La abstención como paso necesario en la lucha por la liberación de Andalucía

Deskargak /​Descargas (9 aldiz/​veces)

FileAction
[PDF] A4Jeitsi /​Des­car­gar 
[PDF] A5Jeitsi /​Des­car­gar 
[PDF] Let­terJeitsi /​Des­car­gar 
[ePub]Jeitsi /​Des­car­gar 
[mobi] Kind­leJeitsi /​Des­car­gar 

Nos diri­gi­mos a voso­tros, anda­lu­ces de ver­dad; noven­ta y cin­co por 100 de la pobla­ción de Anda­lu­cía: jor­na­le­ros, colo­nos, peque­ños terra­te­nien­tes, arte­sa­nos, sufri­da cla­se media. ¿Por­qué lla­máis patria a esa Espa­ña? ¿Qué pater­na­les des­ve­los tenéis a Espa­ña que agra­de­cer?

«La patria espa­ño­lis­ta», sema­na­rio EL REGIONALISTA, Cen­tro Anda­luz de Sevi­lla, 5 de febre­ro de 1919

Quien haya comen­za­do a leer este tex­to con la inten­ción de encon­trar fisu­ras por las que intro­du­cir la posi­bi­li­dad de un voto a un par­ti­do espa­ñol el pró­xi­mo 28A, ten­ga la orien­ta­ción polí­ti­ca que ten­ga, ter­mi­na­rá en este párra­fo su lec­tu­ra.

Por defi­ni­ción el voto del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz -si aspi­ra a su libe­ra­ción y a eri­gir­se en «cla­se nacio­nal»- cuan­do se pro­duz­ca ha de optar por opcio­nes polí­ti­cas de estric­ta obe­dien­cia anda­lu­za y con un pro­gra­ma que aspi­re lógi­ca­men­te a tal fin. No hay posi­bi­li­dad de avan­zar hacia la inde­pen­den­cia nacio­nal de Anda­lu­cía, requi­si­to impres­cin­di­ble para cual­quier cam­bio cua­li­ta­ti­vo del pue­blo anda­luz, for­man­do par­te como corrien­te inter­na, sec­ción u otras for­mas de supe­di­ta­ción polí­ti­ca de un par­ti­do de ámbi­to o aspi­ra­cio­nes espa­ño­las. Por lo tan­to, que­da para el que esto escri­be fue­ra de todo deba­te votar a un par­ti­do, con­fluen­cia o agru­pa­ción esta­tal en cual­quie­ra de sus for­mas.

En la situa­ción polí­ti­ca actual en la que se encuen­tra la izquier­da sobe­ra­nis­ta anda­lu­za (aún sabien­do lo inde­fi­ni­do del tér­mino) no pue­de haber dis­cu­sión posi­ble -si lo que que­re­mos es libe­rar­nos- sobre la renun­cia a dicha libe­ra­ción. Aun­que sea de for­ma tác­ti­ca o coyun­tu­ral, lo pri­me­ro exclu­ye a lo segun­do. Ya hemos vivi­do déca­das en las que se ha renun­cia­do en teo­ría «de for­ma momén­ta­nea» a la eman­ci­pa­ción del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz, resul­tan­do en la prác­ti­ca un elec­to­ra­lis­mo reac­cio­na­rio y funes­to que ha neu­tra­li­za­do a la izquier­da sobe­ra­nis­ta anda­lu­za y los movi­mien­tos popu­la­res «que­mán­do­los» en cada nue­va cita elec­to­ral por un puña­do de votos. Libe­ra­ción y renun­cia a la mis­ma son prin­ci­pios con­tra­dic­to­rios como ha demos­tra­do la his­to­ria recien­te.

  1. Hecho este plan­tea­mien­to ini­cial, que exclu­ye deba­tes que no intere­san a la eman­ci­pa­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz, hay que situar las pró­xi­mas elec­cio­nes al poder legis­la­ti­vo espa­ñol del 28 de abril en el mar­co en el que se sitúan. Las cir­cuns­crip­cio­nes elec­to­ra­les de carác­ter pro­vin­cial (que divi­den el país anda­luz prin­ci­pal­men­te en ocho pro­vin­cias que­dan­do algu­nas comar­cas del mis­mo repar­ti­das en las pro­vin­cias limí­tro­fes) atri­bu­yen a Anda­lu­cía 61 de los 350 dipu­tados en el Con­gre­so y 41 de los 266 miem­bros del Sena­do espa­ñol. Por lo tan­to hay que hacer una pri­me­ra refle­xión obli­ga­da: ni aun­que se pre­sen­ta­ra -que no es el caso- a dichas elec­cio­nes una fuer­za inde­pen­den­tis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta anda­lu­za que fue­ra vota­da por el 100% de las anda­lu­zas al uní­sono la pre­sen­cia de dichas dipu­tadas sería la de una mino­ría. La de 61 con­tra 289, con­tan­do con que todas las dipu­tadas envia­das des­de Anda­lu­cía par­tie­ran de unos cri­te­rios polí­ti­cos don­de la libe­ra­ción de Anda­lu­cía fue­ra una prio­ri­dad polí­ti­ca.

  2. El argu­men­to del voto útil es una fal­se­dad cada vez más evi­den­te. El ejer­ci­cio del voto útil es el que ha lle­va­do al pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz a ser inú­til para libe­rar­se. El mal­tra­to y la opre­sión que ejer­ce el Esta­do espa­ñol sobre Anda­lu­cía -que apa­re­ce refle­ja­do una y otra vez en las encues­tas socio­ló­gi­cas1– solo tie­ne un reme­dio: la rup­tu­ra con el Esta­do, el capi­tal y el patriar­ca­do. El pro­ble­ma no es quién esté en Madrid sino la rela­ción colo­nial entre el Esta­do y Anda­lu­cía, entre el domi­nio de las bur­gue­sías ins­ti­tu­cio­na­li­za­do en el Esta­do espa­ñol y el pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz. Todo ello hay que plan­tear­lo como un pro­ble­ma que requie­re una solu­ción y no reme­dios o par­ches cor­to­pla­cis­tas. La segun­da con­clu­sión la for­mu­la­ré toman­do como ejem­plo nues­tra pro­pia his­to­ria nacio­nal anda­lu­za. Bas­te con recor­dar como los fede­ra­les anda­lu­ces en julio de 1873 no espe­ra­ron a que des­de Madrid se decre­ta­ra el dere­cho a la rebe­lión sino que se alza­ron en armas cons­ti­tu­yén­do­se en can­to­nes y pro­cla­man­do la inde­pen­den­cia de Anda­lu­cía el 21 de julio de 1873 lla­man­do a la cons­ti­tu­ción de un con­tra­po­der popu­lar efec­ti­vo: «[…] For­me­mos nues­tro ejér­ci­to fede­ral: cons­ti­tu­ya­mos nues­tros Can­to­nes, eli­ja­mos nues­tra Asam­blea…» decía su mani­fies­to. Con­sig­nas más actua­les que nun­ca.

  3. El momen­to polí­ti­co vie­ne mar­ca­do por una cri­sis mun­dial de tipo estruc­tu­ral. Una cri­sis sis­té­mi­ca en la que coin­ci­den en el tiem­po y en su carác­ter mun­dial diver­sos aspec­tos pro­pios del desa­rro­llo de las con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma capi­ta­lis­ta en su actual fase senil. El incier­to decli­ve del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, la más pro­ba­ble caí­da de la Unión Euro­pea y el papel de las «poten­cias emer­gen­tes» mar­can la agen­da polí­ti­ca inter­na­cio­nal. El carác­ter voraz y expo­lia­dor del subim­pe­ria­lis­mo espa­ñol se con­fir­ma como for­ma de refor­zar y per­pe­tuar el domi­nio de las oli­gar­quías sobre nues­tra nación. Véa­se como ejem­plo los diver­sos ofre­ci­mien­tos que ha hecho el espa­ño­lis­mo de la base mili­tar de Rota como base de la VI Flo­ta o su amplia­ción como cen­tro de ope­ra­cio­nes de la ope­ra­ción Ata­lan­ta. O la direc­ción que esta toman­do el tri­fa­chi­to anda­luz des­de las elec­cio­nes del 2D ace­le­ran­do los pro­ce­sos de pri­va­ti­za­ción y liqui­da­ción de la admi­nis­tra­ción auto­nó­mi­ca (cli­ma­ti­za­ción cole­gios pri­va­dos, aumen­to pre­cio guar­de­rías para el 56% fami­lias…) en bene­fi­cio de la oli­gar­quía a la vez que refuer­za el entra­ma­do de alie­na­ción socio­cul­tu­ral (aumen­to sub­ven­cio­nes cofra­días de Sema­na San­ta, blin­da­je de la cele­bra­ción del la Toma de Gra­na­da…) de las cla­ses popu­la­res anda­lu­zas.

    La solu­cio­nes apor­ta­das des­de el sobe­ra­nis­mo refor­mis­ta -ante un país anda­luz nece­si­ta­do de opcio­nes polí­ti­cas que ejer­zan cohe­ren­te­men­te un pro­gra­ma polí­ti­co enfren­ta­do con el Esta­do opre­sor y el impe­ria­lis­mo- han mos­tra­do sus enor­mes limi­ta­cio­nes. La últi­ma gran apues­ta, la inte­gra­ción en el jaco­bi­nis­mo de Pode­mos, se ha sal­da­do con el paso del dipu­tado Caña­me­ro por las Cor­tes espa­ño­las sin pena ni glo­ria. Y con la frag­men­ta­ción y/​o diso­lu­ción de la CUT, prin­ci­pal orga­ni­za­ción que defen­día esta nue­va y a la vez vie­ja manio­bra «tác­ti­ca».

    El ascen­so de la ultra­de­re­cha cris­ta­li­za­da en Vox, fenó­meno apa­re­ja­do a la lle­ga­da al poder de un gobierno PP-C’s-Vox ha ter­mi­na­do de levan­tar una den­sa nube de pol­vo que aumen­ta la con­fu­sión polí­ti­ca. La prin­ci­pal vir­tud del acce­so de Vox en las ins­ti­tu­cio­nes anda­lu­zas está sien­do ejer­cer una enor­me pre­sión sobre las cla­ses popu­la­res para votar como elec­ción del «mal menor» y así reha­bi­li­tar el sis­te­ma de par­ti­dos del régi­men del 78. Como si no hubie­ran esta­do en el poder des­de hace 40 años ultras igual o más peli­gro­sos que los des­ce­re­bra­dos de Abas­cal.

    El rayo de luz y núcleo gene­ra­dor de una nue­va reali­dad lo cons­ti­tu­yen los algo más de 5000 inde­pen­den­tis­tas opta­ron el pasa­do 2 de diciem­bre por apo­yar las lis­tas del úni­co par­ti­do inde­pen­den­tis­ta anda­luz, abier­ta­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta y femi­nis­ta que se pre­sen­ta­ba en 7 de las 8 cir­cuns­crip­cio­nes elec­to­ra­les de la Comu­ni­dad Autó­no­ma: Nación Anda­lu­za.

    De este pano­ra­ma se des­pren­de una ter­ce­ra con­clu­sión: el momen­to actual requie­re seguir arti­cu­lan­do y aumen­tan­do, en lo cuan­ti­ta­ti­va y lo cua­li­ta­ti­vo, la izquier­da inde­pen­den­tis­ta anda­lu­za así como las orga­ni­za­cio­nes que en lo dis­tin­tos fren­tes de lucha (movi­mien­to obre­ro, cul­tu­ral, juve­nil, femi­nis­ta…) con­cre­tan un pro­gra­ma cohe­ren­te­men­te sobe­ra­nis­ta, socia­lis­ta y femi­nis­ta sin ambi­güe­da­des de nin­gún tipo.

  4. No es momen­to de tac­ti­cis­mos. Que fren­te a las elec­cio­nes espa­ño­las se plan­tee el voto nulo (con diver­sas ver­sio­nes de pape­le­ta a intro­du­cir) sitúa la cues­tión en un deba­te mera­men­te tác­ti­co. Igno­ra así la reali­dad actual del sobe­ra­nis­mo y los movi­mien­tos popu­la­res anda­lu­ces per­di­dos en el elec­to­ra­lis­mo y el mar­co ideo­ló­gi­co-orga­ni­za­ti­vo (acep­ta­do en la prác­ti­ca como impres­cin­di­ble) de la izquier­da espa­ño­lis­ta. En Anda­lu­cía la izquier­da inde­pen­den­tis­ta ha de acom­pa­ñar a cada hecho y cada posi­ción de un sig­ni­fi­ca­do no solo inme­dia­to sino tam­bién a lar­go pla­zo, con con­te­ni­do a la vez que peda­gó­gi­co y estruc­tu­ran­te de un pen­sa­mien­to polí­ti­co pro­pio que la mili­tan­cia de Nación Anda­lu­za hemos lla­ma­do socia­lis­mo infan­tis­ta. Un for­ma de deno­mi­nar la mane­ra pro­pia y espe­cí­fi­ca que reco­rre­rá Anda­lu­cía para su libe­ra­ción y para la cons­truc­ción de una nue­va socie­dad socia­lis­ta.

  5. La valo­ra­ción de lo que des­de el poder legis­la­ti­vo esta­tal se ha dic­ta­do hacia Anda­lu­cía no pue­de ser más nefas­ta. Des­de esas cáma­ras se ha orde­na­do des­de hace casi dos­cien­tos años la explo­ta­ción y expo­lio del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz, la repre­sión sis­te­má­ti­ca de todo cues­tio­na­mien­to del orden social des­de Anda­lu­cía, la per­se­cu­cion y el ase­si­na­to de nues­tra mejo­res hijas a mayor glo­ria del Esta­do y la oli­gar­quía. No ha habi­do ley espa­ño­la bue­na para Anda­lu­cía, sien­do todas ellas mane­ras de ges­tio­nar nues­tra repre­sión. Des­de la pro­pia Cons­ti­tu­ción de 1812, o la crea­ción de la Guar­dia Civil en 1844, pasan­do por la polí­ti­ca aran­ce­la­ria que aho­gó a la side­rur­gia anda­lu­za a media­dos del siglo XIX o las leyes repre­si­vas del abun­dan­te anar­quis­mo anda­luz a fina­les del siglo XIX has­ta el últi­mo gran tex­to legis­la­ti­vo en inau­gu­rar una eta­pa de domi­na­ción que ya dura más de 40 años: la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la de 1978. De ella ha ema­na­do la far­sa de los Esta­tu­tos -lla­ma­dos de auto­no­mía – de Anda­lu­cía que solo han expre­sa­do nue­vas for­mas de depen­den­cia anda­lu­za. El paro, la con­ta­mi­na­ción, la pre­ca­rie­dad labo­ral, la desin­dus­tria­li­za­ción… que sufre Anda­lu­cía están basa­dos en todo un com­ple­jo entra­ma­do legal esta­tal cuyo obje­ti­vo es sos­te­ner las con­di­cio­nes de nues­tra explo­ta­ción como pue­blo tra­ba­ja­dor. Y esta es la quin­ta con­clu­sión: no ha exis­ti­do ni pue­de exis­tir una «Espa­ña que tra­te mejor a Anda­lu­cía». Dijo Blas Infan­te que Espa­ña es: «el amo que puso Euro­pa» a Anda­lu­cía2. El úni­co cam­bio polí­ti­co digno de tal nom­bre en Anda­lu­cía es su libe­ra­ción, su com­ple­ta eman­ci­pa­ción y no la sus­ti­tu­ción de un amo por otro.

  6. Lo has­ta aquí refe­ri­do, como aná­li­sis polí­ti­co, es cier­to que podría ver­se con­di­cio­na­do por el deve­nir polí­ti­co futu­ro de la lucha del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz por su ple­na libe­ra­ción. Es el caso de las com­pa­ñe­ras de las Can­di­da­tu­ras d’Unitat Popu­lar que en Cata­lun­ya se han vis­to obli­ga­das a hacer una refle­xión de su cohe­ren­te abs­ten­cio­nis­mo ante las elec­cio­nes espa­ño­las como orga­ni­za­ción inde­pen­den­tis­ta, socia­lis­ta y femi­nis­ta que, como Nación Anda­lu­za, son. Esto ha sido des­pués de sufrir la agre­sión neo­fran­quis­ta más bru­tal con la apli­ca­ción del artícu­lo 155, la con­vo­ca­to­ria total­men­te ile­gí­ti­ma de unas elec­cio­nes cata­la­nas des­de Madrid y una inva­sión para­mi­li­tar en torno al 1-O de 2017. El deba­te esta­ba ple­na­men­te jus­ti­fi­ca­do y se ha cerra­do, creo que acer­ta­da­men­te, con­fir­man­do su abs­ten­cio­nis­mo.

En nues­tro caso el desa­rro­llo actual de la lucha de cla­ses no indi­ca nin­gún ele­men­to extra­or­di­na­rio que deba con­di­cio­nar la pos­tu­ra de las inde­pen­den­tis­tas revo­lu­cio­na­rias anda­lu­zas ante las elec­cio­nes del 28A. No es por tan­to el momen­to de alcan­zar movi­mien­tos tác­ti­cos que abran camino al pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio anda­luz apun­tan­do a meca­nis­mo de deci­sión allen­de nues­tras fron­te­ras, al Esta­do. Segui­mos tenien­do la impe­rio­sa nece­si­dad de una cla­ri­fi­ca­ción ideo­ló­gi­ca que será fruc­tí­fe­ra para la izquier­da inde­pen­den­tis­ta anda­lu­za y los movi­mien­tos popu­la­res a medio y lar­go pla­zo pero requie­re el sacri­fi­cio y la visión estra­té­gi­ca en el pre­sen­te. La libe­ra­ción de Anda­lu­cía solo pue­de rea­li­zar­se des­de un enfren­ta­mien­to ideo­ló­gi­co, pro­gra­má­ti­co y orga­ni­za­ti­vo níti­do entre el opre­sor y nues­tro pue­blo; entre el Esta­do espa­ñol y Anda­lu­cía. Solo así con­se­gui­re­mos que el pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz visua­li­ce de for­ma cla­ra quie­nes están a su lado y quie­nes están fren­te a él. Solo de esta mane­ra podre­mos con­se­guir ele­var la con­cien­cia de las cla­ses popu­la­res anda­lu­zas, cla­ve a par­tir de la cual impul­sar la libe­ra­ción de Anda­lu­cía.

Por todo ello la abs­ten­ción de las anda­lu­zas el 28A es un paso nece­sa­rio en la lucha por la libe­ra­ción de Anda­lu­cía: renun­ciar a ele­gir car­ce­le­ro para ele­gir la liber­tad. Como recla­ma­mos des­de Nación Anda­lu­za ante las elec­cio­nes espa­ño­las la res­pues­ta del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz ha de ser la abs­ten­ción. Nues­tras tareas estos días son inci­dir y expo­ner el some­ti­mien­to del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz así como en la nece­si­dad de la auto­or­ga­ni­za­ción anda­lu­za para nues­tra eman­ci­pa­ción en los cen­tros de tra­ba­jo, en las aulas, en las calles y pla­zas de nues­tros barrios resu­mién­do­lo en el lema «Elec­cio­nes espa­ño­las: abs­ten­ción anda­lu­za».

Car­los Ríos

23 de abril de 2019

  1. http://​www​.canal​sur​.es/​r​t​v​a​/​t​r​e​s​-​d​e​-​c​a​d​a​-​c​u​a​t​r​o​-​a​n​d​a​l​u​c​e​s​-​c​r​e​e​n​-​q​u​e​-​e​x​i​s​t​e​-​u​n​a​-​i​d​e​n​t​i​d​a​d​-​p​r​o​p​i​a​-​y​-​q​u​e​-​a​n​d​a​l​u​c​i​a​-​e​s​-​l​a​-​p​e​o​r​-​t​r​a​t​a​d​a​-​p​o​r​-​e​l​-​g​o​b​i​e​r​n​o​-​c​e​n​t​r​a​l​/​1​2​5​5​8​5​8​.​h​tml
  2. Infan­te, B.: El com­plot de Tabla­da y el esta­do Libre de Anda­lu­cía, Alji­be, Gra­na­da 1979, p. 66.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

One Response

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: