial­men­te con­tro­la­das por Esta­dos Uni­dos. R. Reagan no des­cu­bría nada nue­vo, se limi­ta­ba a reco­no­cer con cíni­ca tran­qui­li­dad la prác­ti­ca impe­ria­lis­ta de siem­pre, la más recien­te en ese momen­to, y la que ven­dría des­pués, con­ti­nui­dad que resu­mi­mos en estos sie­te hechos:

Uno, gue­rra de Afga­nis­tán des­de 1978 has­ta la actua­li­dad para debi­li­tar a la URSS y ase­gu­rar­se un espa­cio geo­es­tra­té­gi­co de vital impor­tan­cia con­tra Rusia y Chi­na Popu­lar. Dos, la gue­rra de las Mal­vi­nas en 1982 con­tra Argen­ti­na y en apo­yo a Gran Bre­ta­ña para con­tro­lar el Atlán­ti­co Sur. Tres, el decá­lo­go de medi­das socio­eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas del Con­sen­so de Washing­ton idea­do por el Depar­ta­men­to del Teso­ro, el FMI y el Ban­co Mun­dial en 1989. Cua­tro, el endu­re­ci­mien­to repre­si­vo con­tra la defen­sa de la Natu­ra­le­za, defen­sa inad­mi­si­ble para el capi­ta­lis­mo que ya dis­po­nía de infor­mes sobre la cri­sis socio­eco­ló­gi­ca y de recur­sos esca­sos, repre­sión al alza que se plas­mó en el ase­si­na­to de Chi­co Men­des en 1988. Cin­co, el ata­que a Irak o Gue­rra del Gol­fo en 1990–1991 en la que Esta­dos Uni­dos diri­gió una coa­li­ción inva­so­ra de más de trein­ta Esta­dos. Seis, las gue­rras para des­truir Yugos­la­via entre 1991 y 2001 y afian­zar a la OTAN en esa zona geo­es­tra­té­gi­ca. Y sie­te, las dos gue­rras de Che­che­nia en la segun­da mitad de los años 90 para inten­tar crear una cabe­za de puen­te impe­ria­lis­ta en el Cáu­ca­so.

Solo sie­te ejem­plos de los muchos dis­po­ni­bles, de los que debe­mos extraer varias lec­cio­nes que siguen sien­do váli­das para el inter­na­cio­na­lis­mo actual. Una de ellas es el entre­guis­mo teó­ri­co, polí­ti­co y éti­co del refor­mis­mo aca­dé­mi­co occi­den­tal a la ideo­lo­gía bur­gue­sa de los dere­chos huma­nos abs­trac­tos, de las «inter­ven­cio­nes huma­ni­ta­rias». La cas­ta inte­lec­tual y polí­ti­ca coop­ta­da por la fama y pre­ben­das del sis­te­ma, ata­da por tan­to a los sala­rios de los entes públi­cos y esta­ta­les y de la indus­tria polí­ti­co-cul­tu­ral, se lan­zó a entur­biar pri­me­ro y lue­go a negar la nece­si­dad del inter­na­cio­na­lis­mo e inclu­so la exis­ten­cia del impe­ria­lis­mo con la abs­tru­sa ver­bo­rrea post­mo­der­na y post­mar­xis­ta. Lyo­tard sos­tu­vo en oto­ño de 1990 que el mar­xis­mo era un «espec­tro que se ha des­va­ne­ci­do» por lo que la caí­da del Muro de Ber­lín y la Gue­rra del Gol­fo no podían ser com­pren­di­das des­de el mar­xis­mo.

La implo­sión de la URSS y su blo­que entre 1989 y 1991 sig­ni­fi­có el fin irre­ver­si­ble del «inter­na­cio­na­lis­mo» sta­li­nis­ta, pero tam­bién un pro­fun­do des­pres­ti­gio para el inter­na­cio­na­lis­mo de casi todas las corrien­tes mar­xis­tas. A la vez, el cen­troiz­quier­da de Nues­tra­mé­ri­ca orga­ni­zó el Foro de Sao Pau­lo en 1990 que era una fuer­te licua­ción del inter­na­cio­na­lis­mo de la pri­me­ra fase de la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal, la de 1919–1924, pero que en aquél momen­to sig­ni­fi­co un espe­ran­za­dor impul­so. La resis­ten­cia de Cuba en su muy duro perío­do espe­cial y de otras luchas heroi­cas, la pales­ti­na y la colom­bia­na, por ejem­plo, seguían sus­ci­tan­do soli­da­ri­da­des radi­ca­les.

El falli­do inten­to insu­rrec­cio­nal boli­va­riano diri­gi­do por Chá­vez en 1992 demos­tró que Vene­zue­la avan­za­ba en el camino abier­to por las insu­rrec­cio­nes popu­la­res del gua­re­na­zo y el cara­ca­zo en 1989, como se com­pro­ba­ría a fina­les de los años 90. En Esta­dos Uni­dos los moti­nes de 1992 en Los Ánge­les mos­tra­ron la soli­da­ri­dad entre la cla­se tra­ba­ja­do­ra lati­na, la afro­des­cen­dien­te, la corea­na… fren­te a la dic­ta­du­ra bur­gue­sa anglo­sa­jo­na. La irrup­ción del EZLN mexi­cano en 1994 fue otro alda­bo­na­zo. Por si fue­ra poco, las movi­li­za­cio­nes y luchas obre­ras y popu­la­res se reac­ti­va­ron a media­dos de los años 90, como en otros paí­ses capi­ta­lis­tas impor­tan­tes como Corea del Sur…

Como vemos, el inter­na­cio­na­lis­mo ver­da­de­ro se recu­pe­ra­ba en la olla a pre­sión de la lucha de cla­ses. Los ful­go­res de la Argen­ti­na a fina­les de 2001 anun­cia­ban la derro­ta del gol­pe fas­cis­ta de 2002 con­tra Vene­zue­la, la enco­na­da y ejem­plar vic­to­ria sobre el impe­ria­lis­mo entre 2002 y 2004 en la bata­lla por PDVSA, y lue­go, sin des­can­so, la decla­ra­ción socia­lis­ta de Chá­vez en 2005, etc. Pero las fuer­zas de cen­troiz­quier­da y refor­mis­tas que con­tro­la­ban el Foro de Sao Pau­lo ini­cia­ron alre­de­dor de ese 2005 una diná­mi­ca de expul­sión de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, como las FARC, lo que lle­vó a la crea­ción de la Coor­di­na­do­ra Con­ti­nen­tal Boli­va­ria­na que recu­pe­ró los valo­res del inter­na­cio­na­lis­mo más con­se­cuen­te. Más ade­lan­te, la CCB avan­za­ría a ser Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano.

La ter­ce­ra Gran Depre­sión, ini­cia­da en 2007 y exten­di­da al res­to del mun­do des­de 2010, es la cau­sa de la inten­si­fi­ca­ción de la bru­ta­li­dad impe­ria­lis­ta: Libia, Siria, Ucra­nia… son algu­nos de los paí­ses que sufrie­ron y sufren los gol­pes de Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos. Pero a dife­ren­cia de las fases de lucha de cla­ses deter­mi­na­das por las dos gran­des depre­sio­nes ante­rio­res, la de 1873 y la de 1929, aho­ra la de 2007 pre­sen­ta con­tra­dic­cio­nes nue­vas y ha agu­di­za­do las ya exis­ten­tes. El impe­ria­lis­mo, pese a su inca­pa­ci­dad obje­ti­va para cono­cer la lógi­ca de las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo, y por eso mis­mo no se dio cuen­ta de la Gran Depre­sión has­ta des­pués de su esta­lli­do, reac­cio­nó sin embar­go par­cial­men­te en lo que mejor saber hacer: mejo­rar en lo posi­ble su doc­tri­na, sis­te­ma y estra­te­gia repre­si­va.

Tras la derro­ta en Viet­nam en 1975, a la vez que apli­ca­ba el Plan Cón­dor y la con­tra­ofen­si­va mun­dial rápi­da­men­te des­cri­ta, el impe­ria­lis­mo se dis­fra­zó de defen­sor de la ideo­lo­gía bur­gue­sa de los dere­chos huma­nos abs­trac­tos, abrien­do una gue­rra «éti­ca» para la que el esta­li­nis­mo, el euro­co­mu­nis­mo y la cas­ta inte­lec­tual no esta­ban pre­pa­ra­dos ni dis­pues­tos. El inter­na­cio­na­lis­mo tuvo que res­pon­der como pudo a este ata­que aun­que, según hemos vis­to, supo reac­cio­nar des­de fina­les de los ’80 pre­ci­sa­men­te aquí, en Vene­zue­la, con los pri­me­ros levan­ta­mien­tos masi­vos con­tra la des­truc­ción social gene­ra­li­za­da en las ciu­da­des de Gua­re­nas y Cara­cas.

Sabe­dor de lo que esta­ba en jue­go por el espan­to de la Gran Depre­sión de 2007, el impe­ria­lis­mo mon­tó el tea­tri­llo de con­ce­der el Pre­mio Nobel de la «paz» a fina­les de 2009 a B. Oba­ma, enton­ces pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, amplian­do la gue­rra «éti­ca» ini­cia­da en la mitad de los años 70, como hemos vis­to. Aho­ra la res­pues­ta inter­na­cio­na­lis­ta fue demo­le­do­ra y al ins­tan­te por­que era tan des­ca­ra­da la manio­bra que insul­ta­ba a la inte­li­gen­cia. El debi­li­ta­mien­to del poder esta­dou­ni­den­se fue apro­ve­cha­do por el sec­tor más reac­cio­na­rio para lle­var a D. Trump a la Casa Blan­ca a en 2016, reorien­tan­do la polí­ti­ca inter­na y exter­na hacia una agre­si­vi­dad que raya la gue­rra nuclear en algu­nos momen­tos. En Nues­tra­mé­ri­ca, la ofen­si­va de Trump coin­ci­de con el retro­ce­so del «socia­lis­mo del siglo XXI» y con el ascen­so de la dere­cha más dura.

La razón bási­ca de la derro­ta del «pro­gre­sis­mo» es que, cuan­do pudo y tuvo que hacer­lo, no se atre­vió a tocar la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta, dan­do un vital tiem­po de res­pi­ro y de con­tra­ata­que a las bur­gue­sías enva­len­to­na­das; tam­po­co impul­só las movi­li­za­cio­nes popu­la­res, obre­ras y cam­pe­si­nas, sino que las suje­tó y las supe­di­tó a los lími­tes muy estre­chos del par­la­men­ta­ris­mo; se limi­tó a las refor­mas aban­do­nan­do la revo­lu­ción, y ais­ló a las izquier­das com­ba­ti­vas. Cuan­do, por la cri­sis, se hun­die­ron los pre­cios mun­dia­les de las mate­rias pri­mas y ener­gé­ti­cas y su deman­da cayó, se des­plo­mó la entra­da de divi­sas y los gobier­nos «del cam­bio» tuvie­ron páni­co a girar a la izquier­da. Como no habían com­ba­ti­do la corrup­ción de la bur­gue­sía y del Esta­do, ésta ter­mi­nó pene­tran­do en el refor­mis­mo, ais­lán­do­lo del pue­blo tra­ba­ja­dor. El res­to de la deba­cle es cono­ci­da.

Como efec­to de desas­tre del «socia­lis­mo del siglo XXI», el inter­na­cio­na­lis­mo que­dó seria­men­te toca­do, tan­to más cuan­to que la inte­gra­ción del sec­tor ofi­cial de las FARC en la ase­si­na «demo­cra­cia» colom­bia­na refor­za­ba la creen­cia de que no tenía sen­ti­do ya un inter­na­cio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio, sino solo uno tibio y meli­fluo, social­de­mó­cra­ta de cor­ba­tas y con­gre­sos. Pero de nue­vo, la fero­ci­dad yan­qui con­tra Vene­zue­la, Cuba, Nica­ra­gua y los inten­tos con­tra Boli­via…, la demos­tra­ción de que la derro­ta «pro­gre­sis­ta» no había supues­to la derro­ta total de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, con la recu­pe­ra­ción de las luchas en Colom­bia, Hon­du­ras, Para­guay, Chi­le, etc., y la vic­to­ria de AMLO y de López Obra­dor en Méxi­co, han reavi­va­do las espe­ran­zas.

Ade­más, el ahon­da­mien­to de la cri­sis gene­ral, y la cer­ti­dum­bre de que hay que derro­tar a Guai­dó, Macri, Bol­so­na­ro, Piñe­ra, Duque, Abdo Bení­tez, Orlan­do Her­nán­dez…, todo ello está reac­ti­van­do un inter­na­cio­na­lis­mo más crí­ti­co con el pasa­do, más lúci­do que nun­ca antes por­que sabe que nun­ca antes el impe­ria­lis­mo ha esta­do tan deter­mi­na­do a ven­cer a cual­quier pre­cio por la sim­ple razón de la gra­ve­dad de los pro­ble­mas que minan el poder capi­ta­lis­ta. Vamos a expo­ner lacó­ni­ca­men­te los más gra­ves.

Las difi­cul­ta­des insu­pe­ra­bles has­ta aho­ra para reini­ciar otra fase lar­ga e inten­sa de gran­des tasas de ganan­cia; los cre­cien­tes gas­tos en capi­tal cons­tan­te; la ten­den­cia a la baja de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo; la deu­da mun­dial cre­cien­te y el impa­ra­ble des­con­trol del capi­tal espe­cu­la­ti­vo y fic­ti­cio; el aumen­to de la eco­no­mía sumer­gi­da, del capi­ta­lis­mo «cri­mi­nal» y las difi­cul­ta­des para con­tro­lar los paraí­sos fis­ca­les; la mili­ta­ri­za­ción des­bo­ca­da con el des­pil­fa­rro que le es inhe­ren­te; el ago­ta­mien­to de recur­sos vita­les; el calen­ta­mien­to cli­má­ti­co y la cri­sis socio­eco­ló­gi­ca en su gene­ra­li­dad; la agu­di­za­ción de las ten­sio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas y las cri­sis de direc­ción polí­ti­ca en las bur­gue­sías occi­den­ta­les; la pola­ri­za­ción de la lucha de cla­ses entre el capi­tal y el tra­ba­jo…

Estas y otras reali­da­des inter­ac­túan con bas­tan­te simul­ta­nei­dad aun­que en pro­ble­má­ti­cas socia­les espe­cí­fi­cas pero inter­re­la­cio­na­das en la tota­li­dad capi­ta­lis­ta. La efec­ti­vi­dad de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta depen­de de su capa­ci­dad para enten­der, ade­más de lo com­ple­jo del pro­ble­ma, tam­bién cómo ayu­dar a enfren­tar las opre­sio­nes impe­ria­lis­tas más san­gran­tes e insu­fri­bles en cada con­tex­to socio­his­tó­ri­co. Vea­mos al menos seis de esas opre­sio­nes: la escla­vi­tud infan­til, la opre­sión de la mujer tra­ba­ja­do­ra, la sani­dad, la tec­no­lo­gía, las finan­zas inter­na­cio­na­les, y las iden­ti­da­des.

Es cier­to que nin­gu­na de estas opre­sio­nes es «nue­va» en su cua­li­dad his­tó­ri­ca, pero sí es ver­dad que en el impe­ria­lis­mo actual adquie­ren nue­vos sig­ni­fi­ca­dos y sobre todo tie­nen mucha más impor­tan­cia eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca. Un ejem­plo de ello lo tene­mos en la alian­za estra­té­gi­ca sub­te­rrá­nea entre la bur­gue­sía mexi­ca­na y la yan­qui para derro­tar el ascen­so de la lucha de cla­ses trans­fron­te­ri­za, para «orde­nar» y ren­ta­bi­li­zar en todo los sen­ti­dos la olea­da migran­te inclui­dos los méto­dos cri­mi­na­les, para refor­zar el nar­co­trá­fi­co apa­ren­tan­do que lo com­ba­ten, para pro­te­ger la impu­ni­dad de sica­rios y mato­nes de sus gru­pos patro­na­les y de los nego­cios «oscu­ros» denun­cia­dos por la auto­or­ga­ni­za­ción de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, para cor­tar de raíz el aumen­to de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta con y entre el Cari­be y Vene­zue­la en con­cre­to y Nues­tra­mé­ri­ca en gene­ral.

Acuer­dos idén­ti­cos en lo esen­cial exis­ten entre bur­gue­sías de Nues­tra­mé­ri­ca bajo el man­do estra­té­gi­co de Esta­dos Uni­dos, al mar­gen de sus decla­ra­cio­nes cíni­cas: recor­de­mos lo dicho sobre el Plan Cón­dor. Pues bien, este méto­do de estu­dio del impe­ria­lis­mo nos des­cu­bre la uni­dad inter­na de los cin­co ejem­plos que vamos a ana­li­zar y su fun­cio­na­li­dad cre­cien­te para el avan­ce del impe­ria­lis­mo. Y a la vez, nos per­mi­te ampliar los con­te­ni­dos prác­ti­cos del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio. Deli­be­ra­da­men­te hemos deja­do fue­ra de nues­tra expo­si­ción todo lo rela­cio­na­do con la gue­rra eco­nó­mi­ca de cer­co y aho­go de un pue­blo por­que, sien­do la prin­ci­pal y tan cons­tan­te en la his­to­ria, es la más cono­ci­da y estu­dia­da.

Cinco ejemplos actuales

Esclavización de la infancia y adolescencia

La urgen­cia por mul­ti­pli­car los bene­fi­cios lle­va a las bur­gue­sías al neo­es­cla­vis­mo infan­til y juve­nil en todos los sen­ti­dos. En octu­bre de 2016 Euro­pol reco­no­ció que ya ascen­dían a más de 10.000 las niñas y niños migran­tes des­apa­re­ci­dos en los Esta­dos bajo su con­trol: en estos últi­mos dos años y medio el núme­ro no ha hecho sino aumen­tar. En Esta­dos Uni­dos se mul­ti­pli­can las denun­cias sobre des­apa­ri­cio­nes y sobre vio­la­cio­nes y mal­tra­tos a la infan­cia aún no des­apa­re­ci­da, y alre­de­dor de 13 mil niños están pre­sos bajo cus­to­dia de las auto­ri­da­des fede­ra­les, una cifra cin­co veces mayor a la regis­tra­da en mayo de 2017, de acuer­do con el dia­rio The New York Times.

En mayo de 2018 el gobierno yan­qui reco­no­ció que había per­di­do la pis­ta de casi 1.500 niños aco­gi­dos en hoga­res para migran­tes. En mar­zo de 2019 se ha sabi­do que entre 2014 y 2018 ha habi­do 4.556 denun­cias de vio­la­cio­nes a niños y niñas en los cen­tros yan­quis de «pro­tec­ción de la infan­cia» migran­te sitos en la fron­te­ra con Méxi­co. ¿Cuán­tas vio­la­cio­nes no son denun­cia­das por mie­do a las repre­sa­lias, o por estar invi­si­bi­li­za­das en orga­ni­za­cio­nes de escla­vis­mo infan­til, en la indus­tria sexual bur­gue­sa…?

El impe­ria­lis­mo es el res­pon­sa­ble de la sobre­ex­plo­ta­ción glo­bal de la infan­cia y ado­les­cen­cia migran­te, pero tam­bién es res­pon­sa­ble de que Esta­dos debi­li­ta­dos y empo­bre­ci­dos por la lógi­ca capi­ta­lis­ta mun­dial recu­rran a la explo­ta­ción escla­vis­ta de su infan­cia. Este, por ejem­plo, es el caso argen­tino en don­de, según la OIT, el 16% de los meno­res de 5 a 15 años tra­ba­jan para un patrón, por­cen­ta­je que sube al 40% en el caso de los ado­les­cen­tes de 16 y 17 años. Según el mis­mo orga­nis­mo en el año 2017 había 218 millo­nes de niñas y niños que rea­li­zan algu­na acti­vi­dad pro­duc­ti­va en el mun­do, de los cua­les el 70% for­man par­te del tra­ba­jo infan­til y cer­ca del 50% rea­li­za tra­ba­jos peli­gro­sos. Según otro infor­me de julio de 2018 cifra­ba en 40,3 millo­nes de per­so­nas sufrien­do neo­es­cla­vis­mo, de las cua­les el 71% del total son muje­res y niñas, 10 millo­nes son niños y niñas, 24,9 millo­nes emplea­das en tra­ba­jos for­za­dos, 15,4 millo­nes son espo­sas for­za­das, y 4,8 millo­nes explo­ta­das sexual­men­te. Pero la reali­dad siem­pre supera a las esta­dís­ti­cas.

En todos estos casos, sea migran­te o no la infan­cia y ado­les­cen­cia agre­di­da, los deli­tos sexua­les, vio­la­cio­nes, etc., son muy fre­cuen­tes y más aún en ins­ti­tu­cio­nes auto­ri­ta­rias y cerra­das, con alto gra­do de impu­ni­dad como es la Igle­sia y su pede­ras­tia con­gé­ni­ta. Por ejem­plo: la mitad de los deli­tos sexua­les son come­ti­dos con­tra niñas y niños: en el Esta­do espa­ñol, estos ata­ques han aumen­ta­do un 30% des­de 2012.

Sobreexplotación de la mujer trabajadora

La escla­vi­za­ción cre­cien­te de la infan­cia con­lle­va y exi­ge la sobre­ex­plo­ta­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra en cuan­to ins­tru­men­to de pro­duc­ción úni­co. El grue­so de la tasa media de bene­fi­cio mun­dial lo obtie­ne el capi­ta­lis­mo de la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo de la mujer. La crí­ti­ca mar­xis­ta del capi­ta­lis­mo demues­tra tam­bién que éste no pue­de cono­cer su ver­da­de­ro pro­ce­so interno, cree que el efec­to, el dine­ro y la mer­can­cía, es real­men­te la cau­sa de su poder, es decir la plus­va­lía, cuan­do es a la inver­sa: la explo­ta­ción asa­la­ria­da en pos del bene­fi­cio máxi­mo en el menor tiem­po posi­ble y sin repa­rar en las con­se­cuen­cias des­truc­to­ras a medio pla­zo es la ver­da­de­ra razón de su exis­ten­cia irra­cio­nal. Tene­mos el ejem­plo del méto­do para eva­luar el Pro­duc­to Inte­rior Bru­to que deja fue­ra mul­ti­tud de reali­da­des injus­tas y a la vez las ocul­ta, como la fuer­za del sis­te­ma patriar­co-bur­gués.

Tal inca­pa­ci­dad más las inne­ga­bles crí­ti­cas del femi­nis­mo revo­lu­cio­na­rio han lle­va­do a la Unión Euro­pea a dejar de medir el PIB des­de fina­les de 2017, aun­que estu­dios más rigu­ro­sos ya indi­ca­ban enton­ces que el tra­ba­jo invi­si­bi­li­za­do de la mujer apor­ta­ba nada menos que el 45% del PIB de la Euro­zo­na. Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo es que se deci­dió inde­xar los bene­fi­cios extraí­dos de la pros­ti­tu­ción y del nar­co­ca­pi­ta­lis­mo, en la medi­da en que ello fue­ra posi­ble. De este modo que­da al des­cu­bier­to la liga­zón inter­na entre el impe­ria­lis­mo y la explo­ta­ción de la mujer por medio de las mafias, del lava­do de capi­ta­les, de las cone­xio­nes con las poli­cías y ser­vi­cios secre­tos, de las cone­xio­nes con la indus­tria sexual que acom­pa­ña a los ejér­ci­tos impe­ria­lis­tas, de las mafias de trá­fi­co de órga­nos, etcé­te­ra.

Por todo esto, que supera con cre­ces a la ima­gi­na­ción más calen­tu­rien­ta, debe­mos pen­sar que son cifras por deba­jo de las ver­da­de­ras por­que exis­te una eco­no­mía sumer­gi­da y por ello inac­ce­si­ble a la con­ta­bi­li­dad bur­gue­sa. En el Esta­do espa­ñol, la cifra más apro­xi­ma­da dice que supo­ne el 23% del PIB, aumen­tan­do en verano con el des­con­trol de la indus­tria turís­ti­ca: el fis­co espa­ñol deja de ingre­sar al año unos 70.000 millo­nes de euros por la invi­si­bi­li­dad de ese 23% de la eco­no­mía. Ade­más, se esti­ma que el 61% de la fuer­za de tra­ba­jo mun­dial está explo­ta­da en la eco­no­mía sumer­gi­da, en la que ape­nas hay dere­chos o no exis­ten en abso­lu­to. Pero en la eco­no­mía visi­ble la mujer vie­ne a cobrar entre un 20% y un 30% menos que el hom­bre, o algo menos de 5.800 euros anua­les por el mis­mo tra­ba­jo rea­li­za­do por el hom­bre. Des­de el 10 de noviem­bre de 2018 y has­ta el 31 de diciem­bre de ese mis­mo año, las muje­res del Esta­do espa­ñol tra­ba­ja­ron gra­tis para el capi­ta­lis­mo, y en Euro­pa lo hacen 59 días al año.

Muy fre­cuen­te­men­te, la mujer tra­ba­ja­do­ra y espe­cial­men­te la joven y/​o migran­te debe acep­tar con resig­na­ción las inso­por­ta­bles con­di­cio­nes de la eco­no­mía sumer­gi­da, sub­mun­do en el que la inde­fen­sión pue­de lle­gar a inca­pa­ci­tar­le para resis­tir­se a las varia­das vio­len­cias, aco­sos y chan­ta­jes sexua­les, y sobre todo a denun­ciar­los por mie­do a per­der el tra­ba­jo. La impu­ni­dad patriar­cal en este sub­mun­do se une a su impu­ni­dad en la fal­sa «vida pri­va­da» de la fami­lia, en la que las vio­len­cias físi­cas y psi­co­ló­gi­cas son difí­cil­men­te denun­cia­bles, excep­to en algu­nos pocos casos extre­mos.

Si ade­más a estos obs­tácu­los le suma­mos la ideo­lo­gía reac­cio­na­ria del grue­so del apa­ra­to judi­cial y poli­cial, la pre­sión de la pren­sa machis­ta y de la reli­gión, la hiper sexua­li­za­ción del mar­ke­ting y la cre­cien­te pre­sen­cia de la por­no­gra­fía, com­pren­de­mos que el enva­len­to­na­mien­to del sis­te­ma patriar­co-bur­gués a la hora de afir­mar que ape­nas exis­te vio­len­cia con­tra la mujer, y al decir que tam­bién hay la mis­ma vio­len­cia de la mujer con­tra el hom­bre.

Sin embar­go, los datos nie­gan esta men­ti­ra: en enero de 2019 se dio a cono­cer un infor­me en el Esta­do espa­ñol que demos­tra­ba que en los últi­mos cin­co años se han dic­ta­do 259 sen­ten­cias por ase­si­na­tos de muje­res fren­te a 47 de hom­bres por vio­len­cia de géne­ro. Otro infor­me más exten­so en el mis­mo mes demos­tra­ba que en los últi­mos 8 años han sido ase­si­na­das más de 500 muje­res fren­te a solo 67 hom­bres, y que solo son fal­sas el 0,01% de las denun­cias de vio­len­cia machis­ta rea­li­za­das por muje­res. No es nece­sa­rio decir que la reali­dad es peor por­que la domi­na­ción machis­ta logra ocul­tar gran par­te de su terror: y tam­po­co hace fal­ta decir que la reali­dad es mucho peor allí don­de el patriar­ca­do actúa con menos con­tro­les o es cua­si impu­ne.

Guerra sanitaria y destrucción de la vida

El escla­vis­mo infan­til y juve­nil y el impe­ria­lis­mo patriar­cal, la explo­ta­ción de sexo-géne­ro en todas sus for­mas, son nece­sa­rios para aumen­tar las ganan­cias bur­gue­sas, pero cuan­do los pue­blos se resis­ten el capi­tal apli­ca méto­dos más sal­va­jes como el cer­co sani­ta­rio. Obe­de­cien­do a Esta­dos Uni­dos, y defen­dien­do tam­bién sus intere­ses subim­pe­ria­lis­tas, el reino de Espa­ña ha daña­do la salud del pue­blo vene­zo­lano prohi­bien­do en el aero­puer­to de Bara­jas la sali­da hacia Vene­zue­la de 200.000 uni­da­des de medi­ca­men­tos con­tra la ten­sión arte­rial y la dia­be­tes, medi­ci­nas impres­cin­di­bles com­pra­das en Qatar, a don­de han sido devuel­tas por el Esta­do espa­ñol.

En reali­dad, la salud de un pue­blo se daña con todas las medi­das que aten­tan con­tra sus con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo, de feli­ci­dad y del desa­rro­llo cua­li­ta­ti­vo de sus poten­cia­li­da­des. Uno de los ata­ques más des­truc­to­res de la salud de un pue­blo es la inva­sión mili­tar, y lue­go el recor­te de su inde­pen­den­cia prác­ti­ca redu­cién­do­la a sim­ple inde­pen­den­cia for­mal. El ejem­plo del dete­rio­ro de la salud de la cla­se pro­le­ta­ria y del pue­blo grie­go por efec­to de las pre­sio­nes de euro­ale­ma­nia, es incues­tio­na­ble.

Macri acce­dió al gobierno de Argen­ti­na en diciem­bre de 2015, casi de inme­dia­to empe­zó a favo­re­cer los intere­ses de la far­main­dus­tria yan­qui y en solo medio año, para verano de 2016, había inten­si­fi­ca­do el des­man­te­la­mien­to del ya enclen­que sis­te­ma de salud públi­ca por­que el gobierno neo­li­be­ral de Menen en los años 90 lo había pri­va­ti­za­do con­si­de­ra­ble­men­te. La salud empeo­ra en Argen­ti­na, pero tam­bién en Bra­sil don­de nada menos que 44 millo­nes de empo­bre­ci­dos y sobre­ex­plo­ta­das van a que­dar­se sin los exce­len­tes 9.000 médi­cos cuba­nos por­que el neo­fas­cis­ta Bol­so­na­ro así lo ha deci­di­do. Este ata­que fron­tal a un dere­cho con­cre­to –dere­cho socia­lis­ta– como es el de la salud, está agra­va­do por la polí­ti­ca de some­ti­mien­to a Esta­dos Uni­dos, una de cuyas trans­na­cio­na­les más pode­ro­sas, la Ford, ha deci­di­do con­de­nar al des­em­pleo como míni­mo a 27.000 tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res al cerrar una de sus empre­sas en Bra­sil.

El des­em­pleo, la desin­dus­tria­li­za­ción y el empo­bre­ci­mien­to dañan la salud huma­na no solo por­que faci­li­tan la eco­no­mía sumer­gi­da y el terro­ris­mo empre­sa­rial o «acci­den­tes de tra­ba­jo», sino por­que tam­bién aumen­tan la tasa de sui­ci­dios, las psi­co­pa­to­lo­gías, la vio­len­cia patriar­cal, el con­su­mo de dro­gas lega­les e ile­ga­les, la delin­cuen­cia… En el Esta­do espa­ñol, los sui­ci­dios en 2017 aumen­ta­ron un 3,1% con res­pec­to a la tasa de 2016, y en la lis­ta de los diez fár­ma­cos más con­su­mi­dos en 2018 el pri­me­ro es un anal­gé­si­co, y entre los nue­ve res­tan­tes se inclu­yen tres más por­que todo vale para redu­cir el des­tro­zo psi­co­so­má­ti­co capi­ta­lis­ta. La pri­va­ti­za­ción de la sani­dad espa­ño­la está mul­ti­pli­can­do las ganan­cias de las cin­co trans­na­cio­na­les de la salud que cam­pan a sus anchas por el Esta­do.

Por el con­tra­rio, Boli­via demues­tra que la inde­pen­den­cia sani­ta­ria va uni­da a la socio­po­lí­ti­ca: en tre­ce años se ha redu­ci­do a la mitad la pobre­za extre­ma y se avan­za en mejo­ras sig­ni­fi­ca­ti­vas en la salud públi­ca, todo ello gra­cias a la inver­sión más alta de Nues­tra­mé­ri­ca con un 12,5% del PIB fren­te al 6% del PIB colom­biano. No es de extra­ñar que Esta­dos Uni­dos, que ya domi­na Colom­bia, quie­ran apo­de­rar­se de Boli­via cuan­to antes no solo para que­dar­se con sus recur­sos –litio, entre tan­tos otros– sino tam­bién para des­truir­la como ejem­plo. La inde­pen­den­cia socio­po­lí­ti­ca y sani­ta­ria es vital para ase­gu­rar la inde­pen­den­cia edu­ca­ti­va y cul­tu­ral: Siria pue­de aho­ra ganar la gue­rra edu­ca­ti­va vol­vien­do a crear escue­las para los 3 millo­nes de niños y niñas que han vis­to des­trui­dos sus cen­tros de estu­dio por el odio del impe­ria­lis­mo a la cul­tu­ra.

Pero la for­ma más inhu­ma­na de la gue­rra con­tra la salud es la «gue­rra ali­men­ta­ria», una de cuyas plas­ma­cio­nes más inso­por­ta­bles es el geno­ci­dio estra­té­gi­ca­men­te pla­ni­fi­ca­do que lle­va el impe­ria­lis­mo con­tra el pue­blo del Yemen, con­de­na­do por­que vive en una de las regio­nes más geo­es­tra­té­gi­cas del mun­do –el estre­cho de Omán en el Cuerno de Áfri­ca– y posee muchos recur­sos ener­gé­ti­cos. En octu­bre de 2018 el 75% de la pobla­ción sufría ham­bre, más de 8 millo­nes nece­si­ta­ban ayu­da urgen­te, los bom­bar­deos habían redu­ci­do la pes­ca y las tie­rras cul­ti­va­bles al 50% con una reduc­ción de los ali­men­tos agrí­co­las de entre el 20% al 61%, mien­tras que la gana­de­ría ha des­apa­re­ci­do casi del todo.

Imperialismo eco-turístico y desarraigo

El litio y otros mine­ra­les raros e impres­cin­di­bles no son los úni­cos recur­sos por los que el impe­ria­lis­mo ata­ca o pre­sio­na a un país y al mun­do. Trump ha exi­gi­do al «Big Oil» o gran­des petro­le­ras, que cie­rren filas alre­de­dor de su estra­te­gia mun­dial de «gue­rra por el petró­leo», y ha exi­gi­do a los Esta­dos que le obe­de­cen admi­tien­do bases yan­quis en su terri­to­rio, que paguen ellos par­te de su man­te­ni­mien­to. Ade­más, for­za­do por la urgen­cia de aumen­tar los bene­fi­cios, el capi­ta­lis­mo crea nue­vos nego­cios que se sola­pan y entre­mez­clan entre ellos.

Apar­te de la devas­ta­ción sis­te­má­ti­ca, del estrac­ti­vis­mo, etcé­te­ra, la indus­tria turís­ti­ca y el ambien­ta­lis­mo pro­gre son dos ramas eco­nó­mi­cas cada día más ren­ta­bles, a pesar de que en 2018 fue­ran ase­si­na­das 247 per­so­nas por defen­der la natu­ra­le­za. La indus­tria turís­ti­ca es una pla­ga extre­ma­da­men­te dañi­na que des­tru­ye las cul­tu­ras de los pue­blos al mer­can­ti­li­zar­las como suve­nir bara­to. Recien­te­men­te, un nor­te­ame­ri­cano ha paga­do 110.000 de dóla­res esta­dou­ni­den­ses por matar en Pakis­tán una cabra Astor Mark­hor, ani­mal toté­mi­co pakis­ta­ní, uno de los 2.500 ejem­pla­res que sobre­vi­ven en el mun­do según el cen­so de 2011. Aun­que el gobierno per­mi­te la caza con­tro­la­da de algu­nos ejem­pla­res, la reac­ción popu­lar ha sido furi­bun­da, como era de espe­rar, por­que lo ha sen­ti­do como un gol­pe a su iden­ti­dad pro­fun­da, preis­lá­mi­ca inclu­so.

Es sabi­do que el impe­ria­lis­mo turís­ti­co no se detie­ne ante nada, y menos cuan­do inte­gra el racis­mo cien­ti­fis­ta como es el caso de las famo­sas foto­gra­fías obte­ni­das de uno de los raros leo­par­dos negros. La opi­nión kenia­ta ha denun­cia­do el racis­mo occi­den­tal por haber pro­pa­ga­do que un turis­ta blan­co había obte­ni­do la mejor y tal vez la úni­ca foto­gra­fía de este bello felino, cuan­do los nati­vos ya lo habían hecho con ante­rio­ri­dad. Lo gra­ve es que el impe­ria­lis­mo turís­ti­co usa ese deba­te como mar­ke­ting para su nego­cio de la «caza foto­grá­fi­ca», supues­ta­men­te res­pe­tuo­sa. Pero la reali­dad es mucho más cru­da por­que al mar­gen de la pro­pa­gan­da, des­de 1970 se han eli­mi­na­do más del 60% de mamí­fe­ros, aves, peces y rep­ti­les.

Un ejem­plo de impe­ria­lis­mo turís­ti­co lo tene­mos en la orga­ni­za­ción eco­lo­gis­ta WWF –patro­ci­na­da por las monar­quías bri­tá­ni­ca y espa­ño­la, entre otros pode­res impe­ria­lis­tas– que ha fal­si­fi­ca­do infor­mes pre­sen­ta­dos a la Unión Euro­pea sobre el impac­to de la indus­tria turís­ti­ca en las for­mas de vida de la pobla­ción local de una amplia zona del Con­go, sobre todo los caza­do­res-reco­lec­to­res Baka de Mes­sok Dja. La pobla­ción se nie­ga a que sus tie­rras sean con­ver­ti­das en un «par­que nacio­nal». La pobla­ción denun­cia el tra­to vio­len­to que reci­ben de los guar­das pri­va­dos, las prohi­bi­cio­nes impues­tas al uso ances­tral de los bie­nes comu­nes de los bos­ques, cam­pos y ríos. El pue­blo al que lla­ma­mos «pigmeo» ya había denun­cia­do a fina­les de 2018 a esta orga­ni­za­ción WWF por sufrir ata­ques de sus ban­das de mato­nes a quie­nes se resis­ten a sus pro­yec­tos «eco­lo­gis­tas».

En sus comien­zos en los años 60 y 70 del siglo pasa­do, la indus­tria turís­ti­ca esta­ba cen­tra­da casi exclu­si­va­men­te en los paí­ses impe­ria­lis­tas y en los Esta­dos euro­peos menos enri­que­ci­dos como los del sur de Euro­pa, y no había des­ple­ga­do ape­nas su poten­cial des­truc­ti­vo, aun­que ya lo anun­cia­ban. Fue a par­tir de la polí­ti­ca de libe­ra­li­za­ción de capi­ta­les des­de media­dos de los años 80, jun­to al impac­to de las nue­vas tec­no­lo­gías de la infor­ma­ción y al desa­rro­llo de la avió­ni­ca, que se dis­pa­ró la indus­tria turís­ti­ca, correc­ta­men­te deno­mi­na­da «pes­te blan­ca». Pero hizo fal­ta otra inno­va­ción: la ideo­lo­gía indi­vi­dua­lis­ta y racis­ta del supre­ma­cis­mo blan­co inhe­ren­te al neo­li­be­ra­lis­mo, que hizo que la indus­tria turís­ti­ca pasa­se a ser un impe­ria­lis­mo turís­ti­co que exi­gía y exi­ge a los pue­blos que lo pade­cen que deva­lúen su cul­tu­ra nacio­nal, popu­lar, para que sea agra­da­ble, con­su­mi­ble, para y por los visi­tan­tes.

Cuan­do los capi­ta­les espe­cu­la­ti­vos que reco­rren el pla­ne­ta bus­can­do dón­de pue­den carro­ñear, vie­ron el sucu­len­to nego­cio de la caza «sos­te­ni­ble», con todo lo que impli­ca de hote­les, comer­cios, trans­por­te, ser­vi­cios, pros­ti­tu­ción, dro­gas y diver­sión, se pasa­ron al «eco­lo­gis­mo». Esa indus­tria pasó a ser impe­ria­lis­mo eco-turís­ti­co: su para­dig­ma es la foto­gra­fía del rey emé­ri­to espa­ñol matan­do ele­fan­tes mien­tras su país esta­ba aplas­ta­do por la cri­sis, el mis­mo rey que inten­tó prohi­bir el dere­cho de expre­sión al coman­dan­te Chá­vez.

El impe­ria­lis­mo eco-turís­ti­co, o sim­ple­men­te hote­le­ro, exi­ge a los «mer­ca­dos», a los pue­blos que explo­ta, que ofrez­can la «segu­ri­dad» sufi­cien­te para que el nego­cio sea ren­ta­ble, les garan­ti­ce la «paz» que sus clien­tes nece­si­tan para sus diver­sio­nes y gas­tos, es decir, que con­tro­len o repri­man la lucha de cla­ses, que ocul­ten la mise­ria y la pobre­za, que den una ima­gen exter­na ade­cua­da a la fic­ción que el turis­ta bus­ca y que el már­que­tin le pro­me­te. No han fal­ta­do ame­na­zas de inter­ven­ción o de san­cio­nes jurí­di­cas y eco­nó­mi­cas del impe­ria­lis­mo a los «mer­ca­dos turís­ti­cos» con la excu­sa de que han tra­ta­do mal a sus com­pa­trio­tas que ejer­ci­tan el «dere­cho a con­su­mir» turis­mo.

Guerra cibernética y electrónica

Si el impe­ria­lis­mo eco-turis­ta no pue­de sobor­nar ni derro­tar a los pue­blos, enton­ces el capi­tal recu­rre a vio­len­cias supe­rio­res. La gue­rra ciber­né­ti­ca y elec­tró­ni­ca con­tra Vene­zue­la son dos tác­ti­cas y méto­dos dife­ren­tes pero uni­dos en el hecho de que se rea­li­zan con las más moder­nas tec­no­lo­gías cien­tí­fi­cas e inte­gran actua­li­za­cio­nes de últi­ma hora de méto­dos clá­si­cos como la gue­rra psi­co­ló­gi­ca, el chan­ta­je reli­gio­so, la mani­pu­la­ción afec­ti­va y emo­cio­nal más pri­ma­ria, etc., con ayu­da de sabo­ta­jes terro­ris­tas que des­tru­yen infra­es­truc­tu­ras vita­les para la salud y la vida del pue­blo ata­ca­do, como es el caso de los ata­ques cri­mi­na­les a la red eléc­tri­ca vene­zo­la­na.

En 2017 el Minis­te­rio de Defen­sa de Gran Bre­ta­ña abrió un con­cur­so para estu­diar la mani­pu­la­ción del com­por­ta­mien­to humano según las nece­si­da­des más recien­tes de la gue­rra ciber­né­ti­ca, de la estra­te­gia geo­po­lí­ti­ca, de accio­nes encu­bier­tas y no encu­bier­tas «den­tro del Esta­do de dere­cho», avan­zan­do en un plan ela­bo­ra­do en 2010, que con­tac­tó con psi­có­lo­gos, filó­so­fos y teó­lo­gos para que ayu­da­ran a mejo­rar la gue­rra psi­co­ló­gi­ca. Cam­brid­ge, pres­ti­gio­sa uni­ver­si­dad públi­ca, pero de éli­tes bur­gue­sas, jun­to con Fra­zer-Nash Con­sul­tancy pode­ro­sa indus­tria mili­tar pri­va­da, pre­sen­tó uno de los mejo­res cua­tro pro­yec­tos de inves­ti­ga­ción, ava­la­do por la Escue­la de Artes y Huma­ni­da­des y la Escue­la de Huma­ni­da­des y Cien­cias Socia­les, y por médi­cos famo­sos. Cam­brid­ge ador­nó su pro­pues­ta con una inten­sa pro­pa­gan­da diri­gi­da a anu­lar las dudas y crí­ti­cas inter­nas de sec­to­res de la uni­ver­si­dad que recha­zan la mili­ta­ri­za­ción del saber. Al final tuvo que reti­rar la pro­pues­ta, lo que no sig­ni­fi­ca que rom­pie­ra todos los lazos con la tec­no­cien­cia mili­tar pri­va­da y públi­ca. La uni­ver­si­dad de Lan­cas­ter tam­bién se pre­sen­tó al con­cur­so y tam­bién se reti­ró.

La gue­rra ciber­né­ti­ca y elec­tró­ni­ca, que tam­bién sir­ve para la minu­cio­sa vigi­lan­cia de las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das, de las izquier­das revo­lu­cio­na­rias, nece­si­ta de sofis­ti­ca­das redes inte­gra­das en una cen­tral de man­do escon­di­da en las cloa­cas del impe­ria­lis­mo. El ata­que terro­ris­ta de agen­tes sur­co­rea­nos diri­gi­dos por la CIA esta­dou­ni­den­se a la emba­ja­da de Corea del Nor­te en Madrid, el pasa­do 13 de mar­zo, para acce­der a infor­ma­ción secre­ta deci­si­va, es un ejem­plo de libro sobre el accio­nar de peque­ños coman­dos. Esta­dos Uni­dos, que con­tro­la el 57% de la ven­ta de armas en el mun­do y tie­ne una red gigan­tes­ca de bases ofi­cia­les y camu­fla­das pre­sen­te en el 75% de los Esta­dos, nece­si­ta ase­gu­rar su mono­po­lio de la vio­len­cia, lo que le ha lle­va­do con la ayu­da de Cana­dá a ata­car a la empre­sa chi­na Hua­wei, la más avan­za­da en la tec­no­lo­gía 5G, rela­cio­na­da con estas for­mas de gue­rra.

La impor­tan­cia de todo esto radi­ca tam­bién en los lazos entre los ejér­ci­tos ofi­cia­les y los pri­va­dos, las empre­sas mili­ta­res que han vuel­to para que­dar­se y que se remon­tan a los con­do­tie­ros de entre los siglos XIII y XIV al XVI, y lue­go las com­pa­ñías comer­cia­les de los Esta­dos colo­nia­les con sus ejér­ci­tos pri­va­dos, aun­que con­tro­la­dos por las monar­quías. Las poten­cias impe­ria­lis­tas que inten­ta­ron aplas­tar las luchas anti­co­lo­nia­les, recu­rrie­ron a gru­pos mer­ce­na­rios. La pri­me­ra gue­rra de Afga­nis­tán des­de 1978 vio la apa­ri­ción de tali­ba­nes orga­ni­za­dos por Esta­dos Uni­dos. La excu­sa per­fec­ta para el naci­mien­to ofi­cial de los ejér­ci­tos pri­va­dos fue el 11-S de 2001.

Des­de enton­ces, su núme­ro, su poder y sus rela­cio­nes con los apa­ra­tos de Esta­do y con las gran­des cor­po­ra­cio­nes, con el nar­co­ca­pi­ta­lis­mo y los terra­te­nien­tes –Colom­bia es el para­dig­ma– no han hecho sino aumen­tar. La segun­da gue­rra de Irak les dio el impul­so defi­ni­ti­vo, y para 2008 había en este país más mer­ce­na­rios que tro­pas regu­la­res, con un gas­to gigan­tes­co que lle­ga­ba al 20% del total des­em­bol­sa­do por Esta­dos Uni­dos entre 2003 y 2007. La ani­qui­la­ción de Libia fue tam­bién un nego­cio redon­do para estos cri­mi­na­les, pero fra­ca­sa­ron en Siria, y aho­ra aumen­tan sus ata­ques a Vene­zue­la, don­de tam­bién fra­ca­sa­rán.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 16 de mar­zo de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: