Argala gaur

Nota: Seis pun­tos para la char­la-deba­te sobre Arga­la en Arra­sa­te, el 6 de diciem­bre.

  1. Arga­la nació en 1949, empe­zó a mili­tar en 1968 y fue ase­si­na­do en 1978. Su vida polí­ti­ca cons­cien­te fue bre­ve e inten­sa, trun­ca­da en un momen­to de evo­lu­ción inte­lec­tual que no pode­mos seguir al care­cer de datos fia­bles. Su obra, por tan­to, se que­dó incon­clu­sa, abier­ta, como la de tan­tas revo­lu­cio­na­rias y revo­lu­cio­na­rios, ade­más se desa­rro­lló en una fase his­tó­ri­ca de cam­bio socio­po­lí­ti­co pro­fun­do: el ago­ta­mien­to de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta se ace­le­ra­ba por la cri­sis capi­ta­lis­ta inter­na­cio­nal que en 1973 tuvo un agra­va­mien­to brus­co. Tam­bién, una olea­da tre­men­da de lucha de cla­ses y de libe­ra­ción nacio­nal reco­rría el mun­do, y por si fue­ra poco, reapa­re­cían con nue­vos ropa­jes anti­guas reivin­di­ca­cio­nes como las de las muje­res tra­ba­ja­do­ras en con­cre­to y en gene­ral la irrup­ción de femi­nis­mos diver­sos, tam­bién la estu­dian­til y los movi­mien­tos socia­les; y se aso­ma­ba cada vez más la eco­lo­gis­ta y con ella la anti­nu­clear, etcé­te­ra. Por últi­mo, des­de fina­les de los años 60 la pro­gre­sía inte­lec­tual fran­ce­sa cada vez más absor­bi­da por la nue­va indus­tria cul­tu­ral y ata­da por las cade­nas de oro de la Uni­ver­si­dad, se posi­cio­na­ba con­tra el «mar­xis­mo» de la URSS fabri­can­do múl­ti­ples modas ideo­ló­gi­cas de usar y tirar, mien­tras que jóve­nes uni­ver­si­ta­rios radi­ca­li­za­dos gira­ban a los maoís­mos, trots­kis­mos, con­se­jis­mos, femi­nis­mos, eco­lo­gis­mos… Para salir de este agu­je­ro, el impe­ria­lis­mo se lan­zó a la con­tra­ofen­si­va des­de la segun­da mitad de los años 70, des­tru­yen­do dere­chos socia­les y demo­crá­ti­cos, impul­san­do la finan­cia­ri­za­ción y ani­qui­lan­do las defen­sas esta­ta­les, mili­ta­ri­zan­do el espa­cio y el mundo…Un ter­cio de siglo des­pués, el capi­ta­lis­mo ha cam­bia­do pro­fun­da­men­te, aun­que sigue sien­do el mis­mo capi­ta­lis­mo en lo esen­cial. Aho­ra, el sec­tor indus­trial depen­de más que nun­ca de la Ban­ca y no a la inver­sa; aho­ra, el grue­so de las inver­sio­nes se rea­li­zan en el mis­mo mer­ca­do finan­cie­ro y espe­cu­la­ti­vo, segui­do del mili­tar y sani­ta­rio, ser­vi­cios, etc., y cada vez menos en la indus­tria pro­duc­to­ra de valor; aho­ra, el capi­tal finan­cie­ro-espe­cu­la­ti­vo y las gran­des cor­po­ra­cio­nes tie­nen más poder eco­nó­mi­co y polí­ti­co que la mayo­ría de los Esta­dos; aho­ra, la cri­sis socio­eco­ló­gi­ca está a pun­to de ser catas­tró­fi­ca y se ago­tan los recur­sos natu­ra­les; aho­ra la eco­no­mía no logra rever­tir la ten­den­cia a la caí­da de los bene­fi­cios ace­le­ra­da des­de los años 70 pese a repun­tes fuga­ces y la bru­ta­li­dad de la explo­ta­ción; aho­ra el capi­tal fic­ti­cio y espe­cu­la­ti­vo es incon­men­su­ra­ble, y la deu­da mun­dial supera en algo más de tres veces el PIB mun­dial; aho­ra, una de las ramas más ren­ta­bles es el nar­co­ca­pi­ta­lis­mo, la indus­tria sexual mun­dia­li­za­da, las armas y el neo-escla­vis­mo; aho­ra el empo­bre­ci­mien­to, la pre­ca­ri­za­ción, el subem­pleo, el ham­bre… aumen­tan y tie­nen carác­ter estruc­tu­ral…
  2. Arga­la tuvo que dige­rir en muy pocos años seme­jan­te alu­vión de ideas como las vis­tas en el pun­to 1, tan diver­sas y nove­do­sas, inclu­so opues­tas y con­tra­dic­to­rias entre sí, rom­pien­do las cade­nas men­ta­les reac­cio­na­rias incul­ca­das por el nacio­nal-cato­li­cis­mo espa­ñol y con las limi­ta­cio­nes de una dic­ta­du­ra impla­ca­ble. Pero no fue el úni­co: una gene­ra­ción juve­nil, mayo­ri­ta­ria­men­te tra­ba­ja­do­ra en com­pa­ra­ción a la que creó EKIN dos déca­das antes, se encon­tra­ba en el mis­mo vór­ti­ce y reac­cio­nó de igual mane­ra, aun­que Arga­la y algu­nos más des­ta­ca­ron en el pro­ce­so. Aquí ten­dría­mos que vol­ver al deba­te de siem­pre sobre el papel de la indi­vi­dua­li­dad en la his­to­ria, por­que nos faci­li­ta­ría la res­pues­ta a varias cues­tio­nes. Com­pren­de­ría­mos así la inter­ac­ción de con­di­cio­nes socio­sa­ni­ta­rias, fami­lia­res, edu­ca­ti­vas, etc., que faci­li­ta­ron la per­so­na­li­dad de Arga­la: su inquie­tud inte­lec­tual, su empa­tía, bus­can­do el con­tras­te, deba­tién­do­lo has­ta acla­rar las con­tra­dic­cio­nes y no recha­zan­do el deba­te con nadie. De este modo apren­dió a usar el méto­do dia­léc­ti­co en el inte­rior de la pra­xis revo­lu­cio­na­ria, lo que resul­ta­ría deci­si­vo para teo­ri­zar el sal­to de la orga­ni­za­ción en fren­tes, a la for­ma-movi­mien­to, etcé­te­ra. Seme­jan­te esfuer­zo se enfren­ta­ba ade­más a las gran­des res­tric­cio­nes al estu­dio que impo­nía la dic­ta­du­ra y, muy espe­cial­men­te, la repre­sión del eus­ka­ra, las gran­des difi­cul­ta­des para desa­rro­llar la teo­ría revo­lu­cio­na­ria en eus­ke­ra superan­do la aplas­tan­te fuer­za alie­nan­te del espa­ñol y del francés.Ahora, la indus­tria cul­tu­ral y polí­ti­co-mediá­ti­ca, el empo­bre­ci­mien­to de la juven­tud tra­ba­ja­do­ra, su pre­ca­ri­za­ción, la inte­gra­ción de la polí­ti­ca refor­mis­ta en el orden esta­ble­ci­do, el poder adul­to y la hiper sexua­li­za­ción machis­ta coti­dia­na, la incul­ca­ción de una for­ma de vida alie­nan­te y la obse­sión con­su­mis­ta, etcé­te­ra, fre­nan mucho el desa­rro­llo de la crí­ti­ca y de la auto­or­ga­ni­za­ción del poder juve­nil. Pero, al igual que enton­ces, el poten­cial inhe­ren­te a la juven­tud tien­de a des­bor­dar esos lími­tes por­que la con­tra­dic­ción entre un pre­sen­te sin futu­ro y un futu­ro prohi­bi­do, la inde­pen­den­cia socia­lis­ta, hace que pue­dan reac­ti­var­se los valo­res éti­cos y polí­ti­cos de la gene­ra­ción de Arga­la en este con­tex­to. Des­cu­brir en la prác­ti­ca qué es la liber­tad, siem­pre ha sido vital, pero aho­ra lo es aún más, y en este sen­ti­do la pra­xis de Arga­la y de toda la juven­tud revo­lu­cio­na­ria de todos los tiem­pos es más actual que nun­ca. Una de las tareas que debe rea­li­zar la juven­tud es la de barrer todo con­te­ni­do y for­ma machis­ta que se here­da inevi­ta­ble­men­te de la rebel­día del pasa­do.
  3. Arga­la tuvo una visión inter­na­cio­na­lis­ta de la revo­lu­ción socia­lis­ta vas­ca y vice­ver­sa. Su lar­ga expe­rien­cia en Madrid refor­zó y amplió con lec­cio­nes prác­ti­cas lo que había apren­di­do en la teo­ría: no exis­ten luchas de libe­ra­ción nacio­nal sepa­ra­das del con­tex­to inter­na­cio­nal, pero tam­po­co exis­te una lucha de cla­ses inter­na­cio­na­lis­ta sin la libe­ra­ción de los pue­blos tra­ba­ja­do­res opri­mi­dos. Con las dos esci­sio­nes habi­das ya en ETA, había toma­do con­cien­cia de las raí­ces pro­fun­das del esta­ta­lis­mo inclu­so en sec­to­res de la Orga­ni­za­ción, así como su tre­men­da fuer­za en la izquier­da del Esta­do fran­cés. En Madrid vivió in situ la fuer­za con­ser­va­do­ra del nacio­na­lis­mo espa­ñol anti­fran­quis­ta, excep­tuan­do tan­to a un cua­li­fi­ca­do gru­pi­to de comu­nis­tas cuyos nom­bres hon­ra­mos, como a sen­ti­mien­tos difu­sos de soli­da­ri­dad de sec­to­res popu­la­res y mili­tan­cia de base radi­ca­li­za­da. En su céle­bre Tes­ta­men­to y en otros escri­tos expli­có la dia­léc­ti­ca entre lo nacio­nal y lo inter­na­cio­nal, rota, des­tro­za­da por la fuer­za del nacio­na­lis­mo de las izquier­das del Esta­do nacio­nal­men­te opre­sor, pero nun­ca recha­zó la nece­si­dad del inter­na­cio­na­lis­mo revolucionario.Ahora se libra una bata­lla deci­si­va entre los dere­chos nacio­na­les y el Esta­do en la que la cohe­ren­cia admi­ra­ble de la ver­da­de­ra izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta ape­nas pue­de oír­se ni ver­se bajo el tsu­na­mi auto­ri­ta­rio y cada vez más neo­fas­cis­ta del nacio­na­lis­mo espa­ñol. La bur­gue­sía sabe que en el fon­do se jue­ga la super­vi­ven­cia de Espa­ña como mar­co de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta en el cada vez más adver­so con­tex­to mun­dial, tan dife­ren­te al de los años 70. Sabe que se ha ago­ta­do la fase his­tó­ri­ca en la que el capi­ta­lis­mo nece­si­ta­ba rela­ti­va­men­te a los Esta­dos depen­dien­tes y que aho­ra la jerar­quía impe­ria­lis­ta les exi­ge obe­dien­cia cie­ga y su cola­bo­ra­cio­nis­mo en la explo­ta­ción y en el saqueo, repri­mien­do las resis­ten­cias socia­les. La bur­gue­sía espa­ño­la sabe el papel que tie­ne que cum­plir para seguir reci­bien­do ayu­das que le evi­ten des­plo­mar­se en la cre­cien­te com­pe­ten­cia mun­dial con la inme­dia­ta caí­da de sus bene­fi­cios. En 1978 la cri­sis de Espa­ña como Esta­do-nación depen­dien­te se resol­vió tapan­do la dic­ta­du­ra con la monar­quía impues­ta por el dic­ta­dor y acep­tan­do la orden impe­ria­lis­ta de desin­dus­tria­li­za­ción, ter­cia­ri­za­ción y obe­dien­cia mili­tar a la OTAN. La Gran Depre­sión, des­de 2007, ha hecho aún más depen­dien­te a Espa­ña que reac­cio­na con cua­tro for­mas del mis­mo nacio­na­lis­mo: el abier­ta­men­te fas­cis­ta; el cons­ti­tu­cio­nal; el repu­bli­cano-fede­ra­lis­ta de boqui­lla y el «mar­xis­ta-leni­nis­ta» de una Espa­ña cen­tra­li­za­da y uni­ta­ria opues­ta a los «sepa­ra­tis­mos reac­cio­na­rios», o sea el «nacio­nal-comu­nis­mo» como el rever­so del «nacio­nal-cato­li­cis­mo». Fren­te a esto, la dia­léc­ti­ca entre inde­pen­den­cia de los pue­blos opri­mi­dos y el inter­na­cio­na­lis­mo desa­rro­lla­da por Arga­la adquie­re aún más valía en el con­tex­to pre­sen­te.
  4. Arga­la fue uno de los mili­tan­tes deci­si­vos en el paso del sis­te­ma orga­ni­za­ti­vo basa­do en los cua­tro fren­tes –polí­ti­co, mili­tar, obre­ro y cul­tu­ral– al sis­te­ma de for­ma-movi­mien­to. El pri­me­ro fue adop­ta­do por ETA al ver que la for­ma-par­ti­do ver­ti­cal esta­li­nis­ta no ser­vía en abso­lu­to en la lucha vas­ca y al creer que el sis­te­ma fren­tis­ta, muy emplea­do en otras luchas de libe­ra­ción, sí ser­vía. Duran­te un tiem­po fue efec­ti­vo, pero bien pron­to el Esta­do apren­dió cómo gol­pear­lo. Ade­más, la impa­ra­ble irrup­ción rec­to­ra del pue­blo tra­ba­ja­dor en la lucha socio­po­lí­ti­ca des­de la segun­da mitad de los años 60 fue des­bor­dán­do­lo para media­dos de los 70. Una de las razo­nes de la esci­sión entre ETA (p-m) y ETA (m) fue cómo salir del apu­ro. En un prin­ci­pio ETA (p-m) refor­mó el mode­lo sepa­ran­do los fren­tes, pero unien­do su direc­ción en una cade­na de res­pon­sa­bles polí­ti­co-mili­ta­res. El par­che aguan­tó has­ta que la repre­sión lle­gó a los res­pon­sa­bles: el desas­tre fue devas­ta­dor. ETA (m) desa­rro­lló la for­ma-movi­mien­to: las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, de masas, sin­di­ca­les, cul­tu­ra­les se sepa­ra­ban orgá­ni­ca y estric­ta­men­te de ETA (m) pero man­te­nien­do con­tac­tos polí­ti­cos sin peli­gro de «con­ta­gio orga­ni­za­ti­vo». Con pro­ble­mas y limi­ta­cio­nes, este sis­te­ma ha sido con mucho el más efec­ti­vo para sos­te­ner una lucha polí­ti­co-mili­tar de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se en el mis­mo cora­zón del impe­ria­lis­mo europeo.Ahora el deba­te sobre la for­ma orga­ni­za­ti­va sigue tan vigen­te y aca­lo­ra­do como lo era en la Euro­pa ante­rior a la revo­lu­ción de 1848, y es que es un deba­te que, sin des­apa­re­cer nun­ca, siem­pre se recru­de­ce cuan­do los cam­bios socia­les, la explo­ta­ción y la repre­sión se incre­men­tan. De aquí la impor­tan­cia del cono­ci­mien­to crí­ti­co de la his­to­ria y de la teo­ría que emer­ge de ella. El refor­mis­mo se carac­te­ri­za por su buro­cra­tis­mo ver­ti­cal y por recha­zar las lec­cio­nes de la his­to­ria. La pra­xis revo­lu­cio­na­ria, por el con­tra­rio, bus­ca en todo momen­to los cam­bios de lo nue­vo en la per­ma­nen­cia de la con­tra­dic­ción e injus­ti­cia. Des­de esta pers­pec­ti­va se des­cu­bre la cone­xión inter­na que reco­rre las suce­si­vas for­mas de orga­ni­za­ción que ha ido toman­do el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio des­de que sal­tó del blan­quis­mo y del comu­nis­mo utó­pi­co al comu­nis­mo mar­xis­ta. Esa cone­xión inter­na con­sis­te en que la orga­ni­za­ción se estruc­tu­ra para: faci­li­tar la toma del poder por el pro­le­ta­ria­do; agi­li­zar la dia­léc­ti­ca entre la lucha polí­ti­ca, socio­eco­nó­mi­ca, lin­güís­ti­ca y cul­tu­ral, femi­nis­ta, eco­lo­gis­ta, inter­na­cio­na­lis­ta, etc.; maxi­mi­zar la auto­or­ga­ni­za­ción obre­ra y popu­lar y los embrio­nes de demo­cra­cia socia­lis­ta; maxi­mi­zar la efec­ti­vi­dad de la lucha en la lega­li­dad bur­gue­sa y aguan­tar la repre­sión cuan­do apa­rez­ca; ampliar la rique­za teó­ri­ca con pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca lar­ga de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. En Eus­kal Herria, estas cons­tan­tes se expre­san en que la for­ma orga­ni­za­ti­va se estruc­tu­ra para ace­le­rar la cons­truc­ción de la Repú­bli­ca Socia­lis­ta Vas­ca.
  5. Arga­la tam­bién fue uno de los mili­tan­tes deci­si­vos en la ela­bo­ra­ción de la Alter­na­ti­va KAS, que jugó un papel cen­tral en la cohe­sión estra­té­gi­ca hacia sus obje­ti­vos his­tó­ri­cos en el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta, a pesar de sus ambi­güe­da­des que die­ron pie a un deba­te interno en la izquier­da inde­pen­den­tis­ta. El movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio empe­zó a pen­sar en la nece­si­dad de alter­na­ti­vas con­cre­tas, tác­ti­cas y estra­té­gi­cas a comien­zos del siglo XIX, sien­do una prác­ti­ca común para la revo­lu­ción de 1848. La Comu­na de 1871 pade­ció las con­se­cuen­cias de su debi­li­dad tác­ti­ca y sobre todo estra­té­gi­ca. La revo­lu­ción de 1905 empe­zó a mos­trar que debía pre­ci­sar­se mejor el paso de lo tác­ti­co a lo estra­té­gi­co que se acor­ta­ba cada vez más, como se demos­tró en la revo­lu­ción de 1917, como se demos­tró tam­bién pos­te­rior­men­te. Entre 1976 y 1978 va toman­do cuer­po KAS como alter­na­ti­va tác­ti­ca y estra­té­gi­ca pri­me­ro, y lue­go como expre­sión orga­ni­za­ti­va de la for­ma-movi­mien­to. ETA (p-m), que ini­ció el deba­te, lo aban­do­nó con­for­me se impo­nía la línea refor­mis­ta en su inte­rior. Los cam­bios socia­les intro­du­ci­dos por el capi­ta­lis­mo fue­ron agu­di­zan­do las ambi­güe­da­des de la alter­na­ti­va KAS en lo rela­cio­na­do con la explo­ta­ción asa­la­ria­da y con los cam­bios en la diná­mi­ca de cla­ses en Eus­kal Herria. En vez de actua­li­zar la alter­na­ti­va para res­pon­der a estos cam­bios tan pro­fun­dos, la direc­ción de enton­ces de la izquier­da aber­tza­le deci­dió en 1995 cerrar esa fase e ini­ciar la de la Alter­na­ti­va Democrática.Ahora la opre­sión nacio­nal de cla­se se ha com­ple­ji­za­do en extre­mo des­de enton­ces, por­que lo ha hecho el capi­ta­lis­mo y con él sus estruc­tu­ras socio­po­lí­ti­cas, cul­tu­ra­les y repre­si­vas de domi­na­ción con sus vio­len­cias múl­ti­ples, visi­bles e invi­si­bles. Las con­sig­nas y obje­ti­vos his­tó­ri­cos siguen sien­do irre­nun­cia­bles y deben difun­dir­se masi­va­men­te en todo momen­to, pero la extre­ma diver­si­fi­ca­ción de la socie­dad bur­gue­sa y el agra­va­mien­to de sus con­tra­dic­cio­nes, hace que la izquier­da revo­lu­cio­na­ria en su sen­ti­do amplio deba ser capaz de ofre­cer alter­na­ti­vas con­cre­tas para los pro­ble­mas con­cre­tos. El laco­nis­mo de la alter­na­ti­va KAS pudo ser­vir en un momen­to de espe­ran­za por las posi­bi­li­da­des abier­tas por la cri­sis agó­ni­ca de la dic­ta­du­ra. Aho­ra, bajo un capi­ta­lis­mo con mil caras inclu­so opues­tas entre ellas, es peren­to­ria la nece­si­dad de ofre­cer alter­na­ti­vas que ade­más de resol­ver las nece­si­da­des urgen­tes sobre todo las engar­cen con los obje­ti­vos his­tó­ri­cos median­te la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria. Si no lo hace la izquier­da o se retra­sa, lo hará la bur­gue­sía que dis­po­ne de medios inclu­so para ade­lan­tar fal­sas solu­cio­nes a par­te de los pro­ble­mas que ella mis­ma crea. Gra­cias a gru­pos mili­tan­tes, es rela­ti­va­men­te fácil encon­trar tex­tos de ayu­da sobre alter­na­ti­vas tác­ti­cas y estra­té­gi­cas, y deba­tir­los.
  6. Arga­la, como la mili­tan­cia de las varias orga­ni­za­cio­nes arma­das que ope­ra­ban en Eus­kal Herria, sabía que la rebe­lión con­tra la injus­ti­cia era reco­no­ci­da como dere­cho humano ele­men­tal en el Preám­bu­lo de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos de la ONU de 1948. Como mar­xis­ta sabía que era muy impro­ba­ble, casi impo­si­ble, que se die­ran en un momen­to pre­ci­so todas las cir­cuns­tan­cias que for­za­sen a la bur­gue­sía a tole­rar de for­ma pasi­va y pací­fi­ca ser expro­pia­da de sus inmen­sas rique­zas pri­va­das sin pro­vo­car antes una repre­sión sal­va­je y, en caso extre­mo, una con­tra­rre­vo­lu­ción inhu­ma­na, por lo que veía la vio­len­cia defen­si­va como una tác­ti­ca de mal menor nece­sa­ria para evi­tar un mal mayor inne­ce­sa­rio. Como hom­bre de cul­tu­ra, sabía que el romano Vege­cio había adver­ti­do que, si se que­ría la paz, había que pre­pa­rar­se para la gue­rra. Des­de esta visión común al mar­xis­mo, ana­li­za­ba las accio­nes arma­das bus­can­do el mayor efec­to de con­cien­cia­ción polí­ti­ca con el míni­mo cos­to humano posi­ble, y enten­día que esa for­ma tác­ti­ca de vio­len­cia defen­si­va era par­te de una tota­li­dad en la que tam­bién se prac­ti­ca­ban resis­ten­cias pací­fi­cas y la no-vio­len­cia, auto­de­fen­sas pasi­vas y acti­vas, sabo­ta­jes, etcé­te­ra, tác­ti­cas siem­pre suje­tas a una estra­te­gia y obje­ti­vos his­tó­ri­cos supe­rio­res. Era la estra­te­gia la que debía deci­dir por qué y cuán­do habría que dejar la tác­ti­ca de la vio­len­cia defen­si­va. El tópi­co bara­to e insos­te­ni­ble popu­la­ri­za­do por el refor­mis­mo según el cual ETA (m) era «mili­ta­ris­ta» no se sos­tie­ne por nin­gún lado.Ahora el dere­cho a la rebe­lión, a la resis­ten­cia con­tra la injus­ti­cia, se ha vis­to debi­li­ta­do por un con­jun­to de pre­sio­nes que no pode­mos deta­llar aquí. Sin embar­go, se tra­ta de un dere­cho ele­men­tal sin el cual no se enten­de­ría la evo­lu­ción de la espe­cie huma­na que exis­te por­que resis­te y des­obe­de­ce, por­que se defien­de ante los ata­ques que sufre. Argu­men­tar el por­qué de este dere­cho ele­men­tal no impli­ca y no exi­ge prac­ti­car­lo en sus méto­dos más duros y has­ta deses­pe­ra­dos a veces. Las diver­sas for­mas posi­bles y desea­bles, efec­ti­vas polí­ti­ca y éti­ca­men­te, de prac­ti­car el dere­cho a la rebe­lión deben deci­dir­se median­te estra­te­gias cons­cien­tes. Lo que nun­ca debe hacer­se es silen­ciar ese dere­cho ele­men­tal, ocul­tar­lo al cono­ci­mien­to de quie­nes pade­cen opre­sión y la acep­tan cre­yen­do que es volun­tad divi­na. Nun­ca debe hacer pro­pa­gan­da «demo­crá­ti­ca» para que los y las opri­mi­das renun­cien defi­ni­ti­va­men­te al dere­cho a la resis­ten­cia y acep­ten solo las vías ins­ti­tu­cio­na­les tole­ra­das por la opre­sión: eso es inhu­mano.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 3 de diciem­bre de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

One Response

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: