Carta abierta a Iván Márquez, Joaquín Gómez y demás compañeros que los acompañan

Deskargak /​Descargas (0 aldiz/​veces)

FileAction
[PDF] A4Jeitsi /​Des­car­gar 
[PDF] A5Jeitsi /​Des­car­gar 
[PDF] Let­terJeitsi /​Des­car­gar 
[ePub]Jeitsi /​Des­car­gar 
[mobi] Kind­leJeitsi /​Des­car­gar 

La pala­bra disi­den­te vie­ne del ver­bo latino dis­si­de­re» que se pue­de tra­du­cir como sen­tar­se lejos, pero que moder­na­men­te ha toma­do varios y com­ple­jos sig­ni­fi­ca­dos tan­to indi­vi­dua­les como colec­ti­vos, tales como: Estar sepa­ra­do, dis­cre­par, ale­jar­se, dis­gre­gar, dis­tan­ciar­se, aban­do­nar, des­pren­der­se de un cri­te­rio, de una opi­nión, de una orga­ni­za­ción o de una creen­cia. Es usa­do como sus­tan­ti­vo apli­ca­do a per­so­nas, o colec­ti­vi­da­des. Se usó ini­cial­men­te en Ingla­te­rra medioe­val como una pala­bra peyo­ra­ti­va y estig­ma­ti­zas­te para aque­llas per­so­nas que no admi­tie­ron la reli­gión ofi­cial angli­ca­na y pos­te­rior­men­te ya en el siglo XX, se des­en­te­rró del voca­bu­la­rio añe­jo con un carác­ter emi­nen­te­men­te polí­ti­co e ideo­ló­gi­co que con la mis­ma inten­ción estig­ma­ti­zar­te y peyo­ra­ti­va se usó con­tra la Unión Sovié­ti­ca y cual­quier país socia­lis­ta para englo­bar en una sola pala­bra a cual­quier adver­sa­rio indi­vi­dual o colec­ti­vo del socia­lis­mo, fue­ra euro­peo, asiá­ti­co o lati­noa­me­ri­cano. Su uso moderno tie­ne pues, ori­gen en el anti­co­mu­nis­mo.

De ahí, dado el carác­ter colo­ni­za­do y anti­co­mu­nis­ta de la cien­cias socia­les y de la polí­ti­ca en Colom­bia, a fina­les del pro­ce­so de paz entre el Esta­do colom­biano y la gue­rri­lla de la Farc-EP, cuan­do un gru­po de gue­rri­lle­ros de esa orga­ni­za­ción no estu­vo de acuer­do con las orien­ta­cio­nes de sus coman­dan­tes, las que final­men­te se impu­sie­ron como par­te del Acuer­do de noviem­bre de 2016, y se regre­sa­ron a con­ti­nuar la lucha arma­da ori­gi­na­ria, todos los apa­ra­tos con­tra­in­sur­gen­tes del Esta­do los estig­ma­ti­za­ron, demo­ni­za­ron y cata­lo­ga­ron de inme­dia­to como «disi­den­tes» ile­ga­les y mons­truo­sos cri­mi­na­les; y así nacie­ron las Farc-Disi­den­tes. El eje estra­té­gi­co esen­cial por la lega­li­dad y la legi­ti­mi­dad que estu­vo detrás de la lar­ga lucha con­tra­in­sur­gen­te (tan­to mili­tar como polí­ti­ca) para des­po­jar de esos dos atri­bu­tos a las insur­gen­cias, había obte­ni­do una nue­va vic­to­ria.

Pero el asun­to no que­dó ahí. Como las cosas se mue­ven debi­do a la sem­pi­ter­na lucha de cla­ses tan­to den­tro del Esta­do como hacia aba­jo hacia el pue­blo que espe­ra­ba y ansia­ba la «Paz de San­tos y Lon­do­ño» que no lle­ga­ba «rápi­di­to» como se había pro­me­ti­do en la eufo­ria mediá­ti­ca de la fir­ma del pac­to de la Haba­na; debi­do prin­ci­pal­men­te a la per­fi­dia pla­ni­fi­ca­da del gober­nan­te quien no movió un dedo para que se gana­ra el ple­bis­ci­to refren­da­to­rio de tal Acuer­do, y se die­ra ini­cio al pro­lon­ga­do vía cru­cis de su bur­la, incum­pli­mien­to, muti­la­ción y al «per­fec­cio­na­mien­to acor­da­do con los opo­si­to­res»; empe­za­ron a sur­gir den­tro del recien­te crea­do par­ti­do polí­ti­co de la Farc-Rosa, voces dis­cor­dan­tes, inclu­so abier­ta­men­te dis­cre­pan­tes sobre la for­ma como se esta­ban diri­gien­do las cosas por par­te de la direc­ción de ese nue­vo par­ti­do polí­ti­co. Pero como la con­tra­in­sur­gen­cia es insom­ne, enton­ces se dio un paso más en la estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te para des­po­jar de la legi­ti­mi­dad y la lega­li­dad otor­ga­da a los des­ar­ma­dos que esta­ban crean­do pro­ble­mas con sus crí­ti­cas dis­cor­dan­tes, creán­do­se una «Disi­den­cia Polí­ti­ca» den­tro del par­ti­do Farc-Rosa. Así sur­ge la «disi­den­cia polí­ti­ca» del gru­po de Iván Már­quez, San­trich, el Pai­sa, Roma­ña, etc, entre los más cono­ci­dos, que dio como resul­ta­do el mon­ta­je del apa­ra­to con­tra­in­sur­gen­te de la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación con­tra el ínte­gro San­trich que lo tie­ne al bor­de de la muer­te, y el ope­ra­ti­vo mili­tar para cap­tu­rar a los demás disi­den­tes polí­ti­cos que los lle­vó a su replie­gue de las zonas don­de se encon­tra­ban, for­zán­do­los a una acti­vi­dad polí­ti­ca «semi­clan­des­ti­na».

Obvia­men­te, las dis­cre­pan­cias fue­ron en aumen­to y sobre­pa­sa­ron los aspec­tos pun­tua­les en la direc­ción del nue­vo par­ti­do, para abar­car aspec­tos más gene­ra­les de la polí­ti­ca y la ideo­lo­gía que se habían plan­tea­do en las tesis de abril 2017, pre­pa­ra­to­rias al con­gre­so de las Farc y su con­ver­sión en par­ti­do polí­ti­co legal (http://​www​.cede​ma​.org/​u​p​l​o​a​d​s​/​F​A​R​C​_​T​e​s​i​s​-​A​b​r​i​l​.​pdf) pues la cri­sis gene­ral del sis­te­ma glo­bal del Impe­ria­lis­mo neo­li­be­ral y su geo­es­tra­te­gia agre­si­va por el con­trol terri­to­rial y por apo­de­rar­se de los recur­sos natu­ra­les de los paí­ses peri­fé­ri­cos ha lle­va­do a desa­rro­llos ver­ti­gi­no­sos, reaco­mo­dos y recon­fi­gu­ra­cio­nes impo­si­bles de pre­ver hace dos años:

Por ejem­plo, no esta­ba pre­vis­to el triun­fo elec­to­ral de Duque/​AUV en junio de 2018 como pre­si­den­te de Colom­bia, o de lo con­tra­rio la Farc Rosa no hubie­ra lan­za­do can­di­da­to pre­si­den­cial pro­pio. Tam­po­co se sabía con la niti­dez actual que el triun­fo elec­to­ral de Trump como pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos ocu­rri­do seis meses atrás (noviem­bre de 2016) y el lla­ma­do bre­xit inglés de junio de 2016, fue­ran los pun­tos de par­ti­da de un redi­se­ño radi­cal de la eco­no­mía finan­cie­ra tras­na­cio­nal y de todo el sis­te­ma glo­bal impe­ria­lis­ta que englo­ban­do las eco­no­mías y los Esta­dos de Esta­dos Uni­dos, Ingla­te­rra, Cana­dá y Aus­tra­lia-Nue­va Zelan­da, en lo que se ha dado en lla­mar el impe­ria­lis­mo anglo­sa­jón, die­ra ini­cio al pro­ce­so de aban­dono del «aper­tu­ris­mo» y subs­ti­tu­ción por un «pro­tec­cio­nis­mo», cerra­mien­to de fron­te­ras, y recha­zo a la emi­gra­ción (Bre­xit, Amé­ri­ca First, muro con Méxi­co, rup­tu­ra del acuer­do trans-pací­fi­co, etc.), que ha sido res­pon­di­do por Chi­na, Rusia, India y otras poten­cias emer­gen­tes en sen­ti­do con­tra­rio; hacia un mul­ti­la­te­ra­lis­mo glo­bal como rem­pla­zo del hege­mo­nis­mo de poten­cia úni­ca de Esta­dos Uni­dos y hacia un mayor aper­tu­ris­mo, ori­gi­nan­do las gue­rras de san­cio­nes comer­cia­les de Esta­dos Unidos/​Chi­na y con­tra otras poten­cias eco­nó­mi­cas. Tam­po­co la agre­sión mili­tar esta­dou­ni­den­se-israe­lí-sau­di­ta al pue­blo de Siria había sido derro­ta­da. Ni la gue­rra glo­bal por el petró­leo mun­dial había lle­ga­do a la situa­ción de «caos glo­bal orga­ni­za­do» a la que ha sido lle­va­do actual­men­te con la gue­rra de «todas las opcio­nes sobre la mesa» con­tra Vene­zue­la Boli­va­ria­na por apo­de­rar­se de sus ingen­tes reser­vas de petró­leo y, con la reac­ti­va­ción de las accio­nes de des­es­ta­bi­li­za­ción y gue­rra en el Magreb nora­fri­cano (Túnez, Arge­lia y Libia) en don­de se encuen­tran las reser­vas de gas y petró­leo para Fran­cia, Ita­lia y Espa­ña, que recién comien­zan.

Tam­po­co la renun­cia volun­ta­ria a los lega­dos teó­ri­cos y prác­ti­cos de Marx y Boli­var abrió a los anti­guos gue­rri­lle­ros las puer­tas de la hege­mo­nía con­tra­in­sur­gen­te domi­nan­te que no vio en esto una entre­ga inne­ce­sa­ria de prin­ci­pios polí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos mil veces supli­ca­da de hino­jos, sino una manio­bra sub­ver­si­va de camu­fla­je para «infil­trar los movi­mien­tos y par­ti­dos lega­les» que se tra­du­jo en mayo­res incum­pli­mien­tos a los pac­tos en mate­ria polí­ti­ca de la Haba­na, mayo­res tra­bas y obs­tácu­los a su acti­vi­dad polí­ti­ca legal y un mayor ais­la­mien­to polí­ti­co social que solo le per­mi­tió obte­ner a Timo­león Lon­do­ño el enfer­mo can­di­da­to pre­si­den­cial de las Farc-Rosa 50 mil votos en todo el país.

Des­pués de que la direc­ción del par­ti­do de la rosa, arro­gan­te­men­te cali­fi­can­do a quien hicie­ra una crí­ti­ca de «gue­rre­ris­ta» y se nega­ra a rea­li­zar un ver­da­de­ro con­gre­so de par­ti­do que corri­gie­ra la serie de erro­res de direc­ción y acla­ra­ra las denun­cias pre­sen­ta­das con­tra ella como lo pidie­ron insis­ten­te­men­te varias sec­cio­na­les y regio­na­les; una pesa­da y den­sa cor­ti­na muy oscu­ra cayó sobre el edi­fi­cio polí­ti­co, teó­ri­co-prác­ti­co del nue­vo par­ti­do lle­ván­do­lo a un ais­la­mien­to social deplo­ra­ble, y a una pér­di­da de las pers­pec­ti­vas en su volun­tad de poder. La tesis cen­tral de pre­ten­der lle­gar a ser «un par­ti­do para la supera­ción del orden social capi­ta­lis­ta y la cons­truc­ción de una nue­va socie­dad» había que­dó solo como for­mu­la­ción en un papel: el estruen­do­so fra­ca­so del lla­ma­do post con­flic­to de San­tos, la fal­ta de finan­cia­ción a los pro­yec­tos pac­ta­dos en La Haba­na con su esca­sa para no decir nula imple­men­ta­ción de todo lo acor­da­do, así como la ofen­si­va de todo el apa­ra­ta­je con­tra­in­sur­gen­te, bien fue­ra legal, extra­le­gal o abier­ta­men­te ile­gal y geno­ci­da con el fin de «hacer tri­zas ese mal­di­to papel». Así como el anun­cio del gobierno Duque de reac­ti­var «la gue­rra mili­tar y quí­mi­ca con­tra las dro­gas»; acre­cen­ta­ron, muy en serio, las dudas sobre la correc­ción de la tesis sobre la excep­cio­na­li­dad his­tó­ri­ca y con­tra­dic­ción prin­ci­pal del «Acuer­do final» que se supo­nía: «Abri­ría la posi­bi­li­dad de tra­mi­tar los con­flic­tos que le son inhe­ren­tes al orden social vigen­te por la vía exclu­si­va­men­te polí­ti­ca, y la posi­bi­li­dad de un ciclo refor­mis­ta que de lle­var­se a cabo podrá des­en­ca­de­nar pro­ce­sos hacia la mayor demo­cra­ti­za­ción polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social del país».

Y así, mien­tras se daba todo este pro­ce­so de ais­la­mien­to polí­ti­co social y de lucha de ideas inter­na den­tro del par­ti­do Farc-Rosa, en para­le­lo, el colum­nis­ta ofi­cial del por­tal Las 2 Ori­llas, Gabriel Ángel, anti­guo gue­rri­lle­ro subor­di­na­do y muy cer­cano al «coman­dan­te Timo­león», daba la lucha ideo­ló­gi­ca sumán­do­se al pro­ce­so con­tra­in­sur­gen­te de des­le­gi­ti­ma­ción e ile­ga­li­za­ción de sus anti­guos com­pa­ñe­ros de armas sin ser nun­ca ofi­cial­men­te des­men­ti­do; ini­cián­do­lo con un escri­to (en abril de 2018) jus­to un año des­pués de publi­ca­das las tesis del par­ti­do men­cio­na­das arri­ba y a raíz del mon­ta­je judi­cial que hicie­ron con­tra Jesús San­trich dos enemi­gos decla­ra­dos de la paz en Colom­bia, el juez de Esta­dos Uni­dos Geof­frey S. Ber­man, ami­go per­so­nal de Donal Trump, y el reco­no­ci­do per­so­na­je de la con­tra­in­sur­gen­cia colom­bia­na Fis­cal Mar­tí­nez Nei­ra: (https://​www​.las2o​ri​llas​.co/​d​u​e​l​e​-​l​o​-​q​u​e​-​l​e​-​p​a​s​a​-​s​a​n​t​r​i​c​h​-​a​m​a​r​g​a​-​s​u​-​e​f​e​c​to/) que en prin­ci­pio se pen­só sería un «blan­queo per­so­nal», pero des­pués se vino a con­fir­mar era algo de más lar­go alcan­ce com­par­ti­do por un gru­po empo­tra­do en la direc­ción del par­ti­do Farc-Rosa; no solo con­tra sus crí­ti­cos de momen­to (https://​www​.las2o​ri​llas​.co/​i​v​a​n​-​m​a​r​q​u​e​z​-​s​i​e​m​p​r​e​-​q​u​i​s​o​-​s​e​r​-​e​l​-​m​a​x​i​m​o​-​c​o​m​a​n​d​a​n​t​e​-​d​e​-​l​a​s​-​f​a​rc/) o con­tra los «Disi­den­tes de las Farc» (https://www.las2orillas.co/330608–2/) sino tam­bién con­tra la memo­ria anti­gua de los fun­da­do­res de la gue­rri­lla de las Farc-EP para mos­trar­los como vul­ga­res y «duros» mafio­sos como siem­pre los pre­ten­dió mos­trar la pro­pa­gan­da con­tra­in­sur­gen­te, tal como lo aca­ban de denun­ciar públi­ca­men­te los mis­mos miem­bros del par­ti­do Farc-Rosa asen­ta­dos en la zona ETCR –Amaury Rodrí­guez. Pon­do­res. Fon­se­ca– Gua­ji­ra el 7 de abril de 2019. (Ver https://​www​.las2o​ri​llas​.co/​l​o​s​-​c​o​n​s​e​j​o​s​-​d​e​-​g​u​e​r​r​a​-​e​r​a​n​-​l​a​-​u​l​t​i​m​a​-​i​n​s​t​a​n​c​i​a​-​a​n​t​e​s​-​d​e​-​d​a​r​-​l​a​-​o​r​d​en/) y (https://​www​.las2o​ri​llas​.co/​e​l​-​e​n​c​u​e​n​t​r​o​-​d​e​-​d​o​s​-​d​u​r​o​s​-​e​n​-​b​o​g​o​t​a​-​e​l​-​m​o​n​o​-​j​o​j​o​y​-​y​-​r​o​d​r​i​g​u​e​z​-​g​a​c​ha/)

Falla­da la carac­te­ri­za­ción mate­rial de la con­tra­dic­ción prin­ci­pal, todo lo demás que­dó sin sus­ten­to. No se pro­du­jo el tan espe­ra­do ciclo pro­gre­sis­ta con todo lo demás, y una par­te impor­tan­te de los con­flic­tos socia­les y polí­ti­cos siguie­ron sin tra­mi­tar­se por la vía exclu­si­va­men­te polí­ti­ca. Por el con­tra­rio, un nue­vo tipo de con­flic­to arma­do difu­so y más com­ple­jo aún que el ante­rior se empe­zó a desa­rro­llar en las zonas aban­do­na­das por las anti­guas Farc-EP. Se reini­ció una nue­va eta­pa del geno­ci­dio polí­ti­co social sis­te­má­ti­co, gota a gota, que ya lle­va más de 500 líde­res socia­les y gue­rri­lle­ros des­mo­vi­li­za­dos fusi­la­dos. Y la cre­cien­te movi­li­za­ción social, estu­dian­til, pro­fe­so­ral, y cam­pe­si­na, étni­ca popu­lar, han sido repri­mi­das inmi­se­ri­cor­de­men­te y a bala, por ese mons­truo poli­cial del ESMAD, apo­ya­do por los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia del terro­rí­fi­co ejér­ci­to colom­biano; gene­ran­do como era de espe­rar­se una reac­ción inusi­ta­da y per­sis­ten­te de res­pues­ta popu­lar con múl­ti­ples resis­ten­cias al poder con­tra­in­sur­gen­te domi­nan­te, que con su poten­cial cons­ti­tu­yen­te ha reba­sa­do cual­quier «direc­ción polí­ti­ca cen­tra­li­za­da», y ha con­fi­gu­ra­do un ver­da­de­ro esce­na­rio cua­si-insu­rrec­cio­nal autó­geno que impo­ne o hace nece­sa­rio un nue­vo plan­tea­mien­to polí­ti­co alter­na­ti­vo sobre el Esta­do con­tra­in­sur­gen­te colom­biano, su eco­no­mía, y su socie­dad actual en tras­for­ma­ción ace­le­ra­da, sus cla­ses socia­les con sus luchas inten­sas en desa­rro­llo en todos los nive­les, la recons­truc­ción de las múl­ti­ples resis­ten­cias popu­la­res y socia­les des­trui­das y liqui­da­das; con la fina­li­dad estra­té­gi­ca de des­ar­ti­cu­lar median­te las diver­sas for­mas de lucha y movi­li­za­ción popu­lar el pode­ro­so y com­ple­jo apa­ra­ta­je con­tra­in­sur­gen­te domi­nan­te en Colom­bia des­de hace tan­tos años y que aho­ra, com­ple­ta­men­te en manos de la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Colom­bia, se ha con­ver­ti­do en una pun­ta de lan­za para una even­tual gue­rra geo­es­tra­té­gi­ca de gran­des pro­por­cio­nes con­tra el Esta­do sobe­rano y legí­ti­mo de la Vene­zue­la Boli­va­ria­na.

Mien­tras todo esto suce­día, el twit­ter, canal prin­ci­pal de comu­ni­ca­ción y de direc­ción del jefe del par­ti­do Farc-Rosa, cuya máxi­ma aspi­ra­ción pro­gra­má­ti­ca era la supera­ción del orden social capi­ta­lis­ta y la cons­truc­ción de una nue­va socie­dad, enca­be­za las tími­das denun­cias de papel sobre la coac­ción con­tra­in­sur­gen­te en cur­so con el siguien­te trino, que pare­ce ser el máxi­mo obje­ti­vo estra­té­gi­co y cen­tral de toda su direc­cio­na­li­dad polí­ti­ca y su pro­gra­ma para el momen­to actual, ponien­do en evi­den­cia la nece­si­dad de su supera­ción:

Rodri­go Lon­do­ño ‏@TimoFARC

Y que sea el momen­to opor­tuno para repe­tir­lo: El acuer­do de paz nadie, nadie lo va a hacer tri­zas y si así lo hacen, reco­ge­re­mos cada peda­ci­to y lo recons­trui­re­mos. @PartidoFARC🌷

Esta­mos como cuan­do en el inge­nio­so pre­si­den­te con­ser­va­dor Marro­quín, al reti­rar­se del poder en 1904 des­pués de la gue­rra de los mil días y de la ampu­tación de la pro­vin­cia de Pana­má por el gobierno de Esta­dos Uni­dos, decla­ró con sor­na «yo no sé de qué se que­jan. Reci­bí un país y les devuel­vo dos». Timo­león Lon­do­ño reci­bió un par­ti­do comu­nis­ta en armas y un movi­mien­to social amplio o Movi­mien­to Boli­va­riano por una nue­va Colom­bia, gol­pea­dos por la lucha y la gue­rra, es ver­dad, pero uni­dos férrea­men­te y sin ser derro­ta­dos des­pués de más de cin­cuen­ta años de resis­ten­cia de todo tipo y, aho­ra, pude decir bal­bu­cean­te y estu­po­ro­so, paro­dian­do a Marro­quín: No sé de qué se que­jan. Reci­bí unas Farc y les devuel­vo tres: La Farc-Rosa. La Disi­den­cia de la Rosa. Y la Farc-Disi­den­cia>.

La situa­ción geo­es­tra­té­gi­ca en el nor­te del con­ti­nen­te sur­ame­ri­cano don­de se encuen­tra Colom­bia, a la fecha se ha tor­na­do ines­ta­ble e impre­de­ci­ble y no pue­de pasar­se por alto, así extra­ña­men­te se crea que, metien­do la cabe­za en la are­na, como el aves­truz, o hacien­do decla­ra­cio­nes retó­ri­cas de papel o sacan­do tri­nos ano­di­nos y repe­ti­ti­vos sin nin­gu­na cre­di­bi­li­dad, se va a remon­tar. Somos par­te de la con­tra­dic­ción que está dina­mi­zan­do toda la situa­ción y el Pue­blo Boli­va­riano de Colom­bia tie­ne y debe asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des fren­te a los dos esce­na­rios posi­bles que se pue­den pre­sen­tar: uno, paz en Vene­zue­la, o dos, gue­rra en Vene­zue­la.

Uno: El impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se se da por ven­ci­do, reti­ra la pre­si­den­cia del auto­pro­cla­ma­do Guai­dó y se lle­ga a una solu­ción polí­ti­ca gobierno opo­si­ción gua­rim­be­ra, ini­cián­do­se un perío­do paci­fi­co en el her­mano país que indu­da­ble­men­te ten­drá reper­cu­sio­nes en el Esta­do colom­biano com­pro­me­ti­do en la aven­tu­ra mili­tar esta­dou­ni­den­se. Esce­na­rio que todos espe­ra­mos. Pero ¿Cuál sería enton­ces la acti­tud polí­ti­ca del pue­blo colom­biano (no solo el boli­va­riano) sino tam­bién el que se ha expre­sa­do en la poten­te movi­li­za­ción social pasa­da?

Dos: El impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se con sus alia­dos laca­yos pro­fun­di­za la gue­rra de «todas las opcio­nes sobre la mesa» para derro­car a N. Madu­ro, el pre­si­den­te legí­ti­mo y legal del Esta­do vene­zo­lano e impo­ner vía mili­tar a su títe­re Guai­dó en el poder, lo que lle­va­ría a una even­tual gue­rra civil de gran­des pro­por­cio­nes, que sin duda impli­ca­ría al Esta­do con­tra­in­sur­gen­te de Colom­bia. Enton­ces se repi­te la pre­gun­ta: ¿Cuál sería enton­ces la acti­tud polí­ti­ca del pue­blo colom­biano (no solo el boli­va­riano) sino tam­bién el que se ha expre­sa­do en la poten­te movi­li­za­ción social pasa­da?

Res­pon­der en la teo­ría y en la prác­ti­ca todos estos inte­rro­gan­tes plan­tea­dos en el pre­sen­te escri­to: recons­truir lo des­trui­do o arte­ra­men­te liqui­da­do y pre­pa­rar­se para cual­quie­ra de los dos esce­na­rios plan­tea­dos en la diná­mi­ca situa­ción del her­mano pue­blo Boli­va­riano de Vene­zue­la, pasa nece­sa­ria­men­te por hacer lo que en el jue­go de billar se lla­ma sim­ple­men­te «borrón y cuen­ta nue­va». Se hace nece­sa­rio enten­der que la con­tra­dic­ción en el seno del par­ti­do Farc-Rosa ha madu­ra­do com­ple­ta­men­te y se debe pasar a su supera­ción dia­léc­ti­ca (auf­he­ben mar­xis­ta) crean­do una orga­ni­za­ción pro­pia, dis­tin­ta, nue­va, que se recla­me Mar­xis­ta y Boli­va­ria­na como fue crea­da ori­gi­na­ria­men­te, con obje­ti­vos CONSTITUYENTES con­cre­tos no con­tem­pla­dos en el plan­tea­mien­to de la direc­ción actual del par­ti­do de la Rosa, por ejem­plo, sobre una VERDADERA la SOLUCIÓN POLÍTICA no solo al con­flic­to social his­tó­ri­co, sino como tam­bién al con­flic­to arma­do que se ha repro­du­ci­do y per­sis­te en Colom­bia, llá­me­se Farc-Disi­den­cia, ELN o EPL.

La man­za­na está madu­ra y si no se reco­ge a tiem­po se pudri­rá sola. Es enton­ces nece­sa­rio rea­li­zar (don­de sea) un con­gre­so cons­ti­tu­ti­vo de la nue­va orga­ni­za­ción lo más amplio, deli­be­ra­ti­vo y demo­crá­ti­co posi­ble que ana­li­ce seria­men­te la reali­dad real­men­te exis­ten­te. Pro­duz­ca unas con­clu­sio­nes polí­ti­cas, las de a cono­cer para tra­ba­jar sobre ellas con dedi­ca­ción, con­vic­ción y volun­tad indo­ble­ga­ble de mili­tan­tes cur­ti­dos en tan­tos años de adver­si­da­des recor­dan­do siem­pre la insig­nia de Grams­ci: Pesi­mis­mo de la inte­li­gen­cia. Opti­mis­mo de la volun­tad.

Es pues la tarea del momen­to. A rea­li­zar­la enton­ces. Alguien tie­ne que poner el cas­ca­bel al gato

Alber­to Pin­zón Sán­chez

Ber­lín, 12 de abril de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: