Estados Unidos presiona sobre Venezuela

Deskargak /​Descargas (3 aldiz/​veces)

FileAction
[PDF] A4Jeitsi /​Des­car­gar 
[PDF] A5Jeitsi /​Des­car­gar 
[PDF] Let­terJeitsi /​Des­car­gar 
[ePub]Jeitsi /​Des­car­gar 
[mobi] Kind­leJeitsi /​Des­car­gar 

Donald Trump repi­tió en Washing­ton lo que ya es el clá­si­co «todas las opcio­nes están sobre la mesa» al refe­rir­se a Vene­zue­la. A su lado esta­ba Jair Bol­so­na­ro, quien había dicho que era nece­sa­rio «libe­rar a Vene­zue­la» pero rati­fi­ca­do lo que ya se sabía, la nega­ti­va a enviar sol­da­dos en una even­tual inter­ven­ción mili­tar.

Duran­te el mis­mo día des­de Roma, el envia­do espe­cial de Esta­dos Uni­dos (EE.UU) para Vene­zue­la, Elliot Abrams, tam­bién afir­mó que «todas las opcio­nes están sobre la mesa». Agre­gó lue­go: «Deci­mos que Esta­dos Uni­dos ha ele­gi­do el camino para ejer­cer pre­sión diplo­má­ti­ca y eco­nó­mi­ca sobre el régi­men para el futu­ro pací­fi­co de Vene­zue­la». Sus decla­ra­cio­nes se die­ron lue­go de la reunión con el vice­mi­nis­tro de rela­cio­nes exte­rio­res de Rusia, Ser­guéi Riab­kov, don­de, como se pre­veía, no hubo acuer­do entre ambas par­tes.

Las pre­sio­nes diplo­má­ti­cas y eco­nó­mi­cas se die­ron duran­te este lunes y mar­tes. En el pri­mer caso tuvo lugar la acción ile­gal de ocu­pa­cio­nes de tres sedes diplo­má­ti­ca de Vene­zue­la en Esta­dos Uni­dos, en Washing­ton y Nue­va York. En simul­tá­neo el pre­si­den­te de Pana­má, Juan Car­los Vare­la, reci­bió a la envia­da por Juan Guai­dó, a quién reco­no­ció como emba­ja­do­ra y reci­bió sus cre­den­cia­les.

En la cues­tión eco­nó­mi­ca el Depar­ta­men­to del Teso­ro nor­te­ame­ri­cano san­cio­nó este mar­tes a la empre­sa esta­tal Com­pa­ñía Gene­ral de Mine­ría de Vene­zue­la (Miner­ven) encar­ga­da del oro, un bien que fue nacio­na­li­za­do en el año 2011. Las san­cio­nes apli­ca­das prohí­ben a cual­quier per­so­na o com­pa­ñía esta­dou­ni­den­se rea­li­zar nego­cios con Miner­ven. Así se cum­plió la ame­na­za de Abrams del 12 de mar­zo, al afir­mar que Esta­dos Uni­dos pre­pa­ra­ba «nue­vas y sig­ni­fi­ca­ti­vas san­cio­nes con­tra Vene­zue­la».

El nue­vo ata­que se enmar­ca den­tro de la cro­no­lo­gía de los ata­ques con­tra Vene­zue­la, que, como seña­la la inves­ti­ga­do­ra Pas­cua­li­na Cur­cio, han gene­ra­do 114.302 millo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses de pér­di­das. De ese total, 21.450 millo­nes han sido pro­du­ci­dos por las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les, como, entre otras cosas, los blo­queos finan­cie­ros, embar­gos comer­cia­les, y el robo de acti­vos de Cit­go anun­cia­do por John Bol­ton en el mes de enero. Los 92.852 res­tan­tes corres­pon­de a lo que se ha deja­do de pro­du­cir como con­se­cuen­cia del ata­que a la mone­da y su impac­to sobre la infla­ción y la pro­duc­ción nacio­nal.

Trump afir­mó al lado de Bol­so­na­ro que habrá «san­cio­nes más duras», y reite­ró su lla­ma­do «a los miem­bros del ejér­ci­to vene­zo­lano de ter­mi­nar su apo­yo a Madu­ro, que en reali­dad no es más que una mario­ne­ta de Cuba».

«Todas las opcio­nes» ha resul­ta­do has­ta el momen­to la pro­fun­di­za­ción del ata­que sobre la eco­no­mía, la con­for­ma­ción de un gobierno para­le­lo cons­trui­do des­de Washing­ton, la demo­ni­za­ción mediá­ti­ca coor­di­na­da entre gran­des medios, el inten­to de ingre­sar a terri­to­rio vene­zo­lano el 23 de febre­ro, ata­ques para­mi­li­ta­res a cuar­te­les de la Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na (FANB), el sabo­teo eléc­tri­co que dio lugar al apa­gón que duró más de 72 horas en algu­nas par­tes del país. ¿Qué otras opcio­nes? Esa es la pre­gun­ta a la que bus­can res­pues­ta quie­nes con­du­cen el pro­ce­so gol­pis­ta, es decir los hom­bres desig­na­dos por Donald Trump.

Has­ta el momen­to no se han dado tres ele­men­tos que podrían haber cam­bia­do el cur­so de los acon­te­ci­mien­tos a favor de su obje­ti­vo: un quie­bre de la FANB, un levan­ta­mien­to popu­lar indu­ci­do por las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas y actos como el sabo­teo, y el apo­yo masi­vo, poli­cla­sis­ta, a Guai­dó. El «cese de la usur­pa­ción» no pare­ce posi­ble sin esas varia­bles.

Sig­ni­fi­ca que para avan­zar en el obje­ti­vo del derro­ca­mien­to nece­si­tan imple­men­tar otro tipo de accio­nes, de opcio­nes, jun­to a las que ya están en pro­ce­so per­ma­nen­te de eje­cu­ción y con­ti­nua­rán, en par­ti­cu­lar la eco­nó­mi­ca y el inten­to de que­brar la FANB. Es en ese pun­to don­de ingre­sa la hipó­te­sis béli­ca. El fac­tor arma­do que podría tomar varios for­ma­tos.

Se pue­de pen­sar en una com­bi­na­ción de gru­pos arma­dos que reali­cen accio­nes de sabo­teo sobre la indus­tria petro­le­ra con el fin de dina­mi­tar la pro­duc­ción, el inten­to de des­es­ta­bi­li­zar un terri­to­rio par­ti­cu­lar –como el esta­do Táchi­ra o Zulia–. Las posi­bi­li­da­des son varias, los acto­res tam­bién: ban­das cri­mi­na­les para­mi­li­ta­ri­za­das, estruc­tu­ras para­mi­li­ta­res impor­ta­das de Colom­bia, fuer­zas mer­ce­na­rias pri­va­das pre­via­men­te for­ma­das en gue­rras de Medio Orien­te.

Estas opcio­nes serían «inor­gá­ni­cas», es decir diri­gi­das des­de Esta­dos Uni­dos sin ser reco­no­ci­das como tales. La opción de una inter­ven­ción abier­ta asu­mi­da como tal, resul­ta menos pro­ba­ble por el momen­to, tan­to por fal­ta de con­sen­so den­tro de Esta­dos Uni­dos, como en la región. Tam­po­co es pro­ba­ble la con­for­ma­ción de una coa­li­ción con­ti­nen­tal, un peso que recae­ría mayo­ri­ta­ria­men­te sobre Colom­bia, toman­do en cuen­ta las decla­ra­cio­nes de Bol­so­na­ro, que expre­san la nega­ti­va de las Fuer­zas Arma­das de Bra­sil, que ya habían tras­cen­di­do.

Una hipó­te­sis es que este final de mes sea uti­li­za­do para ago­tar las opcio­nes que ofre­ce Guai­dó, quien pro­me­tió reco­rrer el país y regre­sar con una movi­li­za­ción nacio­nal a Cara­cas. Si no logra un mayor apo­yo ni con­mo­ción inter­na, enton­ces podría comen­zar la fase ante­rior­men­te ana­li­za­da. Eso sería en caso de que los ope­ra­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos man­ten­gan la deci­sión de ace­le­rar el ata­que para bus­car la caí­da o el aco­rra­la­mien­to de Madu­ro. La otra opción, a la cual pare­cen pro­cli­ves, por ejem­plo, en el par­ti­do demó­cra­ta, es no ir más allá de los ata­ques eco­nó­mi­cos y el ais­la­mien­to diplomático/​comunicacional. En ese caso el esce­na­rio se pro­lon­ga­ría en estas varia­bles actua­les.

Mar­co Terug­gi

20 de mar­zo de 2019

Fuen­te: https://www.telesurtv.net/opinion/EE.UU.-presiona-sobre-Venezuela-20190320–0016.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_campaign=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_content=43

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: