Marc Vandepitte

Por qué tenía razón Marx

Pre­sen­ta­ción Karl Marx nació hace dos­cien­tos años. Pocos pen­sa­do­res han influi­do tan­to en la his­to­ria como él. Su crí­ti­ca agu­da y radi­cal del capi­ta­lis­mo sigue sien­do actual hoy en día: cri­sis eco­nó­mi­cas, explo­ta­ción, las carac­te­rís­ti­cas del Esta­do, la lucha de cla­ses, el papel de la cla­se obre­ra, el pen­sa­mien­to eco­lo­gis­ta, etc.

Iñaki Gil de San Vicente

Lecciones farianas

Los dos volú­me­nes de Memo­rias Faria­nas (Edi­to­rial La Impren­ta, Bogo­tá 2018) pre­sen­tan las entre­vis­tas rea­li­za­das por Jesús San­trich a mili­tan­tes que han dado loa­bles ejem­plos de dig­ni­dad. Como siem­pre, la mejor mane­ra de desa­rro­llar su poten­cial es leyén­do­los a la luz del pre­sen­te y de las pers­pec­ti­vas de futu­ro. Des­cu­bri­re­mos enton­ces que sigue

Iñaki Gil de San Vicente

Treinta tesis sobre sobre el contexto y las perspectivas

Nota: Tex­to para el deba­te del sába­do 20 de octu­bre de 2018 en Bur­gos. ¿Por qué ini­cio esta cha­r­­la-deba­­te recor­dan­do la resis­ten­cia popu­lar del barrio de Gamo­nal, aquí en Bur­gos, hace aho­ra casi cua­tro años? Pues por­que actua­li­zar la memo­ria de lucha de un pue­blo, de su cla­se tra­ba­ja­do­ra, es uno

Carlos Aznárez

Brasil: Otra vez la alternativa es entre «socialismo o barbarie»

Lo más temi­do pero pre­vi­si­ble a la vez, ya ha ocu­rri­do. Bol­so­na­ro estu­vo a pun­to de alzar­se con la pre­si­den­cia de Bra­sil en pri­me­ra vuel­ta y gra­cias al voto con­se­cuen­te del pobre­río del Nor­des­te, se que­dó en la puer­ta. Remar­co lo de con­se­cuen­te ya que hubo infi­ni­dad de barrios peri­fé­ri­cos de las gran­des

Iñaki Gil de San Vicente

Contra el fascismo

«Sobre la base de esa doble dis­cri­mi­na­ción, de raza y de cla­se, la gran masa de los ale­ma­nes dis­fru­tó has­ta la segun­da mitad de la gue­rra de una bue­na situa­ción. Igno­ra­ron duran­te mucho tiem­po el rever­so cri­mi­nal de su bien­es­tar, un impe­ria­lis­mo social y racis­ta edul­co­ra­do por la pala­bre­ría socia­li­zan­te de sus

¿Qué es la teoría de la reproducción social?

Una de las acu­sa­cio­nes más comu­nes con­tra el mar­xis­mo es que como teo­ría está enfo­ca­do en la «cla­se» a expen­sas del géne­ro. Es impor­tan­te esta­ble­cer des­de el prin­ci­pio que la his­to­ria de las orga­ni­za­cio­nes que dicen ser «mar­xis­tas» no siem­pre ha sido posi­ti­va en lo que res­pec­ta a las cate­go­rías de opre­sión,

Jon Iurrebaso Atutxa

Abstentzioa /​Abstención

[EUS] Behin eta berriz esa­ten digu­te maiatz ingu­ruan egin­go dire­la Hego Eus­kal Herri­ko udal hau­tes­kun­deak, dipu­tazio­koak Ara­ba, Biz­kaia eta Gipuz­koan eta foru­koak Nafa­rroan. Hori ikus­te­koa bada ere, noiz egin­go diren ez digu inon­go kez­ka­rik sor­tzen. Azken batean, lau urte­rik behin­go hau­tes­kun­de aurre­ko ikus­ki­zun hutsak bes­te­rik ez dira. Diru­die­nez hala da,

Boltxe

Tithi Bhattacharya: «Sobre la relación entre género y clase»

Tit­hi Bhat­ta­char­ya es mar­xis­ta, femi­nis­ta y pro­fe­so­ra de his­to­ria de la Uni­ver­si­dad de Pur­due, en el Esta­do de India­na (Esta­dos Uni­dos). En 2017 edi­tó Social Repro­duc­tion Theory. Remap­ping Class, Recen­te­ri­ng Opres­sion, libro que tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de pro­po­ner­se como una visión mar­xis­ta de la Teo­ría de la Repro­duc­ción Social. Aquí pre­sen­ta­mos

Iñaki Gil de San Vicente

Boro como síntesis y como acción

Ami­go Boro, al final de su auto­bio­gra­fía Víc­tor Ser­ge escri­be: Muchas veces me he sen­ti­do al bor­de de una con­clu­sión pesi­mis­ta sobre la fun­ción del pen­sa­mien­to (de la inte­li­gen­cia) en la socie­dad. He com­pro­ba­do ince­san­te­men­te, des­de hace un cuar­to de siglo, es decir, des­de la esta­bi­li­za­ción de la revo­lu­ción rusa

David Harvey

El rechazo de Marx a la teoría laboral del valor

Se cree gene­ral­men­te que Marx adap­tó la teo­ría labo­ral del valor de Ricar­do como un con­cep­to fun­da­men­tal para sus estu­dios sobre la acu­mu­la­ción del capi­tal. Dado que la teo­ría labo­ral del valor ha sido des­acre­di­ta­da de mane­ra gene­ral, se ha sos­te­ni­do a menu­do con auto­ri­dad que las teo­rías de Marx no