Boltxe

Mao Zedong y el Che Guevara: el encuentro de dos revolucionarios

El Che Gue­va­ra admi­ra­ba a Mao Zedong. En noviem­bre de 1960, ambos diri­gen­tes revo­lu­cio­na­rios se reunie­ron por pri­me­ra vez en Bei­jing. La revo­lu­ción cuba­na esta­ba a pun­to de cum­plir el segun­do aniver­sa­rio de la toma del poder. Y en el año que esta­ba por ter­mi­nar, el enfren­ta­mien­to con el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano se había

Rolando Astarita

FMI, deuda externa y consignas transicionales

Un lec­tor del blog pre­gun­tó, en la sec­ción Comen­ta­rios, si la con­sig­na del Fren­te de Izquier­da, «rup­tu­ra total con el FMI», en el actual con­tex­to, es de tipo tran­si­cio­nal. Las con­sig­nas tran­si­cio­na­les son aque­llas que, en prin­ci­pio, impul­sa­rían a las masas tra­ba­ja­do­ras a avan­zar en trans­for­ma­cio­nes socia­lis­tas, ya que no se pue­den

Doce apuntes sobre marxismo (I de XII)

Doce apun­tes sobre mar­xis­mo (I de XII) Nota: Serie de doce apar­ta­dos bre­ves sobre mar­xis­mo, escri­ta para el pro­gra­ma de for­ma­ción teó­ri­ca ela­bo­ra­do por el colec­ti­vo inter­na­cio­na­lis­ta Paki­to Arria­ran. «Ser mar­xis­ta es algo muy difí­cil […] mide la tem­pe­ra­tu­ra de su pro­pio país, su cir­cuns­tan­cia más inme­dia­ta­men­te prác­ti­ca, con el

Iñaki Gil de San Vicente

Cinco lecciones básicas de las movilizaciones antifascistas

Cada nación resis­te al fas­cis­mo y al neo­fas­cis­mo depen­dien­do de varios fac­to­res de entre los que aho­ra des­ta­ca­mos, por una par­te, su memo­ria, iden­ti­dad de cla­se y con­cien­cia de lucha; por otro lado, su auto­or­ga­ni­za­ción pro­pia y su inde­pen­den­cia polí­ti­ca con res­pec­to al refor­mis­mo; ade­más, la implan­ta­ción de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria en su

Concepción Cruz Rojo

Andalucía: Cuestión nacional y la necesidad de nuestra soberanía

Tex­to ela­bo­ra­do para la char­la impar­ti­da en la Jor­na­da de For­ma­ción Nacio­nal de Jaleo!!! Nadie mejor que la per­so­na o el pue­blo que sufre una dis­cri­mi­na­ción tie­ne con­cien­cia de su situa­ción. Y esa con­cien­cia aumen­ta su nivel cuan­do se reco­no­cen a los res­pon­sa­bles y se sien­te la nece­si­dad de luchar con­tra ellos. En suma,

Borroka Garaia Da

La hormiga roja

El tex­to que vie­ne a con­ti­nua­ción está fecha­do en el 2009 y es públi­co en algu­nos blogs de diri­gen­tes del PNV, tam­bién en algu­nos espa­cios del gru­po vocen­to (jun­to con su aná­li­sis de las «fuen­tes anti­te­rro­ris­tas») y ha for­ma­do par­te de algu­nos pro­ce­sos judi­cia­les con­tra orga­ni­za­cio­nes. La guar­dia civil dice que supues­ta­men­te fue

Boltxe

Vigencia del socialismo

Bas­ta­ría con escu­char el odio que inyec­ta la bur­gue­sía a sus denues­tos con­tra el socia­lis­mo para dedu­cir que algo muy bueno para los seres huma­nos impli­ca ter­mi­nar con la jerar­quía de los opre­so­res para ir a un sis­te­ma Socia­lis­ta capaz de erra­di­car el inte­rés del capi­tal sobre los seres huma­nos y erra­di­car todo

Iñaki Gil de San Vicente

Internacionalismo contra imperialismo

Has­ta la Pri­me­ra Inter­na­cio­nal El inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio empie­za a irrum­pir en la his­to­ria con la revo­lu­ción de 1848 apa­re­cien­do ya como tal, polí­ti­ca y teó­ri­ca­men­te, en 1864 con la fun­da­ción de la Pri­me­ra Inter­na­cio­nal, pero la soli­da­ri­dad entre los pue­blos y las cla­ses explo­ta­das es muy ante­rior. Ciñén­do­nos solo a la his­to­ria capi­ta­lis­ta, en

Saïd Bouamama

Argelia: Del pretexto coyuntural a las causas sistémicas. Promesas y peligros de una revuelta de la dignidad

Las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res del 22 de febre­ro que se pro­du­je­ron simul­tá­nea­men­te en la mayo­ría de las gran­des ciu­da­des arge­li­nas pero tam­bién en muchas ciu­da­des media­nas cons­ti­tu­yen indu­da­ble­men­te el ini­cio de una nue­va secuen­cia his­tó­ri­ca en la vida polí­ti­ca arge­li­na. Mar­can la entra­da en la esce­na polí­ti­ca de una nue­va gene­ra­ción

Boltxe

Un hombre luminoso

[El Colec­ti­vo «Vie­jo Bebe Sen­dic vive» [Uru­guay] apro­bó el per­fil ela­bo­ra­do por Jor­ge Sel­ves —que se trans­cri­be a con­ti­nua­ción— para con­vo­car a sumar­se, de una mane­ra u otra, a las acti­vi­da­des que esta­mos coor­di­nan­do a trein­ta años del cor­te­jo que lo acom­pa­ñó has­ta el cemen­te­rio de La Teja. Somos pocos y la mayo­ría vie­jos. Se pre­ci­san