Rosa Luxemburg

¡El orden rei­na en Ber­lín!, ¡esbi­rros estú­pi­dos! Vues­tro orden está edi­fi­ca­do sobre are­na. La revo­lu­ción, maña­na ya «se ele­va­rá de nue­vo con estruen­do hacia lo alto» y pro­cla­ma­rá, para terror vues­tro, entre soni­do de trom­pe­tas: ¡Fui, soy y seré!" — Rosa Luxem­burg